• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La estrella de Instagram que denunció entre lágrimas "la mentira" de las redes sociales

O'Neill tenía más de medio millón de seguidores

O'Neill tenía más de medio millón de seguidores en la red social Instagram | Foto: BBC

Essena O'Neill, una australiana de 18 años, estaba viviendo el sueño de muchas jóvenes adolescentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Tenía más de medio millón de seguidores en la red social Instagram, en la que las fotografías en las que mostraba su envidiable estilo de vida contaban con miles de "me gusta".

Ahora O'Neill, en un emotivo video que ha colgado internet, ha reconocido que todo lo que se veía en esas imágenes era "una mentira".

En la grabación la joven, que ha eliminado de su perfil de Instagram cerca de 2.000 fotografías "que no tenían otro objetivo que la autopromoción", denuncia entre lágrimas los "dañinos" ideales que se imponen en las redes sociales.

"No quiero apoyar a redes sociales con las que no estoy de acuerdo que hacen miles de millones en publicidad", dice en el video.

"También he pasado horas viendo a chicas perfectas en internet, deseando ser ellas. Cuando me convertí en una de ellas, no era feliz, no estaba satisfecha ni en paz conmigo misma", asegura.

La verdad tras las imágenes

O'Neill se ha dedicado a reescribir algunos de los textos que acompañaban a sus fotografías de Instagram para revelar la realidad que se escondía detrás de ellas.

Junto a una imagen en la que aparecía con ropa deportiva, describió cómo con 15 años en su rutina diaria debía "restringir las calorías" que consumía y hacer "ejercicio en exceso".

De otra foto, en la que se la ve en bikini, cuenta cómo tuvo que tomarla varias veces para quedar satisfecha con el resultado.

"Estómago succionado, pose estratégica, pechos subidos. Quiero que las chicas jóvenes sepan que esto no es una vida sincera, cool o inspiradora. Es perfección forzada para recibir atención".

En un texto que publicó en octubre, O'Neill aseguraba que las redes sociales "no son reales".

"Es un sistema basado en la aprobación social, en los 'me gusta', en la validación de puntos de vista, en el éxito en el número de seguidores", escribió.

"Cualquiera que sea adicto a la fama de las redes sociales como yo lo era, no es consciente de ello", señaló.


O'Neill también ha explicado que las marcas de ropas le pagaban miles de dólares por mostrar en sus fotografías sus prendas, algunas de las cuales, según ella, nunca se pondría para salir a la calle.

La mayoría de los seguidores de O'Neill la han apoyado en su decisión de rebelarse contra las tendencias que imponen las redes sociales, agradeciéndole que haya decidido luchar para que las cosas cambien.

La joven australiana ha creado la página de internet Let's be game changers (seamos decisivos), con la que quiere promover los principios del veganismo, la salud mental, física y espiritual o preservación del planeta Tierra.