• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El filete de salmón genéticamente modificado

Tienen la misma edad, el genéticamente modificado creció más rápido / BBC

Tienen la misma edad, el genéticamente modificado creció más rápido / BBC

Un grupo de biólogos dice estar cerca de producir el primer pez genéticamente modificado para consumo humano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sentado frente a un pequeño agujero en el hielo en la isla Príncipe Eduardo en Canadá, Joey Gauthier de repente es jalado hacia adelante.

El sedal de su caña de pescar es arrastrado hasta el fondo. Segundos más tarde, un pez emerge de las profundidades de las heladas aguas.

"¡Te tengo!", grita el pescador mientras coloca un salmón en su cubo.

Lo que no sabe Gauthier es que no muy lejos de allí están produciendo peces más grandes.

La empresa estadounidense de biotecnología AquaBounty trabaja en Canadá en el cultivo de huevos de salmón del Atlántico genéticamente modificados.

Una vez crecen en tanques de agua en tierra firme ubicados muy lejos en Panamá, el salmón AquAdvantage lucirá como sus primos naturales, pero alcanzando el tamaño de adultos en la mitad del tiempo.

AguaBounty ha estado trabajando durante los últimos 17 años para lograr el permiso con el fin de que lleguen a la mesa del comedor.

La oficina que regula el tema en EE.UU., la Agencia de Alimentos y Medicinas (FDA por sus siglas en inglés) apenas acaba de declarar que el salmón transgénico AquaAdvantage "no tiene un impacto significativo", lo que usualmente es el paso final para su aprobación.

Si esto ocurre, el salmón se convertirá en el primer animal genéticamente modificado (GM) que es aprobado para consumo humano.

Todavía queda un corto periodo para presentar objeciones, pero el doctor David Edwards de la Organización de la Industria Tecnológica está seguro de cuál será el resultado: "De mi lectura del informe parece que será aprobado".

El salmón AquaAdvantage criado de huevos provenientes del salmón del Atlántico, posee algunos genes extras del salmón Chinook del Pacífico y de la anguila marina. Todos estos genes hacen que el pez crezca más rápido.

Como todos los animales genéticamente modificados, hay preocupaciones. La Federación del Salmón del Atlántico, por ejemplo, teme que el pez pueda llegar a los mares, reproducirse y afectar el ecosistema.

De acuerdo a AquaBounty, los salmones modificados genéticamente son todos hembras, infértiles y criadas en instalaciones aisladas físicamente, por lo que es poco probable que el pez se reproduzca en su medio ambiente natural.

Mientras AquaBounty estaba esperando por la aprobación de la FDA, otros investigadores en otras partes del mundo han estado experimentando con genes animales para producir comida, medicinas, materiales, ganado mejorado o la creación de mascotas más atractivas.

Taiwán fue la primera nación que aprobó la venta de peces genéticamente modificados, en esta caso como mascotas en acuarios.

Hace cuatro años, la FDA aprobó la primera medicina biológicamente humana producida de un animal transgénico, una cabra.

También hay vacas transgénicas con genes humanos que producen leche similar a la humana y cabras GM que producen una proteína en su leche que puede ser convertida en seda.

Primero fue producido hace más de una década por científicos en Singapur y Taiwán. El plan era insertar un gen de fluorescencia natural de corales marinos en los embriones de los peces con el fin de que reaccionaran a la presencia de toxinas y así detectar la contaminación en las aguas.

Sin embargo, la empresa taiwanesa Taikong Corp vio su potencial de comercialización y comenzó a vender el pez mekoda fluorescente para acuarios. Taiwán fue el primer país en aprobar la venta de animales GM como mascotas.

Una empresa estadounidense se asoció con una de Singapur para comercializar el GloFish, que es básicamente un pez cebra fluorescente.

El fundador de la compañía, Alan Blake, afirma que el interés de parte de los consumidores fue inmenso.
Tanques

Los salmones genéticamente modificados son criados en tanques lejos del mar.

"Los peces son vendidos en todas partes, la gente los ama. Ahora tenemos diferentes variedades: rojo, verde, naranja, azul, púrpura y además de los peces cebra, también vendemos tetras fluorescentes y peces tigre", asegura.

Pese a que estos peces ya fueron creados y comercializados ya hace algún tiempo, no se ha aprobado otra mascota genéticamente modificada.

"Hace diez años la gente decía que la venta de peces fluorescentes iba a abrir la puerta a quién sabe qué, pero no ha sido así", agrega Blake.

"Aquí estamos 10 años después y a pesar de que hay animales GM (incluidos gatos) con genes fluorescentes para usos médicos para detectar cáncer, no anticipo que veremos gatos, perros y otras mascotas fluorescentes o si la gente los querrá".

A pesar de que ha habido intentos para crear gatos hipoalergénicos, hasta ahora no hay pruebas de que las investigaciones hayan sido un éxito", apunta Blake.

Mascotas resistentes a las enfermedades

En cambio, las empresas biotecnológicas podrían embarcarse en la tarea de producir mascotas resistentes a enfermedades, predice.

En la agricultura ya está ocurriendo. Y es impulsada por la economía. Solo en Reino Unido el costo del ganado enfermo ha sido de miles de millones de dólares en los últimos 10 años, afirma el doctor Bruce Whitelaw del Instituto Roslin, basado en Edimburgo, famosos por haber clonado a la oveja Dolly.

La vacuna es la principal defensa contra enfermedades infecciosas, pero para algunos males esto no funciona.

"Se están haciendo muchas investigaciones sobre enfermedades en animales que están apuntando hacia la genética. Allí se han logrado avances considerables recientemente", asegura Whitelaw.

Hay proyectos para desarrollar pollos que no transmiten la gripe aviar, cerdos que son resistentes a la gripe porcina y ganado que no puede contraer la enfermedad del sueño africana.

El Departamento del Medio Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales de Reino Unido (Defra), cree que el campo de la genética modificada podría en efecto ayudar a enfrentar desafíos globales tales como la seguridad alimentaria, el cambio climático y la sustentabilidad de la agricultura, pero insiste que la salvaguarda de la salud humana siempre será "prioridad".

El grupo defensor de los derechos de los animales Peta, cree sin embargo que "la modificación genética solo contribuye a la crueldad ya infligida a los animales que son criados para el consumo humanos o para la experimentación".

De regreso a su hogar en la isla Príncipe Eduardo, Joey Gauthier afirma: "Bueno, ya hay peces géneticamente modificados, hmm, no creo que me guste la idea, porque ¿qué van a hacer los pescadores si todos los peces son hechos en laboratorio?

"Por otra parte si son liberados en el mar provenientes de tanques tierra adentro, no creo que me entere que no es un verdadero salmón del Atlántico". "Solo estaré feliz de que atrapé uno grande", dijo.