• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La historia de amor que Lady Di no quiso contar se proyectará en el cine

Naomi Watts interpreta a Lady Di en la cinta ''Diana'' / El Mercurio/Chile/GDA

Naomi Watts interpreta a Lady Di en la cinta ''Diana'' / El Mercurio/Chile/GDA

El filme “Diana”, interpretado por Naomi Watts y Naveen Andrews, saca a la luz un romance secreto con Hasnat Khan. Él niega su veracidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante los últimos 16 años se ha aferrado al anonimato y ha mantenido un silencio sepulcral sobre todos los detalles de su relación con Diana de Gales. Enemigo acérrimo de la prensa del corazón, alérgico a los escándalos, el cirujano paquistaní Hasnat Khan, el gran amor de Lady Di según personas del entorno más íntimo de la Princesa, tiembla ahora al contemplar cómo todos sus esfuerzos por mantener en secreto su romance han sido dinamitados ante el inminente estreno en el West End londinense, el 5 de septiembre, de “Diana”, película interpretada por Naomi Watts y Naveen Andrews, que recrea los dos últimos años de la atribulada vida de quien fue esposa de Carlos de Inglaterra. Unos años en los que Lady Di pasó de los brazos de Hasnat a los de Dodi Al Fayed. La relación con Dodi fue efímera: tan solo duró el verano de 1997.

A las duras críticas de la prensa británica sobre la cinta, basada en el libro de Kate Snell, «Diana, su última historia de amor», se suma ahora las de este médico de 54 años al que le ha bastado ver un par de escenas para bramar contra una película que, a su juicio, tiene muy poco que ver con la realidad. «Está basada en cotilleos y en declaraciones de amigos de Diana, que hablan sobre una relación que no conocían bien, y de algunos familiares míos que tampoco tenían ni idea. Es todo chismorreos e hipótesis”, ha comentado a “Daily Mail”.

Entre ellos jamás existieron las jerarquías
Dice que la primera vez que vio el tráiler le costó sentirse identificado con la recreación de su personaje y advierte fallos tan básicos como una deficiente caracterización de sus gestos. Además, cuenta que entre ellos jamás existieron las jerarquías: ella no era una Princesa y él no era un doctor, como se deja entrever en el filme. Khan lo tiene claro: bajo ningún concepto se le ocurriría pagar una entrada para ver la película. “Si tuviera que estar allí sentado, en el cine, estaría diciendo cada segundo: “Eso está mal””. El productor de la cinta, sin embargo, asegura que Hasnat les brindó su beneplácito sobre el guión. Pero el médico niega ahora que haya contado con su aceptación: “Es una rotunda mentira. Nunca he dado mi autorización”.

Origen pastún
El doctor Hasnat Khan, proveniente de una familia de clase media de Pakistán, perteneciente a la etnia pastún. Siempre se ha mostrado muy esquivo en todo lo concerniente a su relación con la princesa Diana, incluso llegándola a negar. Su romance se fraguó como un secreto a voces, que ahora de nuevo se confirma tras las recientes declaraciones de Jemima Khan, amiga íntima de Diana y la exmujer de Imran Khan, antaño playboy y estrella del cricket, y hoy dedicado a la política en Pakistán. Imran, por cierto, es primo de Hasnat.

Jemina, quien tras su divorcio de Imran vivió una relación con Hugh Grant, ha explicado a la revista «Vanity Fair» que «Diana estaba locamente enamorada de Hasnat. Quería casarse con él, incluso si eso significara vivir en Pakistán. Ésa es una de las razones por las que nos hicimos amigas. Quería saber lo difícil que había sido para mí adaptarme a la vida en Pakistan».
«Mister Wonderful»

El círculo íntimo de Diana asegura que ella encontró a su alma gemela en Khan, al que llamaba cariñosamente “Mister Wonderful” (Señor Maravilloso). Fue, aseguran, el hombre más importante de su vida, después del padre de sus hijos, Carlos de Inglaterra. Según Jemima, Diana la visitó en dos ocasiones en Pakistán para recaudar fondos para el hospital de Imran y, también, para reunirse en secreto con la familia Khan con el objeto de discutir su posible matrimonio.

A tenor de su testimonio, Lady Di no escatimó en esfuerzos para conservar a su lado a quien consideró el hombre de su vida; incluso estaba decidida a dejar de ser Diana de Gales para convertirse en la señora Khan. Pero las diferencias culturales, sus estilos de vida opuestos y el continuo acoso de los paparazzi sentenciaron definitivamente un amor que estaba abocado al fracaso.