• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los escándalos más recientes que involucran a la FIFA

Funcionarios de la FIFA investigados por corrupción | EFE

Funcionarios de la FIFA investigados por corrupción | EFE

La Federación Internacional del Fútbol Asociado ha sido el centro una larga serie de denuncias sobre corrupción, negocios sombríos y falta de transparencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La captura de seis miembros del comité ejecutivo de la FIFA arrestados este miércoles en Suiza, entre ellos tres latinoamericanos, ha sacudido al mundo del fútbol.

Pero tal vez era algo que se esperaba.

Y es que en los últimos años, la Federación Internacional del Fútbol Asociado, FIFA, ha sido el centro una larga serie de denuncias sobre corrupción, negocios sombríos y falta de transparencia.

De hecho, el presidente de la federación irlandesa de fútbol, John Delaney, afirmó este martes que debido a esta serie de escándalos el organismo había perdido prestigio.

"Sepp Blatter (presidente de la FIFA) no debería continuar, porque a pesar de que algunas cosas buenas que se han hecho durante los últimos años, hay que reconocer que la FIFA tiene una pésima imagen", dijo Delaney a la BBC.

Y este miércoles, uno de sus mayores escándalos -las acusaciones sobre pago de sobornos a través de empresas de mercadeo deportivo- explotó en su propia cara: 14 miembros de la organización fueron acusados formalmente, con posibilidades de ser extraditados a Estados Unidos para ser procesados por corrupción.

En BBC Mundo revisamos algunos los casos de corrupción más sonoros que han sacudido los cimientos del órgano rector del fútbol en el mundo.

Soborno por comprar derechos de televisión en América Latina

Este tema es el centro de la investigación por la que los 14 funcionarios fueron arrestados en un hotel de lujo en Suiza.

Esta historia tiene un nombre concreto: International Sports and Leisure, ISL, la empresa que fue creada para comercializar algunos eventos deportivos relacionados con la FIFA y que tuvo su principal marco de operaciones en América Latina.

La firma, que se declaró en quiebra en 2001 por deudas impagables, está señalada por ser el escenario central de supuestos actos de corrupción de varios miembros del comité ejecutivo de la FIFA como el expresidente de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf) Austin "Jack" Warner y el expresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, el paraguayo Nicolás Leoz, entre otros poderosos miembros del organismo mundial (muchos de los cuales fueron detenidos este miércoles).

De acuerdo con las investigaciones reveladas por la Justicia suiza en 2013, ISL había sido la plataforma para que algunos funcionarios de la FIFA recibieran comisiones de empresas de marketing a cambio de asegurar los lucrativos derechos de comercialización de los grandes eventos de la FIFA como la Copa del Mundo.

Se estima que al menos US$ 100 millones fueron pagados en sobornos. En medio de las investigaciones, Nicolás Leoz y el presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, Ricardo Texeira, de la Federación Brasileña, renunciaron a sus puestos, alegando razones "personales y de salud" para dejar sus posiciones.

En las investigaciones también fue implicado el expresidente de la FIFA, el brasileño Joao Havelange, quien también debió dejar su cargo de presidente honorario.

El comité de ética de la FIFA ordenó ese mismo año una investigación coordinada por Hans-Joachim Eckert, quien definió que el comportamiento de algunas personas dentro de la organización había sido "moral y éticamente reprochable".

Sin embargo, el caso fue declarado cerrado por el propio comité de ética.

De acuerdo a la información del diario The New York Times, los representantes de marketing que entregaron comisiones a los funcionarios de la FIFA también son investigados.

La elección de las sedes

Lo primero que hay que dejar claro es que la redada que se llevó a cabo este miércoles en Suiza no está relacionado con los presuntos casos de corrupción que sobrevuelan la elección de Qatar como sede del Mundial de 2022.

Sin embargo, vale la pena darle un vistazo a lo que representa una de las acusaciones más recientes sobre la entidad mayor del fútbol.

Cuando Sepp Blatter, el presidente de la FIFA, abrió el sobre que contenía el nombre del país que sería la sede del mundial número 22, muchas personas se preguntaron cómo sería posible disputar un torneo en un país donde las temperaturas alcanzan los 50 grados centígrados en los meses de junio y julio, que es cuando se organiza la Copa del Mundo.

Pero las suspicacias habían comenzado antes.

El diario británico The Sunday Times había publicado un extenso informe sustentando en correos electrónicos, faxes y recibos bancarios, donde se evidenciaba el recibo de pagos cercanos a US$4 millones a miembros del comité ejecutivo y presidentes de federaciones de algunos países por parte de representantes del comité de organización qatarí, liderados por el ex miembro de la FIFA Mohamed Bin Hammam, para asegurar la adjudicación de la sede.

Aunque la FIFA y los propios miembros implicados negaron tales actuaciones, además de señalar que la elección de Qatar –un país con no más de dos millones de habitantes y poco desarrollo del fútbol profesional- había sido totalmente transparente, las investigaciones continuaron.

La revista France Football presentó otro extenso dossier con acusaciones del mismo tono: según sus señalamientos, Bin Hamman habría sido el director de orquesta de una repartición de comisiones a presidentes de las federaciones de fútbol para retener la sede.

De nuevo, la FIFA acudió a su comité de ética para aclarar el caso. A finales de 2010, suspendió a dos miembros de su Comité Ejecutivo: Amos Adamu y Reynald Temarii como parte de una investigación sobre corrupción.

Temarii, de Tahití, fue suspendido por un año y multado con US$5.000 por violar el código de ética, mientras el nigeriano Adamu fue suspendido por tres años y multado con US$10.000 por violar cinco artículos del código de ética, incluyendo uno por sobornos.

Pero en 2014 el caso volvió a explotar. La FIFA designó al fiscal Michel García como investigador adjunto y a pesar del hallazgo de "ciertas irregularidades", el caso fue cerrado tras establecerse que la elección de Qatar había estado dentro de los estándares de la organización.

Sin embargo, García reclamó que la presentación por parte del comité de ética de su informe había sido "malintepretada" y que no correspondía a lo que había sido informado. El documento completo nunca ha sido dado a conocer por la FIFA.

Los excesos en Brasil

Más allá de que el Mundial de Brasil fue uno de los mejores de la historia en cuestiones deportivas, en el aspecto logístico fue duramente criticado por sus excesivos gastos e imposiciones en la construcción de estadios e infraestructura.

De acuerdo con las informaciones entregadas por el gobierno de Brasil y el Sindicato Nacional de Arquitectura, en la remodelación y construcción de los 12 estadios que sirvieron de sedes se gastaron cerca de US$3.400 millones.

Esa cifra lo convirtió en el torneo mundialista más caro de la historia.

Y también hizo que en junio de 2013, un año antes del inicio del torneo y en medio de la celebración de la Copa de Confederaciones, se presentaran fuertes protestas en las calles brasileñas contra los gastos para una Copa del Mundo.

Ante la creciente crispación social, la FIFA respondió a varios de los interrogantes sobre la necesidad de construir los estadios y la logística detrás de unas instalaciones que sólo serían utilizadas por un mes.

"La FIFA se ha hecho cargo de todos los gastos de operaciones del Mundial y no ha exigido nunca ningún tipo de desalojo", explicó la organización en un comunicado.

Pero también se informó que la FIFA había exigido levantar una ley vigente en Brasil para la prohibición venta de cerveza en los estadios durante el Mundial.

De acuerdo con varios medios, esa exigencia habría sido impuesta para permitir que uno de sus principales patrocinadores, la cerveza Budweiser, pudiera venderse en la cancha durante el torneo.

"Lamento decirlo y quizás parezca un poco arrogante pero eso es algo que no vamos a negociar, va a ser contemplado y tiene que ser contemplado -como parte de la ley- el hecho de que nosotros tenemos el derecho de vender cerveza", dijo el secretario general Jerome Valckeen durante una de sus visitas a Brasil.

Sin embargo, después la FIFA envió un comunicado explicando que ellos no solicitaban "una exención general de impuestos para sus patrocinadores o proveedores".

Qatar y los trabajadores

El gobierno de Qatar ha sido duramente criticado por la falta de cumplimiento de normas de seguridad mínimas para el millón y medio de inmigrantes que trabajan en los preparativos del Mundial de fútbol 2022.

El año pasado, el diario británico The Guardian publicó un informe donde denunciaba las críticas condiciones en las que los trabajadores realizaban las obras de los estadios.

Algunas organizaciones no gubernamentales habían denunciado la muerte de al menos 400 inmigrantes nepalíes en medio de la labor de construcción.

Los progresos en mejorar los derechos de los trabajadores han sido escasos, pese a las promesas, según la organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional.

Pero Qatar rechaza esa afirmación y asegura que la situación ha mejorado considerablemente.

Un equipo de la BBC viajó el mes pasado al país árabe para conocer si las condiciones de los trabajadores habían mejorado después de las denuncias hechas por varios medios alrededor del mundo.

Sin embargo, además de ser arrestados por miembros de seguridad de Qatar, varios de los obreros describieron a este medio su situación calificándola de "patética" y "opresiva".