• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Se echó para atrás Ecuador con Snowden?

El presidente de Ecuador, Rafael Correa / Reuters

El presidente de Ecuador, Rafael Correa / Reuters

Las recientes declaraciones del presidente ecuatoriano Rafael Correa en el caso Snowden han llevado a diversos analistas a señalar que Ecuador ha dado un giro en su posición frente al exagente de inteligencia de Estados Unidos acusado en su país de filtración de información secreta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Correa dijo al diario británico The Guardian que "fue un error" de un funcionario diplomático ecuatoriano -el cónsul de Ecuador en Londres, Fidel Narváez- el haber otorgado a Snowden un documento de viaje para ayudarlo a viajar de Hong Kong a Moscú, donde el estadounidense se encuentra, según se ha dicho, en el área de tránsito de un aeropuerto.

El mandatario ecuatoriano además ha señalado que Snowden es responsabilidad de Rusia y ha reiterado que tiene que pisar territorio de Ecuador antes de que su gobierno considere cualquier pedido de asilo.

Preguntado por The Guardian si le gustaría reunirse con Snowden, Correa señaló: "No particularmente. Él es una persona muy complicada. Estrictamente hablando, el señor Snowden espió por algún tiempo".

El pasado 24 de junio, al confirmar la petición de asilo a Ecuador, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño había hablado en muy buenos términos acerca del exagente estadounidense.

"El denunciado persigue al denunciante. El hombre que intenta aportar luz y transparencia a hechos que afectan a todas las personas se ve perseguido por quienes deberían dar explicaciones a gobiernos y ciudadanos acerca de las denuncias presentadas", había dicho Patiño.

Y el jueves pasado, el gobierno ecuatoriano anunció que renunciaba unilateralmente a la renovación del Acuerdo de Preferencias Arancelarias (ATPDEA) con Estados Unidos, como rechazo a las "amenazas" de sectores políticos estadounidenses de no renovar tal convenio si Ecuador decidiera conceder asilo a Snowden.

Patiño: "Ni un paso atrás"

"Ecuador ha dicho y ha ratificado que está dispuesto a estudiar la solicitud de asilo de Snowden. No hemos dado ni un paso atrás", escribió este martes el canciller Patiño en su cuenta en Twitter, en relación a quienes creen que su gobierno ha retrocedido en su posición frente al caso del exagente estadounidense.

Pero a decir de analistas como el excanciller ecuatoriano José Ayala Lasso, es evidente una variación en la posición inicial de Ecuador en torno a Snowden.

"Quizá las reflexiones que surgieron en el país y en el exterior llevaron al presidente Correa a meditar sobre la situación y a variar su posición inicial", dijo Ayala Lasso a BBC Mundo.

Para el excanciller, la renuncia unilateral a las preferencias arancelarias con Estados Unidos "fue un error producto de la precipitación y la falta de reflexión, sin ninguna base de conveniencia para el país".

Un 40% de las exportaciones ecuatorianas van al mercado estadounidense, y según lo han manifestado autoridades de comercio de Ecuador, se buscan mecanismos para compensar a los exportadores que enviaban sus productos a Estados Unidos amparados en el ATPDEA. Esto más allá de que aún se espera una decisión en Estados Unidos en torno al Sistema General de Preferencias (SGP) que beneficia a varios productos.

La llamada de Biden

A decir del catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Simón Pachano, no está claro cuánto pudo incidir en el "retroceso" de Ecuador en torno a Snowden la llamada efectuada por el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, al presidente Correa el viernes pasado.

"No sé si esa llamada incidió. Lo que sí me parece es que Ecuador se dio cuenta de que esto se le iba de las manos y que el país no tenía ningún beneficio real", señaló a BBC Mundo el analista, para quien el caso Snowden ha hecho que el mundo ponga los ojos en qué ocurre con la libertad de expresión en Ecuador mientras a la vez se plantea proteger al exagente estadounidense.

Pero no todos coinciden en hablar de un cambio de actitud de Ecuador frente a Snowden. Tal es el caso del presidente de la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional, Fernando Bustamente, quien manifestó a BBC Mundo que "el gobierno ecuatoriano siempre dijo que se tomaría su tiempo para estudiar el caso y tomar una postura".

"Que un funcionario subalterno haya tomado una decisión, y eso haya parecido como que era la posición del gobierno ecuatoriano, es otra cosa. Ecuador nunca tomó una postura antes de ahora", señala el asambleísta oficialista.

Relación Ecuador-Assange

En medio de esto, en los últimos días se ha evidenciado cierto malestar en el gobierno de Correa frente a la actuación del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, tanto en la emisión del documento de viaje entregado a Snowden, como en declaraciones de Assange sobre la llamada efectuada por el vicepresidente de Estados Unidos al presidente de Ecuador.

"A mí sí me molestó un poquito la actuación de Assange y hablé con el canciller para que le transmita que no se refiera a situaciones de nuestro país", dijo hace poco Correa a la agencia AFP .

El mandatario añadió en referencia al australiano asilado en la embajada ecuatoriana en Londres por más de un año: "¿Él qué sabe de la llamada que me hizo Joe Biden? Y dice que me ha llamado para presionarme. Jamás hubiera permitido una llamada para recibir presiones. El vicepresidente ha sido muy amable, muy cortés. No es correcto lo que ha declarado Assange".

Para el excanciller José Ayala Lasso, se trata de una "injerencia indebida y condenable" de Assange, que amerita acciones firmes por parte del presidente Correa.

Y esa no sería la única razón de malestar en la administración de Correa. Desde el gobierno ecuatoriano se ha hablado de filtraciones de comunicaciones, correos electrónicos, de funcionarios de Ecuador. El mismo canciller Patiño ha dicho en su cuenta Twitter que "entraron" a su correo electrónico y "revelaron la carta de disculpas que me envió Julian Assange hace pocos días".