• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Cómo funciona la mente de un violador

Mujeres turcan protestaron contra la muerte de una estudiante / AFP

Mujeres turcan protestaron contra la muerte de una estudiante / AFP

En Turquía se organizaron concurridas protestas durante el fin de semana después de que una estudiante fue asesinada tras sufrir un intento de violación en un minibus

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Turquía, mujeres de todas las edades se manifestaron en los últimos días tras la muerte de una estudiante universitaria de 20 años de edad que se resistió a una violación la semana pasada.

En todo el país se organizaron concurridas protestas durante el fin de semana y en Twitter el hashtag con el nombre de la chica se utilizó más de 3,3 millones de veces.

Las redes sociales también recogieron la voz de muchas mujeres que contaron sus propias experiencias de abusos sexuales y violaciones.

La BBC habló con la psiquiatra y profesora turca Sahika Yuksel, coordinadora del Grupo de Salud Mental de Mujeres de la Asociación de Psiquiatras de Turquía sobre cómo funciona la mente de un violador.

¿Por qué violan los hombres? ¿Qué motiva a un violador?

Es totalmente incorrecto asumir que los hombres violan como resultado de sus necesidades hormonales.

Un hombre no viola a una mujer en la calle así como así. Saben que es inapropiado, así que lo hacen en secreto, lejos de los ojos de los demás.

La violación no es un acto sexual. La violación es una agresión, está relacionada con la voluntad de ganar. Trata de hacerse con el control de un objeto -la mujer se convierte en un objeto-, trata del poder.

Y puede haber gente que obtenga placer de ello.

La violación se ve como el comportamiento más grave, es cierto, pero no es el único tipo de agresión que cometen los hombres.

Cuando la violencia psicológica, la violencia física, la violencia financiera, la falta de respeto de los derechos de la mujer, y la discriminación se permiten y normalizan, entonces también ocurren violaciones.

¿Influye la educación en la infancia de un violador sobre los actos que comete cuando es adulto?

Los niños son educados de acuerdo con los valores masculinos dominantes en su cultura.

La mujer es preparada para tratar a su marido de forma distinta y para obedecer a su orden autoritario.

Así que ella reproduce ese comportamiento con su hijo y su hija. Sabemos que las chicas cuyas madres sufrieron violencia en casa tienden a experimentar más violencia en sus matrimonios o en sus parejas.

Los hombres cuyas madres son golpeadas por sus padres tienen una tendencia mayor a ser agresivos en sus propias relaciones.

Los niños y las niñas se definen en la sociedad por la forma en que sus madres son tratadas por sus padres, como individuos secundarios.

Se ven tendencias similares en todo el mundo. Pero una cuestión distinta es cuando se trata de combatirlo.

Las mujeres turcas reciben, en general, menos educación que los hombres. Pero los políticos han repetido muchas veces que las mujeres y los hombres no son iguales.

¿Cómo lidiarías tú con un hombre que admita tener tendencias de este tipo y que busque ayuda?

Nadie cambia si no admite que sus actos son erróneos y se responsabiliza de ellos. Si le descubren y luego declara que no fue su intención hacerlo, esto no hará que cambie de comportamiento.

El número de hombres que detectan este tipo de tendencias en sí mismos y buscan ayuda antes de que los descubran es muy pequeño.

El camino debe ser rehabilitar a estos hombres que cometen delitos sexuales mientras cumplen sus sentencias. Esto no pasa en Turquía. Todo el mundo tiene derecho a recibir un tratamiento y rehabilitarse.

Hay varios programas de rehabilitación que tratan a los delincuentes sexuales en el mundo y se ve que el riesgo de que vuelvan a delinquir es mucho menor que el de aquellos que no reciben ningún tipo de ayuda cuando están en prisión.

Estos programas de rehabilitación son especialmente beneficiosos para los adolescentes que cometen delitos sexuales.

Hay gente que pide castrar a los delincuentes sexuales y volver a instalar la pena de muerte.

La pena de muerte no es humanitaria. Sabemos muy bien que en Estados Unidos, la tasa criminal no es más baja en los estados en los que está instaurada la pena de muerte.

No son medidas disuasorias. Se trata de personas en posiciones de poder que intentan silenciar a las masas.

Escuchamos este tipo de retórica cada vez que hay una violación que tiene repercusión pública.

No se trata de hablar de venganza. Queremos que nuestra sociedad esté lo más libre posible de abusos sexuales y violaciones.

¿Qué podría hacer una mujer que haya sido asaltada sexualmente, de cualquier edad, si se atreve a contarlo?

En las sociedades o culturas en las que la sexualidad se ve como un tabú y se condenan las relaciones sexuales antes del matrimonio, las agresiones sexuales casi nunca se denuncian.

Los violadores saben esto bien, y pueden amenazar a las mujeres con que contarán a su familia lo sucedido. Esto les permite seguir cometiendo el delito.

Incluso, estos hombres pueden chantajear a estas mujeres y contárselo a sus amigos para que sucedan nuevos abusos en el futuro.

Las mujeres que han sufrido una violación pueden seguir el camino legal y pedir ayuda psicológica y social. Pueden hablar con sus amigos más cercanos y de más confianza.

El camino para curarse y superar el abuso sexual o el asalto no pasa, de ninguna manera, por permanecer en silencio.

Las agresiones sexuales pueden provocar problemas físicos, enfermedades de transmisión sexual y embarazos.

Así que es crucial que la mujer que ha sufrido una violación sea sometida a un examen rápidamente y se tomen las medidas necesarias.

Puede haber problemas al corto y al largo plazo y deben atenderse durante un tiempo después del asalto. Idealmente, lo mejor sería tener centros para tratar estos asaltos donde se pueda dar la ayuda necesaria, en un mismo sitio, y sin tener que esperar.

Además, la pareja de una mujer asaltada sexualmente es probable que también sufra consecuencias, así que él también debería recibir apoyo psicológico y social.