• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El ensordecedor ruido del racismo en el fútbol de Rusia

La BBC fue testigo de actitudes racistas en un partido entre el CSKA y el Zenit, dos de los clubs más grandes de Rusia | Foto: BBC Mundo

La BBC fue testigo de actitudes racistas en un partido entre el CSKA y el Zenit, dos de los clubs más grandes de Rusia | Foto: BBC Mundo

El partido se disputó poco después de que el CSKA fuera forzado a jugar dos encuentros con el estadio vacío, castigado por la UEFA después del comportamiento racista y violento de sus aficionados durante una visita a Roma

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades restan importancia a las sugerencias de que el racismo es un problema grave en el país y dicen que están trabajando para erradicarlo del juego.

Sin embargo, un reciente informe liderado por el organismo Fútbol Contra el Racismo en Europa (Fare, por sus siglas en inglés), resaltó más de 200 casos de comportamiento discriminatorios vinculados al fútbol ruso durante dos temporadas.

El presidente de la FIFA, Sepp Blatter, expresó su preocupación por el problema y el año pasado le pidió personalmente al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que priorizara la lucha conta el racismo.

"Inaceptable"

Las escenas durante el encuentro entre el CSKA de Moscú y el Zenit de San Petersburgo, dos de los conjuntos más grandes de Rusia, reflejan que el esfuerzo hecho hasta ahora ha tenido un impacto limitado.

El partido se disputó poco después de que el CSKA fuera forzado a jugar dos encuentros con el estadio vacío, castigado por la UEFA después del comportamiento racista y violento de sus aficionados durante una visita a Roma.

 

"Siempre hay algo como esto viniendo de los aficionados de nuestros rivales", se quejó el delantero brasileño del Zenit, Hulk, después del partido en Moscú.

Él atribuyó el abuso a la "ignorancia y falta de cultura".

"Si algo como esto pasa durante una Copa del Mundo sería un grave problema", agregó el jugador brasileño.

Hulk fue el primer futbolista negro en toda la historia del Zenit cuando llegó al equipo en 2012.

Su fichaje fue motivo de protestas por parte de aficionados que defendían la falta de jugadores negros como una "importante tradición" y un tema de "identidad".

El año pasado, un delegado del organismo que regula el fútbol en el mundo, la FIFA, describió el nivel de racismo en el fútbol ruso como algo "completamente inaceptable" para un país que será sede de un mundial.

"No es tan serio"

Ser sede de un Mundial es una cuestión de prestigio para Rusia, especialmente en una época en la que enfrenta un aislamiento político por su apoyo a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania.

 

Ha habido algunos rumores sobre un posible boicot debido a la crisis.

Asimismo, las sanciones económicas sobre Moscú, sumadas a la fuerte caída en el precio del petróleo, forzó al gobierno a cortar el presupuesto destinado a la construcción de dos estadios, que tendrán 10.000 asientos menos que lo planificado.

Ahora se agregan las preguntas sobre el trato a los jugadores negros por parte de los aficionados.

Las autoridades deportivas no niegan que es algo que existe, pero consideran que el problema no es grave.

"Hay problemas en todos lados, pero en Rusia no es tan serio", dijo a la BBC el ministro de Deportes, Vitaly Mutko.

"Algunas veces los aficionados cantan cosas racistas, pero nosotros tomamos medidas. Hay castigos. No creo que estemos parados frente al tema. Hay muchos jugadores negros aquí y no veo el problema", dijo.

Puntos de vista

Algunos de esos jugadores a los que hace referencia Mutko no están de acuerdo.

A comienzos de la temporada hubo un incidente con el defensor del Dinamo de Moscú, Christopher Samba, quien fue víctima de abusos por parte de los aficionados del FC Torpedo de Moscú.

 

Samba reaccionó y la Unión de Fútbol de Rusia (RFU, por sus siglas en inglés) lo castigó con dos partidos por lo que llamaron un "gesto desagradable".

Otro caso fue el de un entrenador en Rostov, una de las sedes del Mundial 2018, que generó polémica cuando comentó que había "tenido suficiente de las cosas" cuando se le preguntó si estaba interesado en fichar a un defensa de Camerún. Se refería claramente a los jugadores negros.

El entrenador, Igor Gamula, también bromeó que su equipo podría tener Ébola después de que muchos jugadores cayeran enfermos.

Sus comentarios le valieron cinco partidos de suspensión después que fueron reproducidos en la prensa internacional, si bien Gamula defendió que su "broma" fue mal interpretada.

Actitudes como ésta repican en las gradas de los estadios cuando muchos aficionados consideran que los gruñidos de monos simplemente forman parte de las "bromas".

Ilegal

Los comportamientos racistas son ilegales desde hace más de un año cuando entro en vigor la ley de aficionados en 2013, la cual regula la conducta de los hinchas e introdujo una serie de sanciones muy estrictas en caso de que haya incitación a la violencia, odio y racismo.

 

Las penas pueden llegar a ser de siete partidos de suspensión, duras multas y 15 días de detención.

Un oficial de la RFU insistió que la ley ha sido implementada, pero que no podía brindar estadísticas.

El Torpedo de Moscú tuvo que jugar a puertas cerradas por el incidente con Samba, pero en el partido en el que estuvo presente la BBC entre el CSKA y el Zenit no hubo ningún tipo de reacción por parte de las personas de seguridad o la policía frente a los repetidos cánticos racistas.

Un representante del CSKA se justificó diciendo que los clubs no cuentan con equipos de vigilancia sofisticados para poder hacer frente al problema y procesar a los culpables.

Cuestión de tiempo

"Es recién que las autoridades han comenzado a luchar contra el racismo", resaltó Alexander Verkhovsky, del grupo ruso antirracismo SOVA.

 

"Hace cinco años había impunidad, a ellos no les importaba. Ahora necesitamos acciones más determinantes, pero el hecho de que estén haciendo algo es un progreso", aseguró.

Él atribuye el problema al "lamentable alto nivel" de racismo que afecta a la sociedad en general.

"Los aficionados de fútbol no son pequeños niños buenos", dijo un hincha del CSKA, Jan, durante el partido frente a Zenit.

"Son chicos de la calle y pueden tener puntos de vista muy radicales".

"El racismo existe en el fútbol ruso. No creo que vaya a ser erradicado en por lo menos una década", reflexionó.

Pero la Copa del Mundo es en tres años y la FIFA desea que el evento sea un reflejo de su postura de cero tolerancia ante la discriminación.

A día de hoy, Rusia está muy lejos de alcanzar eso.