• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El explorador Curiosity comienza a tragar arena

Curiosity envía más imágenes de sí mismo sobre Marte

Curiosity envía más imágenes de sí mismo sobre Marte

El robot tomó una pizca de polvo usando su instrumento CheMin, una de las dos grandes herramientas analíticas que están abordo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El explorador de la Nasa, Curiosity, "se tragó" la primera muestra del suelo marciano.

El robot tomó una pizca de polvo usando su instrumento CheMin, una de las dos grandes herramientas analíticas que están abordo.

Es un momento clave para la misión de US$2.600 millones. El equipo interno del Curiosity juega un papel central en la investigación del planeta rojo.

"Lo más importante del laboratorio móvil es que se traga la arena más fina" le dijo a la BBC el jefe del equipo científico de la NASA, Jhon Grotzinger.

CheMin es una especie de fuente de geología. Usa la descomposición de los rayos X para identificar y cuantificar los minerales presentes en el material rocoso que ha sido recogido.

Parte del polvo que se le entregó al CheMin, también fue colocado en una bandeja de inspección.

El jueves los ingenieros recibieron la confirmación de que la muestra fue aceptada por el instrumento. Los detalles del análisis posiblemente estarán listos para la próxima semana.

El polvo es el material más ligero y fino que el explorador ha podido recoger con su pala y que ha pasado por su sistema de filtros y sus cámaras de clasificación.

Debería darles a los investigadores una amplia visión de cómo se componen los suelos que cubren la superficie del planeta.

El tamaño de los granos son de apenas una décima de milímetro e incluso más pequeños. A consecuencia, son suficientemente minúsculos para recorrer largas distancias en el viento marciano.

"Son partículas que viajan regionalmente, e incluso globalmente," dijo el profesor Grotzinger, quien trabaja para el Instituto de Tecnología de California (Caltech).

"Vemos tormentas de polvo que le dan la vuelta al planeta moviéndose circularmente y creemos que están compuestas por granos que se depositan uniformemente en todo Marte.

"Finalmente tendremos la posibilidad de analizar la composición mineral de este componente global, no el local; tampoco las rocas que están alrededor (de nuestro sitio de aterrizaje), pero sí las cosas que giran alrededor del planeta. Es por esto que poder medirlo va a ser fantástico.

El Curiosity amartizó en el suelo del cráter de Gale, una depresión inmensa en la región ecuatorial de Marte, el 6 de Agosto (GMT).

Desde entonces, ha rodado más de 480 metros hacia el este para tratar de llegar al área de Glenelg, un lugar que según lo indican las fotos satelitales, es un cruce bastante interesante que muestra tres zonas geológicas distintas.

La meta

El destino final es Glenelg, pero se ha detenido las últimas dos semanas para practicar la recolección y separación de muestras de tierra sobre un área específica de suelo, el cual ha sido designada por el equipo explorador que los científicos han bautizado como Rocknest.

Fue necesario que el robot pasara el material a través de su mecanismo varias veces, y así exfoliar cualquier tipo de contaminación terrestre que podría estar revistiendo la superficie. La arena y el polvo en Rocknest muestran tener las propiedades correctas para el trabajo.

Completar esta operación de limpieza significa tener la posibilidad de darle una muestra a la herramienta CheMin (Química y Mineralogía) para así estudiarla. Posteriormente la muestra será utilizada por Sam, el otro laboratorio de la barriga del Curiosity o llamado también Sam Muestra para Análisis en el Instrumento de Marte.

Sam buscará la presencia de aspectos orgánicos, moléculas ricas en carbono que podrían darnos pistas de la posibilidad de existencia de vida en el planeta rojo en la actualidad o en el pasado.

Los ingenieros están preocupados por la cantidad de piezas pequeñas de escombros producidas por el hombre, que se encuentran alrededor del explorador. Estas piezas son seguramente plástico que se desprendió del vehículo o que fueron depositadas al amartizar y que se han caído al suelo durante el recorrido.

Los ingenieros lograron programar al explorador para que al ver una mancha brillante bote lo que haya recogido durante la excavación.

Sin embargo, imágenes posteriores sugieren que los objetos son probablemente material natural de Marte. Para comprobarlo, los científicos alcanzarían granos de 2 milímetros de ancho con el espectrómetro láser Chemcam y así sondear las propiedades para averiguar por qué este material es más brillante que el que se encuentra a su alrededor.