• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los "genes sociales" de la hormiga colorada sudamericana

Es conocida en Sudamérica por atacar inyectando un veneno que produce serias irritaciones / BBC

Es conocida en Sudamérica por atacar inyectando un veneno que produce serias irritaciones / BBC

El hallazgo es importante no sólo por el interés de saber por qué algunas colonias admiten más de una reina, sino que además serviría para controlarlas como plaga

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un reciente descubrimiento en una universidad de Londres supone el siguiente paso para explicar los "genes sociales" de las hormigas rojas de fuego y, quizás, de otras especies.

El hallazgo es importante no sólo por el interés de saber por qué algunas colonias admiten más de una reina, sino que además serviría para controlarlas como plaga. BBC Mundo habló con uno de los científicos.

La hormiga colorada (u hormiga roja de fuego), es conocida en Sudamérica por atacar inyectando un veneno que produce serias irritaciones.

Aunque la especie es oriunda de Sudamérica, en las últimas décadas se ha hecho famosa por ser una trotamundos: actualmente la hormiga roja es considerada una plaga en el sur de los Estados Unidos (donde ingresó por accidente en 1930, en Alabama), además de en Australia, Polonia, Taiwán, las Filipinas y en otras partes de Asia.

Sin embargo esto podría cambiar. Este jueves un grupo de científicos, de la Queen Mary University de Londres, publicó un estudio en la revista Nature respecto a los últimos descubrimientos en torno a la organización social de esta especie de hormigas, que por años han levantado la interrogante de por qué algunas colonias admiten solamente una reina, mientras otras pueden tener cientos de ellas.

Entender este simple hecho podría ayudar a controlarlas como plaga. La respuesta estaría en un cromosoma que contiene una de las dos variantes de un "súper gen", que contiene más de 600 genes.

"Este fue un hallazgo muy sorpresivo", comenta para BBC Mundo el coautor Yannick Wurm, de la escuela de Biología y Ciencias Químicas de la Queen Mary University.

clic Lea también: La Mosca argentina que decapita hormigas invasoras en EE.UU.

Para entender la relevancia del estudio hay que pensar en lo sucedido hace 300.000 años.

Según la investigación, ocurrió entonces un cambio estructural donde un número de genes de las hormigas coloradas sudamericanas mutó y hubo una inversión estructural del cromosoma.

"Existen diferencias similares en estructuras cromosómicas de las mariposas y los patrones de formas y colores de sus alas o, incluso, en algunas formas de cáncer de los seres humanos. Sin embargo esta es la primera vez que se identifica un súper gen que determina el comportamiento social", dice Yannick Wurm.

"Sólo ahora somos capaces de entender que las variantes cromosómicas determinan el comportamiento social en las hormigas rojas y, posiblemente, pase lo mismo con otras especies", dice Yannick Wurm en conversación con BBC Mundo.

Durante la temporada reproductiva, las jóvenes y aladas reinas de ambos tipos de colonias, emergen y son fertilizadas por los machos. Aquellas jóvenes reinas destinadas a establecer su propia -y única colonia-, vuelan lejos y establecen una nueva (por eso son tan efectivas al diseminarse y convertirse en plaga). Las otras se incorporarán a su colonia con múltiples reinas y permanecerán ahí.

Desde que fue declarada plaga la hormiga colorada sudamericana (Solenopsis invicta, que significa "invencible"), ha demostrado que puede resistir a todo tipo de químicos a la hora de intentar exterminarla. Incluso si numerosas colonias son borradas del mapa, al poco tiempo se las arreglan para volver a repoblar la zona sin mayor esfuerzo.

Se espera que esa investigación se extienda a otras especies.

Las hormigas coloradas han alcanzado el nivel de plaga afuera de Sudamérica por una razón bastante simple: en Brasil o Argentina dichos insectos tienen competidores naturales igual de agresivos, que las mantienen a raya, pero afuera del continente, no.

"Actualmente hay químicos con los que se fumiga para controlar la plaga, pero estos también exterminan a los competidores naturales de las hormigas rojas", explica para BBC Mundo el Doctor Yannick Wurm.

"El problema es que, dichos químicos, al terminar también con los pocos competidores naturales que las coloradas tienen afuera de Sudamérica, dejan el ecosistema libre para que las hormigas repueblen el lugar con bastante eficacia y rapidez."

Sin embargo este nuevo descubrimiento puede suponer una solución: "En quizás 20 o 40 años se podrán desarrollar químicos que puedan atacar directamente a los cromosomas de las hormigas, para que no formen colonia", sentencia Wurm.

Los pasos siguientes en la investigación apuntan a analizar otras especies de hormigas con diferentes tipos de colonias, para ver si se encuentran indicios similares y luego, si es que estos patrones se replican, buscar coincidencias en la genética de otras especies.