• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

5 historias por las que 2015 fue un año extraordinario en exploración espacial

Philae, del tamaño de una lavadora, logró alimentarse del Sol y despertar a mediados de año |Foto: AFP

Philae, del tamaño de una lavadora, logró alimentarse del Sol y despertar a mediados de año |Foto: AFP

Antonio Martínez Picar, asistente de investigación en el Grupo de Radio del Departamento de Física Solar del Observatorio Real de Bélgica, afirmó que luego de varias operaciones, finalmente la sonda logró ponerse en órbita el 7 de diciembre de 2015 y comenzará a realizar las actividades científicas a partir de abril del próximo año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

2015 fue un año simplemente fantástico para el espacio y la astronomía en general.

Desde la reactivación de Philae en el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko hasta los intrigantes descubrimientos de la sonda Dawn en Ceres, el planeta enano entre Marte y Júpiter, astrónomos y aficionados disfrutaron de un banquete de imágenes y datos como pocos.

Estos son mis favoritos.

1. Philae llama a casa

Aunque la sonda espacial Rosetta logró cumplir su misión en 2014, la cantidad de ciencia que ha producido hasta ahora es simplemente brutal.

Desde mi punto de vista, después del Hombre en la Luna, el mayor logro de la humanidad en lo que a misiones espaciales se refiere.

La sonda, lanzada en 2004, durmió diez años para despertar y hacer la aproximación al cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko en noviembre de 2014 de manera magistral. Incluso el descenso de Philae, aunque tuvo sus inconvenientes (demasiado bien salió todo, la verdad), ya está arrojando información trascendente para los científicos.

En efecto, tras su aterrizaje en el cometa en una zona donde no tenía mucha exposición a la luz del sol, Philae se apagó por falta de energía. Pero el 13 de junio volvió a emitir señales.

Un perlita: ¡el cometa no es tan brillante como pensábamos! Por eso muchas de las primeras imágenes que obtuvimos salían oscuras...

2. Imágenes de los confines del Sistema Solar

Las vistas que la sonda espacial New Horizons nos ha regalado este año de Plutón son simplemente maravillosas.

La definición lograda por el instrumento LORRI a bordo de la sonda nos deja ver detalles de su superficie ¡con una resolución de hasta 80 metros!

Y eso no es todo: ahora sigue su camino hacia el cinturón de Kuiper, esa región donde los cometas esperan su turno para lanzarse hacia el interior del Sistema Solar. Las imágenes de estos objetos serán obtenidas el año que viene. ¡No se las pierdan!

3. Se confirma: sí hay agua en la superficie de Marte

Ya se sabía que alguna vez hubo agua en Marte, así como agua congelada bajo la superficie.

Pero en septiembre de este año, la NASA anunció con bombos y platillos que su Reconocedor Orbital, que le da vueltas al planeta vecino desde 2006, había enviado datos según los cuales Marte tendría corrientes de agua salada en algunas partes y en algunas épocas.

El hecho de que el Mars Reconnaissance Orbiter nos ofrezca la casi completa certeza de que hay agua líquida en la superficie de Marte tiene implicaciones trascendentales para la comprensión de la vida.

4. Desde el Sol, Ceres y Venus

Este año, además, la sonda SOHO -una misión que inicialmente se planificó para dos años- cumple 20 años de servicio (¡más de 7.300 días en el espacio!).

Es una de las misiones más exitosas de la Agencia Espacial Europea y NASA. La cantidad de información y datos que nos ha dado el Solar & Heliospheric Observatory han impulsado de manera decisiva el avance de la investigación solar durante los últimos años.

Una sonda que, a mi juicio, ha pasado injustamente desapercibida es Dawn.

Su misión incluye la exploración de Vesta y Ceres, y resulta que unas imágenes de Ceres muestran zonas especialmente brillantes que -hasta hace muy poco - nadie sabía lo que eran. Pues, según un estudio publicado este año parece que se trata de una de mezcla hielo y sal.

Hay una historia que a mí, particularmente, me parece especialmente interesante. Se trata de una sonda japonesa bautizada Akatsuki cuya misión a Venus intenta ofrecernos información para entender mejor la meteorología del planeta.

Resulta que Akatsuki debió realizar una maniobra en diciembre de 2010 para insertarse en la órbita de Venus, pero algo salió mal y la sonda se perdió la oportunidad y se quedó girando sobre sí misma en medio del espacio...

Pero como el espíritu de la humanidad es perseverante, los japoneses no se conformaron y los ingenieros evaluaron varias opciones hasta que decidieron intentar corregir el rumbo de Akatsuki.

Luego de varias operaciones, finalmente la sonda logró ponerse en órbita el 7 de diciembre de 2015 y comenzará a realizar las actividades científicas a partir de abril del próximo año. ¡Una oda a la perseverancia y el ingenio humano!

Tampoco hay que olvidar al LISA Pathfinder, que se lanzó este año, y cuya misión es investigar acerca de las "ondas gravitacionales", uno de los temas más calientes de la astrofísica en los últimos tiempos.

5. De lunas azules y rojas

Este año parece que la Luna se aburrió de su color blanco-grisáceo y se apuntó -al menos nominalmente- al azul y al rojo.

En agosto tuvimos la llamada "luna azul", que no es otra cosa que tener dos lunas llenas en un mismo mes.

Y en abril y en septiembre sí la vimos cambiar de color, cuando se tiñó de un color cobrizo.

Bueno, a decir verdad, estos fenómenos que fascinaron a millones son más "publicidad lunar" que otra cosa.

El color que la Luna parece tomar (especialmente durante los eclipses) se debe más a la atmósfera terrestre que a nuestro satélite natural.

Cuando hay actividad volcánica reciente, las "cenizas" de la erupción quedan flotando durante cierto tiempo en la atmósfera y es lo que realmente genera ese color rojo-grisáceo.

Sin duda un espectáculo muy lindo, pero no muy relacionado con la astronomía, la verdad.

Image captionLa "luna de sangre" fue visible al ojo, un poco más con binoculares.

De las lunas azules no tengo mucho que decir más que nuestro calendario actual proviene de uno antiguo basado, principalmente, en las fases de la Luna. Yo particularmente no encuentro nada especial el hecho de que hayan algunos meses donde se puedan ver dos lunas llenas.

En todo caso, en este "año internacional de la luz" fueron muchas las noticias relacionadas con la astronomía y el espacio con gran impacto

Creo que inversiones que las agencias espaciales de diferentes países hicieron hace algunos años atrás empiezan a dar frutos.

Claro que hay más descubrimientos que no hacen tanto ruido, muy probablemente porque su alcance es menor (por ejemplo, aquí en el Observatorio Real de Bélgica Patricia Lampens descubrió el primer campo magnético en una estrella delta-Scuti normal), pero lo cierto es que no se deja de investigar.

Por suerte, quedan muchísimas cosas que aún no entendemos. Y mejor que sea así, para que yo siga teniendo empleo.


Por: Antonio Martínez Picar, asistente de investigación en el Grupo de Radio del Departamento de Física Solar del Observatorio Real de Bélgica.