• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

"Cómo engañé a un ladrón para recuperar mi laptop robada"

El DJ Gustavo "Zubreu" en acción, parte de los equipos robados y el intercambio de mensajes con el ladrón | Foto: BBC

El DJ Gustavo "Zubreu" en acción, parte de los equipos robados y el intercambio de mensajes con el ladrón | Foto: BBC

Un delincuente entró en su auto y se llevó sus instrumentos de trabajo:computadora, mezcladora de sonido y otras piezas y equipos, valorado todo en US$4.500, sin contar los dos terabytes de música que tenía almacenada 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una de las figuras más conocidas en la escena cultural de Belo Horizonte (Brasil), el DJ Gustavo Reis, atravesó una situación común para muchos brasileños: fue víctima de un robo que le causó un gran perjuicio.

Un ladrón entró en su auto y se llevó sus instrumentos de trabajo:computadora, mezcladora de sonido y otras piezas y equipos, valorado todo en US$4.500, sin contar los dos terabytes de música que tenía almacenada.

Hubiéramos podido contar una historia de indignación ante un crimen sin solución, pero el final esta vez fue diferente: Gustavo -conocido como DJZubreu- engañó al "ladrón" y recuperó su laptop.

Pero lograrlo no fue fácil: necesitó decenas de mensajes, encuentros tensos y tentativas frustradas de arrestarlo. Aquí el relato del DJ en primera persona:

Después de tocar durante una noche difícil (espacio abierto, viento y frío), puse una caja con todo mi equipo en el maletero del auto.

Me detuve en una calle tranquila para tomar una copa en un bar. Al salir, conduje al edificio de mi novia. Dejé el auto en el estacionamiento y subí al apartamento sin mis cosas, pues debía salir temprano al día siguiente.

Sin embargo, en la mañana me llevé una sorpresa: no había nada en elmaletero. Me entró la desesperación: iba a ser un día especial, pues lo iba a pasar con mi hijo.

Publiqué en Facebook la lista de los equipos robados, por si alguien me daba alguna pista.

En los comentarios de la publicación, alguien me sugirió visitar un conocido sitio de ventas por internet, OLX. Un día después del robo, recibí un mensaje por WhatsApp: "Mira si esta computadora no es la tuya".

En una rápida búsqueda por la página, noté que todas las computadoras Mac que estaban a la venta mostraban una foto con el número de serie y las configuraciones.

Miré los datos de esa computadora y confirmé que era la mía.

Negociaciones

Le pedí a mi novia y a mi hermano que dejaran ofertas en el sitio, para "cercar" al vendedor y cerrar el negocio.

Los otros equipos -audífonos, discos duros, mezcladora y adaptadores- parecían perdidos: no había ningún anuncio sobre ellos.

DJ Gustavo Reis

Mi hermano comenzó a negociar con el "vendedor - intermediario - ladrón": pidió descuentos y hacer el pago en efectivo.

Mi novia preguntó sobre el estado de la máquina, sobre los accesorios. Era lunes y el vendedor decía estar fuera de la ciudad. Regresaría en dos días.

Sospeché que estaba ganando tiempopara desbloquear la laptop, que tenía contraseña. Fui a la policía con la factura y el número de serie de todos los equipos y les conté sobre la negociación.

Los policías parecían animados, pero podían arrestar al ladrón solo después de confirmar la propiedad de un objeto robado.

Tenían que comprobar el número de serie de la laptop antes de ejecutar cualquier detención.

¿Caso perdido?

Llegó el miércoles y no había pasado nada. El vendedor había postergado las reuniones acordadas para la venta y había desaparecido. Temí que no hubiera logrado desbloquear la máquina.

¿Qué haría entonces?

Yo ya había suspendido mi cuenta de Facebook porque temía que el ladrón pudiese identificarme por mis tarjetas de presentación (que estaban entre el material robado) o por los datos de la computadora.

Una búsqueda rápida de mi nombre podía echar todo a perder.

Tenía todo al frente, en la página de OLX: la foto, datos personales, teléfono y dirección del "vendedor".

Como el ladrón estaba desaparecido, decidí arriesgarme con una nueva estrategia: yo mismo hacer el contacto.

Por buen camino 

Cambié mi estrategia: ya no sería un cliente, sino un proveedor de servicios.

Lunes, 12:09: "Hola, ¿todavía tienes la laptop? Compro Mac, piezas y accesorios", le escribí por WhatsApp.

¿Tienes la contraseña de Mac?, respondió el "vendedor". Yo había cambiado mi nombre en la aplicación y me envió una foto de la pantalla bloqueada con espacio para la clave.

"Está bloqueada. Tienes que poner la contraseña con una aplicación que tengo acá. Demora unas tres horas", le dije como diagnóstico falso.

"¿Cuánto cuesta? Cuánto demora formatear la máquina?". El ladrón había caído. Le di un precio y gané incluso más tiempo: le dije que el formateo tomaría 24 horas.

Intercambiamos mensajes sobre cómo nos encontraríamos. Al mismo tiempo, mantenía a los policías informados para me pudieran acompañar a la cita.

El encuentro 

Llegó el día: el ladrón y yo quedamos en vernos en un café de una calle tranquila y de un solo sentido de tránsito. Si intentaba huir, sería más fácil para la policía cerrar la vía y arrestarlo. Llegué con un amigo, al que llevé por seguridad.

A la hora señalada, el hombre, que se identificaba como Juliano, avisó por mensaje que estaba frente al café con la computadora. No bajó de su auto.

Fuimos hasta el vehículo. Él me mostró la laptop con la pantalla bloqueada y me preguntó si necesitaba el cargador. Al ver esa pieza no me quedó duda: era mi computadora. Después volví a confirmarlo por el número de serie.

Contuve la alegría y las ganas de bailar. Le dije que le devolvería la máquina después de tres horas.

Hasta ese momento, la policía no había aparecido. Mandé mensajes a uno de los investigadores confirmándole que había reconocido la computadora y la hora en la que supuestamente la iba a devolver.

Se suponía que regresaría para mostrarles quién era el ladrón y ellos lo detuvieran. Había policías vestidos de civil en el café y fuera de este. Adrenalina.

Al cabo de las tres horas, en el camino de vuelta al café, volví a encontrar al ladrón en su auto, estacionado en el mismo lugar de antes.

Laptop del DJ Zubreu

Yo llevaba una mochila vacía y él me pidió la laptop por la ventana. Le dije que no podía entregársela ahí porque alguien de mi trabajo podía ver que estaba ofreciendo servicios de manera independiente.

Le pedí que me encontrara en el café y avancé rápidamente hacía allá. Juliano arrancó el auto y luego me escribió: "Me pusiste una trampa, había policías".

Lo negué y le dije que estaría en un bar cercano. Avisé otra vez a la policía, pero Juliano se dio cuenta de la emboscada.

"Hay policías aquí también. Los tres del café: camisa negra, camisa gris y uno con unos 'Ray-Ban", me dijo.

Respondí que deberían estar ahí por otra persona o porque la comisaría estaba cerca.

Nuevo intento

Juliano se fue. Más tarde nos mandamos más mensajes. Él quería que le enviara la máquina por correo y yo insistía en encontrarnos.

Mi idea era recuperar el resto de cosas, pero decidí dejarlo ahí. Tener la computadora de vuelta ya era bastante y no quería extender mi contacto con él.

Le entregué todo a la policía: números de teléfono, historial de conversaciones, placa del auto y anuncios en OLX.

Finalmente, llevé mi equipo al servicio técnico, para reinstalar el sistema operativo, que había desaparecido en el proceso. Además, tuve que recomenzar mi carrera, con equipos y repertorio nuevo, pero con un cierto orgullo de haberle ganado a un profesional.

OLX informó que lo que le sucedió a Gustavo "viola los términos y condiciones de uso" de la plataformaDijo también que recomienda a los usuarios que denuncien el contenido irregular que encuentren en la página, para que la empresa investigue y tome las medidas necesarias.

"OLX se pone a disposición de las autoridades para colaborar en lo que fuera necesario y destaca que cuenta con un botón de denuncia en todos los anuncios", dijo.