• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El emotivo reencuentro de una madre con su hijo que estuvo 20 años desaparecido

Steve dijo que fue como un balde de agua fría enterarse de que su madre lo había estado buscando | BBC Mundo

Steve dijo que fue como un balde de agua fría enterarse de que su madre lo había estado buscando | BBC Mundo

La mujer tenía problemas en su relación amorosa con Valentín Hernández, el padre del niño, y al final resultó que había sido él quien se había llevado al menor de año y medio de edad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un día de 1995, María Mancia volvió de trabajar a su casa en Rancho Cucamonga, en California (EE.UU.), y su hijo, Steve, de año y medio de edad, había desaparecido.

"Pensé que nos habían robado, pero luego me di cuenta de que lo único que faltaba era la ropa de Steve", contó María Mancia al diario San Bernardino Times.

La mujer tenía problemas en su relación amorosa con Valentín Hernández, el padre del niño, y al final resultó que había sido él quien se había llevado al menor.

Junto con Steve, se había llevado todas sus pertenencias y fotos. Se había llevado incluso las ecografías del niño en el vientre de su madre.

Lo único que le quedó a Mancia desde entonces fue una foto en blanco y negro de su pequeño, que su familia de El Salvador le envió de vuelta.

Búsqueda

María pidió ayuda a las autoridades del condado de San Bernardino, donde vivía, y la policía buscó a Steve por distintos estados de EE.UU.

Cada año, María veía más lejana la posibilidad de reencontrarse con Steve.

Hasta que en febrero, según explica el diario Los Angeles Times, la fiscalía de San Bernardino recibió pistas convincentes de que Steve Hernández estaba en Puebla, México, al sur de Ciudad de México.

Para asegurarse de que era el Steve que María Mancia estaba buscando, las autoridades se acercaron a él con el pretexto de que estaban investigando la desaparición de su padre, según dijo Karen Cragg, investigadora de la fiscalía de San Bernardino, a los medios.

"No queríamos que supiera qué estaba pasando", dijo Cragg a la agencia Associated Press. "No queríamos asustarlo. Teníamos que ser muy cuidadosos".

Tampoco querían crear falsas esperanzas ni para Steve ni para su madre.

Abandonado

Al hablar con el ahora joven de 22 años, confirmaron que su historia coincidía con la del niño desaparecido. Solo que él pensaba que su madre lo había abandonado.

El siguiente paso fue tomarle una prueba de ADN, con el pretexto de que serviría para identificar a su padre.

En mayo, los resultados terminaron de confirmar que se trataba del hijo de Mancia.

Cuando María se enteró de que su hijo estaba vivo, rompió en llanto.

Reencuentro

Como no tenía pasaporte, pese a ser ciudadano estadounidense de nacimiento, el Departamento de Justicia de EE.UU. ayudó a Steve a cruzar la frontera por Tijuana para reencontrarse con Mancia.

`Fue una gran sorpresa", dijo el joven Hernández al diario San Bernardino Sun.

"No sabía si ella estaba viva o no y recibir una llamada diciendo que la habían encontrado y que me había estado buscando fue como un balde de agua fría".

El joven aseguró que tiene planes de quedarse en EE.UU. y que espera estudiar Derecho, como ya hacía en México, según Associated Press.

Cuando finalmente se encontraron, Steve abrazó a su madre, que estaba en llanto, y secó sus lagrimas."Ahora la angustia que he llevado se fue", dijo la mujer.

Steve también se encontró con cuatro hermanos, de los que no sabía nada. Todavía no se sabe qué sucedió con el padre.