• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los estudiantes que le ganaron a los casinos de Las Vegas

 Los estudiantes que le ganaron a los casinos de Las Vegas | BBC Mundo

Los estudiantes que le ganaron a los casinos de Las Vegas | BBC Mundo

Cuando se trata de juegos de azar, todo el mundo sabe que la banca siempre gana ¿no? Pero en la década de 1990 un grupo de estudiantes demostró que el que apuesta no siempre pierde. Esta es la historia del equipo de Blackjack del MIT

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bill Kaplan se ríe al recordar la reacción de su madre cuando le dijo que aplazaría su entrada a la Universidad de Harvard para juntar una fortuna apostando. "¡Ay Dios mío, esto es ridículo! ¿Qué le voy a decir a mis amigos?", le dijo ella.

Kaplan había leído un libro sobre el conteo de cartas y creía que podía utilizar un modelo matemático para hacer dinero del Blackjack. Obviamente, ese no era el sueño de su madre para un hijo que siempre obtuvo las mejores calificaciones.

Pero el padrastro de Kaplan era más abierto a la idea y lo desafió. "Vamos a jugar cada noche y tendrás que demostrarme que puedes ganar", le dijo.

"Lo aplasté durante dos semanas seguidas ", recuerda Kaplan. "Le dijo a mi madre que no lo podía creer, pero que realmente sabía cómo ganar este juego. 'Déjalo ir', le dijo. Mi madre no estaba de lo más feliz, pero partí a Las Vegas y pasé un año allí".

Eso fue en 1977. Kaplan llevó US$1.000 y en nueve meses los había convertido en unos US$35.000. Se graduó en Harvard y con los años siguió jugando Blackjack en todo el mundo.

De Harvard al MIT contando cartas

Su vida dio un giro dramático cuando el líder de un pequeño grupo de estudiantes del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), que había incursionado con el conteo de cartas le oyó hablar de sus hazañas en Las Vegas.

Le pidieron que entrenara y gestionara lo que luego sería conocido como el tristemente célebre equipo de Blackjack del MIT.

En 1992, con la industria del juego en auge y los nuevos megacasinos en ebullición, Kaplan y sus compañeros vieron una megaoportunidad para ellos también.

Amigos y socios que habían visto previamente retornar el 100% de inversiones más pequeñas, desembolsaron la sorprendente cantidad de US$1.000.000 para financiar una nueva empresa, Inversiones Estratégicas, para capacitar a estudiantes destacados en el conteo de cartas y luego soltarlos en los desprevenidos casinos.

Uno de estos estudiantes era Mike Aponte, entonces de 22 años, que no estaba seguro de lo que quería hacer con su vida. Después de perfeccionar la técnica en las aulas vacías, se sorprendió al recibir US$40.000 en efectivo para jugar a nombre del equipo.

Más sorprendido quedó al perder US$10.000 durante sus primeros 10 minutos de juego en una mesa de Blackjack en Atlantic City.

"Un anfitrión del casino se acercó enseguida, me saludó y me llevó a una suite penthouse. Tenía un jacuzzi, mesa de billar. Fue increíble. Yo estaba asombrado de la habitación, pero no la disfruté tanto como normalmente lo haría, porque todavía estaba molesto por haber perdido todo ese dinero".

Fue una lección de cuan volátil puede ser el Blackjack, incluso ante un sistema científicamente probado. Pero siguió intentándolo ese fin de semana, basado en el método del equipo. Finalmente regresó a la universidad con un beneficio neto de aproximadamente US$25.000.

Actitud VIP

Los anfitriones de un casino cuidan de los grandes apostadores, es decir, clientes que apuestan grandes sumas de dinero. La recompensa son beneficios como comida gratis, bebidas, entradas y habitaciones, ganen o no. Así que los estudiantes, acostumbrados a ir a clases, comer en la cantina y compartir habitaciones con sus pares, pronto empezaron a encontrarle el gusto al tratamiento VIP.

Pero para ser tratados como tal deben, primero, parecerlo, lo que no es fácil para algunos. Para Aponte, que era como andar de incógnito. "Sólo tienes que pasar esa prueba inicial donde te evalúan y piensan: 'OK , ¿este es alguien del que vamos a sacar un montón de dinero? '".

Cuenta que la habilidad para las matemáticas no era un problema para cualquier persona en el MIT, pero "lo importante era estar a gusto, ser capaz de lidiar con la atención, porque el dinero atrae la atención".

Como asiático, Aponte dice que tuvo una gran ventaja. "Realmente interpretamos el papel del estereotipo de que los asiáticos son grandes y locos jugadores. Así que mi historia normal era que yo venía de una familia rica y que yo era el hijo mimado".

Y si los estudiantes pronto se acostumbraron a disfrutar de las ventajas de la vida del casino, se relajaron al llevar una alta suma de dinero encima. A veces el relajo fue demasiado.

Una noche, algunos miembros del equipo llegaron de un viaje de juego en Las Vegas directamente a una sesión de práctica en las aulas del MIT. Uno puso una bolsa de papel café debajo de su silla.

A las 06:00 de la mañana siguiente Kaplan recibió una llamada telefónica. "¡No vas a creer lo que he hecho!", le dijo el estudiante. "¿Sabes que cuando regresé de Las Vegas tenía US$ 125.000 en una bolsa de papel? Bueno, fui al aula y me olvidé por completo de ella. Volví corriendo y no está allí".

Resultó que un limpiador lo había puesto en su casillero. Pasaron seis meses y varias investigaciones de la DEA y el FBI antes de que el equipo finalmente consiguiera recuperar su dinero.

La presión también fue creciendo a medida que más jugadores fueron detectados por los casinos y se les prohibió jugar. Un detective privado fue contratado para encontrarlos y logró dar con las direcciones de Boston de muchos de los que captó. Se trataba de un grupo de estudiantes del MIT. Incluso obtuvo un anuario con algunas de sus fotos.

Muchos estaban preocupados de ser capturados, a pesar de que Aponte dice que, por lo general, eran inofensivos. "Te dan un golpecito en la espalda y el hombre de seguridad te dice: 'Mike , la gerencia del casino ha decidido invitarte a jugar a cualquier juego, excepto blackjack'".

Pero él dice que a veces los guardias de seguridad podían ser agresivos. Y jugar fuera de EE.UU. era aún más arriesgado.

Él recuerda la experiencia de un nueva miembro del equipo que acababa de pasar las pruebas para actuar como un gran jugador. "Mirando para atrás, fue un error, ya que no se veía como un jugador de los grandes. Usaba lentes y tenía una personalidad muy tranquila, se veía muy inteligente. Era muy inteligente. Era un estudiante de doctorado".

Recién casado, el estudiante pensó que sería bueno llevar a su nueva esposa, también parte del equipo, a Bahamas y probar suerte en los casinos de allá.

"Estaba cerca de US$20.000 o US$30.000 y el casino descubrió que estaba contando cartas. Trajeron a la policía".

"Los llevaron a la cárcel y confiscaron no sólo todo el dinero que habían ganado, sino también el dinero del equipo que habían traído. Nunca volvieron a jugar para equipo".

Muchos se dieron por vencidos al ser capturados, pero otros tomaron medidas drásticas para quedarse en el equipo.

Kaplan recuerda como uno de 21 años, logró seguir jugando como observador -una persona que cuenta las cartas y le hace señas a su pareja, encargada de colocar grandes apuestas cuando las cartas resultan favorables.

"Se afeitó la cabeza, se puso una peluca, se vistió como mujer y siguió jugando por mucho tiempo. Era un tipo muy buenmozo".

Cómo funciona el conteo de cartas

En el Blackjack, o 21 , las cartas altas juegan a favor del jugador, las bajas a favor del casino.

Un contador de cartas lleva un recuento actualizado en su cabeza, añadiendo 1 para bajas y restando 1 para las altas. Cuando el cómputo aumenta (es decir, quedan más cartas altas que bajas en la baraja) saben que es hora de empezar aumentar sus apuestas.

Los contadores de cartas no ganan siempre y a menudo pierden mucho dinero, pero estadísticamente las probabilidades en el tiempo están a su favor.

El conteo debe ser secreto porque, si bien no es ilegal, a los casinos no les gusta y se reservan el derecho de admisión.

El conteo fue investigado en 1950 por un profesor de matemáticas del MIT, Edward Thorp, con algunos computadores pioneros.

En 1962 se publicó un libro sobre el tema llamado Beat the Dealer que cambió para siempre la forma en que la opinión pública vio el Blackjack.

El comienzo del fin

Al final, la creciente presión terminó con la disolución de Inversiones Estratégicas en diciembre de 1993, lo que marcó el fin de la carrera en Blackjack de Kaplan.

Para entonces, el equipo tenía unos 80 jugadores, pero había llegado la hora de dejarlo todo, cuenta.

"Como jugador es una experiencia increíble, pero como gerente, podía tener 10 , 20, 30 personas jugando en cinco casinos diferentes, algunos en Las Vegas , algunos en Nueva Orleans , algunos en Canadá. Manteníamos un registro de sus juegos, para asegurarnos que nadie estaba robando".

La empresa tuvo un éxito relativo y el dinero ganado no era tanto como muchos esperaban, especialmente luego de dividirlo entre tantos jugadores e inversionistas.

Kaplan decidió que, para la cantidad que estaban logrando, era mejor invertir en otras áreas como propiedades y negocios.

Su esposa se sintió aliviada de no recibir más llamados a las 2:00am diciendo: "Me acaban de echar del Caesars, ¿qué hago?".

"Estábamos en un negocio que daba más dolores de cabeza que lo que nos divertía", dice.

Después del fin de Inversiones Estratégicas, Aponte pasó a formar otro equipo, como lo hicieron otros jugadores. Los equipos que nacieron de Inversiones Estratégicas aprendieron de su experiencia y se concentran más en la personalidad de quienes reclutan. Mike dice que la cantidad de dinero que ganó se disparó.

A pesar de que Aponte se hizo demasiado reconocible como contador de cartas, todavía se gana la vida del juego.

Se convirtió en el campeón de la Serie Mundial de Blackjack en 2004 , enseña a la gente a jugar y asesora a los casinos.

Irónicamente, se volvió amigo de varios de los que intentaban cazarlo. Todavía recuerda sus días del equipo MIT con cariño.

"Logramos algo que muy pocos han logrado. Todo el mundo sabe la regla de oro de que no se puede vencer a la banca en el largo plazo, pero eso es exactamente lo que fuimos capaces de lograr".

Contenido relacionado