• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La importancia de no creer

Jimmy Kimmel presentó en su show a la actriz que hizo el falso video / BBC Mundo

Jimmy Kimmel presentó en su show a la actriz que hizo el falso video / BBC Mundo

Un video. En él una chica ejecuta la última moda en internet, Twerking. Se trata de un baile en el que se mueven las caderas a diestra y siniestra para dar una imagen de sensualidad. Pero las cosas no salen bien

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En uno de los movimientos la chica, de cabeza, pone sus piernas contra la puerta mientras baila. Alguien abre la puerta y ella cae estrepitosamente en una mesa de centro llena de velas y las llamas empiezan a expandirse en su pierna. El video termina.

Esos 37 segundos de imágenes han conseguido -al momento de escribir estas líneas- casi 11 millones de reproducciones en YouTube. Han aparecido en centenares de noticieros en el mundo y dejado a muchos internautas preocupados por la salud de la protagonista.

Ahora sabemos que el video es falso.

Se trata de una broma planeada por Jimmy Kimmel, presentador de TV en Estados Unidos, que en su programa mostró a la protagonista del video viral como una actriz para después mostrar clips de todos los noticieros que creyeron que el video era real.

El episodio del fallido twerking nos deja dos lecciones: no todo lo que brilla es oro y lo impactante, falso o no, viaja a la velocidad de la luz.

Brillante, pero no valioso

En más de una ocasión los usuarios de internet y los medios de comunicación han sido presa de las bromas y los engaños en la red. Es muy fácil sorprenderse por algo, una imagen, un video, una noticia demasiado grande como para perderla. Y en el calor de la emoción, la verificación pasa a segundo plano

Nick Davies, periodista del periódico británico The Guardian, dice que los periodistas (y quizá también los lectores) debemos hacer una pausa para pensar: "Espera un segundo", "¿es esto demasiado bueno para ser verdad?", "¿qué pasaría si lo contrario fuera cierto?".

En el caso del video-engaño de Kimmel la pregunta debió haber sido, entre otras, ¿por qué la protagonista habría subido a YouTube un video en el que no queda muy bien parada?

Éste fue sólo un video viral. Más grave es cuando la información falsa se esparce como noticia.

Falsedades instantáneas

Hace unos días en las redes sociales se distribuyó una noticia que aseguraba que el mar de Japón estaba hirviendo debido a la fuga radioactiva de Fukushima.

La noticia se acentúaba con una imagen mostrando olas en una costa y neblina. Ocurría, además, unas horas después de que se diera a conocer que los niveles de radiación en Fukushima eran más altos de lo que se creía.

La historia, y la imagen, corrieron como pólvora en las redes sociales. Todos los ingredientes estaban ahí.

El problema es que nada de ello era verdad. El periodista británico Tom Royal decidió buscar el clic origen de la noticia y descubrió que venía de un sitio llamado National Report que había escrito un texto dando a conocer una noticia que no era cierta.

Pero no quedó ahí. Días más tarde una nueva noticia, de la misma fuente, publicaba que había ballenas muertas en la costa de la "aldea" (sic) de Fukushima debido al mar hirviendo. La foto que ilustraba el artículo, y que también se volvió viral, provenía de Nueva Zelandia donde sí habían muerto ballenas en 2010.

Verificar, verificar, verificar

Para los usuarios de internet el verificar la fuente de la información que comparten es una acción opcional. Los más serios lo harán, los que quieren privilegiar la rapidez sobre la información, no. Pero para los periodistas es una obligación.

Entre más impactante les resulte una foto, más deben dudar de ella. Hay sitios como clic Google Image Search o clic Tin Eye en los que se puede poner la dirección de internet de una fotografía para saber si ésta ha aparecido en otros sitios web o en otras noticias. Es un paso simple, pero efectivo para verificar las imágenes.

Las redes sociales han traído consigo un fantástico vehículo de información y comunicación. Éste, sin embargo, es instantáneo y viaja a la velocidad de la luz esparciéndose a diestra y siniestra.

La culpa no es de internet, no es de las redes sociales. La culpa es de quienes esparcen información falsa y de aquellos que la distribuyen sin verificarla.

Después de todo, internet también es una red humana, por eso estamos en ella.

sota de oro
Tarot. Tu carta del jueves

Jueves, 07 de agosto...

cómo disfrutar de la soledad
Cómo disfrutar de la soledad

Nada es tan malo com...

exito laboral
Psicología positiva para descargar

Un libro gratuito qu...

decorar con iluminacion_destacado
|Decora con iluminación

Es mucho lo que puedes hacer para brindar carácter a tus ambientes. Lee cómo hacerlo aquí