• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El éxito del músico que hace seis años era vagabundo en París

Su primer disco ha sido nombrado mejor disco del año | BBC

Su primer disco ha sido nombrado mejor disco del año | BBC

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cantautor Benjamin Clementine ha conseguido ganar un conocido premio en Reino Unido (el Mercury Music Prize al mejor album) por su primer disco.

Este éxito no llamaría la atención si la historia del músico no fuera poco habitual.

Pero Clementine es un músico especial y este premio, así como el éxito de su primer disco, suponen un vuelco radical en su vida.

Hace apenas seis años, Clementine vivía en la calle en París. Y su infancia tampoco fue fácil.

Estas dificultades se trasladan en la letra de sus canciones.

El primer tema del disco adapta uno de los discursos más famosos de Winston Churchill para hablar de la infelicidad de su infancia: "Nunca en el campo de la afección humana/ se dio tanto a cambio de tan poca atención".

Otro de sus temas, "Cornerstone", contiene esta letra desoladora. "Estoy solo/ solo en una caja de piedra/ me dijeron que me querían, pero estaban todos equivocados".

"Mi música no es para todo el mundo", le dijo Clementine a la BBC.

Pero su honestidad cruda ha cautivado a otros grandes músicos, como Paul McCartney, Charles Aznavour y Bjork.

Nacido en Gana, Clementine se mudó a Londres siendo niño.

Sus padres, estrictos y religiosos, se divorciaron cuando él tenía 13 años.

No se habla con ellos, con los que siempre ha tenido una relación problemática.

El "niño malo"

"Me metí en muchos problemas. Quizás por eso a mis padres no les gustaba realmente, y no me adapté a mi familia. Siempre fui el niño malo".

Acosado en la escuela por ser afeminado, Clementine dejó el colegio a los 16 y se quedó sin casa, viviendo en el barrio londinense de Camden en el departamento de un amigo y trabajando como modelo para la marca Abercrombie and Fitch.

Tras una discusión con su compañero de departamento, se fue a París en 2009, con solo US$90 y un paquete de espaguetis.

"Me fui con un paquete de espaguetis sin cocinar, pensando que tendría algún lugar donde cocinarlos", recuerda.

Tras darse cuenta de lo inocente que había sido, el entonces adolescente "tiró los espaguetis y empezó a pedir limosna".

"No tenía donde vivir, en portales, en la calle, en la nieve en invierno. No sabía el idioma. Tenía que ir sobreviviendo".

Empezó a tocar en la estación de metro de la Place de Clichy, sacando lo que podía.

Esperanza

"En París, cantaba para vivir. Pero la gente empezó a decir, 'sigue haciéndolo, tienes una gran voz' y empecé a tener confianza en mi voz. Ahí fue cuando empecé a crear mi propia música".

Esa voz, un barítono intenso, rasgado, es increíble. Ha sido comparado con Nina Simone, Nat King Cole y su inspirador, Antony Hegarty.

Fue su voz lo que llamó la atención del que ahora es su manager en un concierto improvisado en el Festival de Cine de Cannes, en 2012.

Pronto, Clementine estaba grabando un EP y firmando un contrato para un disco con EMI.

Su álbum debut salió a principios de este año.

Su música se inspira en el estilo francés de la nouvelle chanson y aporta un buen telón de fondo a sus letras ansiosas, dolorosas.

Pero aunque Clementine dice que su disco proviene de "lugares oscuros en mi vida y la de otra gente", mantiene también que hay "un poco de esperanza".

"Creo que cuando la música se canta o se toca, al final hay algo de gracia y entendimiento".

"Y eso es todo lo que quiero para la humanidad. Sólo quiero que nos entendamos entre nosotros. Ese es el objetivo de mi música".

Por eso dedicó su premio a las víctimas de los ataques de la semana pasada en París, gente normal que Clementine describe como "héroes".

"Los más grandes héroes en la vida son los anónimos", dice. "Eso es lo que yo creo. Tus vecinos son héroes. La gente que ves en la calle dando de comer a un bebé. Esa gente son héroes porque viven en situaciones difíciles pero aun así quieren salvar una vida.

No podía dedicarle el premio a alguien mejor que a los héroes que murieron.