• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cómo hacerle un chequeo médico a un oso polar

 Walker tiene cuatro años, pesa 463 kg y está en el parque desde noviembre de 2010 / BBC

Walker tiene cuatro años, pesa 463 kg y está en el parque desde noviembre de 2010 / BBC

Mantener a un oso polar en cautiverio no es tarea fácil. Su dieta es particular, necesita vivir en un lugar adaptado a su hábitat natural y en ocasiones se enferma

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En un recorrido por el Highland Wildlife Park, cerca a Aviemore, en Escocia, el único zoológico del Reino Unido que expone osos polares, obtuvimos la respuesta.

Walker tiene cuatro años, pesa 463kg y está en el parque desde noviembre de 2010, fecha en que fue trasladado desde un zoológico holandés.

Arktos tiene cinco, pesa 474kg y llegó al parque en abril del año pasado. Venía de un zoológico de Hannover, Alemania.

Se estima que ambos osos llegarán a pesar más de 800 kg en su edad adulta.

Desde que llegaron a tierras escocesas, los dos machos han tenido que someterse a tratamientos por problemas en su dentadura que, en un hábitat salvaje, habrían resultado fatales.

Estos problemas lograron detectarse gracias a la vigilancia rutinaria y a frecuentes chequeos médicos.

Peleas lúdicas

Una Richardson es la principal responsable del cuidado y control sanitario de estos animales.
Alimento y pastillas para osos polares

Las medicinas tienen que estar mezcladas con comida para que los osos acepten ingerirlas.

Está la cocina de los cuidadores del parque, mezclando perritos calientes y paté con unas pastillas de color púrpura.

En seguida me explica que las pastillas son para Arktos, que tiene dermatitis por unos rasguños que se hizo en una de sus peleas lúdicas con Walker.

Después de algunos experimentos, dieron con la mezcla apropiada entre alimentos y píldoras. Es la única manera de convencer a Arktos de que ingiera los medicamentos.

Una pone la comida y las pastillas en un trineo de plástico y se dirige a hacer las rondas.

Cuando llega a donde están los osos polares, Walker se acerca a la reja y saca la nariz, tratando de descubrir - por medio del olfato – lo que está en el trineo.