• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El giro de Microsoft

Steve Ballmer, director ejecutivo de Microsoft

Steve Ballmer, director ejecutivo de Microsoft

Steve Ballmer definió a su empresa como una de 'dispositivos y servicios'. ¿Puede realmente seguir los pasos de Apple?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La empresa detrás de Windows está cambiando su visión y la forma en la que hace negocios. Con la próxima llegada de su tableta Surface al mercado, la compañía se relacionará a fondo con sus usuarios.

En una carta a accionistas de la empresa su director ejecutivo, Steve Ballmer, dijo: 'Este es un cambio significativo que impactará como manejamos la empresa, cómo desarrollamos nuevas experiencias y cómo llevamos al mercado productos tanto para usuarios como para empresas'.

En la misiva Ballmer también describió a Microsoft como una compañía de 'dispositivos y servicios' lo que marca un giro radical en una marca que hasta ahora se ha concentrado casi exclusivamente en software.

¿Por qué Microsoft cambia de paradigma y cuáles son sus posibilidades de éxito?

Hasta la fecha Microsoft ha vivido principalmente de programas como Windows y Office. Aunque ambos se venden en forma independiente, la gran ganancia se obtiene de las licencias que permiten que vengan preinstalados en computadoras. En ese modelo sus socios juegan un papel predominante.

Pero al lanzar su propia tableta -y dejar abierta la puerta a la fabricación de teléfonos- la empresa dirigida por Ballmer está siguiendo los pasos de Apple e incluso los de Google. Para controlar el mercado y asegurarse de que sus programas estén por doquier quiere controlar los dispositivos que los usan.

El propio Bill Gates -fundador de Microsoft- dijo en una entrevista con la BBC que la verdadera guerra tecnológica se daría en el software. Los dispositivos son un medio, no un fin, pero un medio al que Microsoft le tiene puesta la mirada.

Sus socios probablemente no serán muy felices, pero seguirán adelante con la nueva filosofía siempre y cuando la compañía no comience a fabricar sus propias computadoras.

Microsoft no es ajena al modelo de fabricar gadgets y el software que éstos contienen. Lo ha experimentado en el pasado con éxito -la consola de videojuegos Xbox- y con no tan buenos resultados, con el reproductor de música Zune.

En el caso de Zune se vio obligado a descontinuar los aparatos ante las pobre ventas y reducirlo a un reproductor digital preinstalado en sus producto.

Pero la historia de Xbox es una de felicidad particularmente en América del Norte en donde ha vendido más de 16 millones de aparatos.

Y a ese éxito apuesta Ballmer.

En su carta dijo: 'Microsoft está frente a una gran oportunidad para el próximo año y la próxima década' y agregó: 'Esta es ciertamente una nueva era para Microsoft, una era que nos presenta una increíble oportunidad a nosotros, a los ocho millones de programadores que hacen apps para nuestros dispositivos y para los más de 640.000 socios que tenemos en el mundo'.

En una era donde la competencia está lanzando productos y sistemas operativos por doquier -Google y Apple en particular- la compañía estadounidense no puede darse el lujo de quedarse atrás.

El éxito o fracaso de Surface seguramente marcará el camino que seguirá la empresa. Si las cosas funcionan es probable que veamos como Microsoft ahonda más en el modelo de crear dispositivos para su software.

Pero si el modelo falla la empresa tendrá que reinventarse y mostrar que es capaz de encontrar un modelo de negocios en el siglo XXI que replique su éxito en el siglo XX.

A nosotros nos queda esperar para saber si Surface se convertirá en un Xbox o en un Zune.