• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La dificultad de volver al colegio tras la quimioterapia

Lily Anderson, de 17 años, solía ser una ávida lectora. Pero después de ser diagnosticada y tratada para la enfermedad de Hodgkin, un tipo de cáncer, su placer por la lectura se convirtió en una rareza | BBC Mundo

Lily Anderson, de 17 años, solía ser una ávida lectora. Pero después de ser diagnosticada y tratada para la enfermedad de Hodgkin, un tipo de cáncer, su placer por la lectura se convirtió en una rareza | BBC Mundo

Lily Anderson, de 17 años, solía ser una ávida lectora. Pero después de ser diagnosticada y tratada para la enfermedad de Hodgkin, un tipo de cáncer, su placer por la lectura se convirtió en una rareza

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Solía leer un libro al día. Y ahora estoy un poco mejor, pero antes (tras el tratamiento) no podía leer nada. Me quedaba pegada leyendo la misma oración; y tanto mi concentración como mi memoria eran terribles".

Después de someterse a quimioterapia, radioterapia y trasplante de células madre, esta joven inglesa está libre de cáncer. Pero el tratamiento le ha pasado factura.

Cuando intentó regresar al colegio, justo después de que le dieran el alta, tenía 16 años y su cerebro estaba extenuado. Le fue imposible concentrarse durante más de media hora, y aprender cosas nuevas le era muy difícil.

Tuvo que descansar por un año de la escuela.

Los cambios en la memoria y concentración de Lily, que ocurrieron después del tratamiento de cáncer, con frecuencia se conoce como "deterioro cognitivo después de la quimioterapia".

La primera vez que se supo de estos efectos fue por informes de mujeres que habían sido tratadas para el cáncer de mama. Pero todavía no se conoce por qué ocurren los cambios y si son causados por la quimioterapia.

La organización británica Cancer Research UK informa que entre los síntomas de este deterioro cognitivo está olvidar cosas que normalmente recordaría la persona, dificultad para pensar en la palabra correcta y para seguir una conversación, problemas para concentrarse y sensación de confusión mental.

"Con frecuencia estos cambios son leves y muy sutiles. Pero si los tienes, pueden reducir la calidad de vida", se lee en la página de Cancer Research UK.

Hasta cinco años

Los resultados preliminares de un nuevo estudio, que se anunciarán esta semana en una conferencia sobre el cáncer en adolescentes y adultos jóvenes, sugieren que un número importante de pacientes jóvenes sufren efectos relacionados con la memoria tras la quimioterapia.

 

El trabajo de la Universidad de Manchester, el cual todavía no se ha publicado, comparó los resultados de las pruebas de memoria en adultos jóvenes que se habían sometido a este tratamiento con los que no.

De la muestra de 75 pacientes tratados para el cáncer, entre 16 y 50 años, los investigadores descubrieron que más de la mitad sufrió una reducción del rendimiento en habilidad espacial, y a un cuarto de los voluntarios les fue aún peor en las pruebas de memoria verbal a largo plazo.

Los primeros resultados sugieren que estos efectos pueden durar hasta cinco años después del tratamiento.

Hasta ahora, los estudios que se han hecho sólo han mirado los problemas de memoria en las personas que han desarrollado cáncer más tarde en la vida o en las personas que han sobrevivido a una niñez con la enfermedad.

Helen Thompson, de Cancer Research UK, señaló que era importante saber más sobre el impacto de los tratamientos de cáncer en los adolescentes. "Si se añade la carga física y emocional a un tratamiento que implica cambios en el cuerpo y que ocurre en medio de exámenes escolares, (la experiencia) puede ser muy difícil".

Lily descubrió que este leve deterioro cognitivo representa un gran reto cuando la persona está terminando su educación secundaria y se prepara para la universidad.

"Los problemas de memoria fueron una sorpresa. Pensé que de lo único que me tendría que preocupar era por la pérdida del cabello y el malestar físico".

Un nuevo revés

Oana Lindner, autora del estudio de Manchester, explica que justo cuando los sobrevivientes de cáncer jóvenes quieren volver a la normalidad con sus vidas, descubren que tienen que lidiar con otro revés.

Lindner agrega que por eso es importante reconocer que la quimio puede producirles un deterioro cognitivo, pues esto permite que se investigue más sobre el tema a fin de buscar formas de prevenirlo y tratarlo.

"La terapia puede ayudar a reducir los problemas o -al menos- ayudar a lidiar con ellos; y las estrategias cognitivas podrían ayudar a aumentar el desempeño de la memoria".

La especialista señala que es obvio que la quimioterapia hace algo en el cerebro de algunos pacientes con cáncer, pero todavía se está investigando por qué y cómo ocurre.

No obstante, aclara que se deben tomar en cuenta otros factores, como el impacto de la depresión y el cansancio de estos pacientes en sus funciones cognitivas, así como su baja calidad de vida durante y tras el tratamiento.

Lily espera regresar al colegio este septiembre y seguir adelante con su vida. Sabe que sus profesores entienden la situación y le darán todo el apoyo que necesite.

En cuanto al futuro, espera convertirse en enfermera porque "sería una forma increíble de ayudar a otros".

Más protagonistas de la salud