• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Son más difíciles las entrevistas de trabajo en video?

Las tabletas jugarán un papel clave en la movilidad laboral

La dificultad de las entrevistas por video

Las entrevistas laborales, tal como las conocemos, no existirían si no fuera por Thomas Edison

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La entrevista de trabajo es una dura prueba que la mayoría de la gente debe enfrentar en algún punto de su carrera profesional.

Pero a medida que el video reemplaza las reuniones cara a cara, ¿es más difícil encontrar el empleo soñado?

Las entrevistas laborales, tal como las conocemos, no existirían si no fuera por Thomas Edison.

Cansado de contratar graduados universitarios que no tenían los conocimientos necesarios, Edison ideó el primer cuestionario de empleo para los aspirantes.

Era tan difícil que en 1921 el periódico New York Timesdeclaró que sólo una "enciclopedia andante" podía responderlo con éxito.

Incluía preguntas como "¿Cuánto pesa el aire en una habitación de 6m x 9m x 3m?" o "¿Dónde se encuentran los cóndores?"

Sin embargo, hoy en día, el truco para causar una buena impresión en una entrevista tiene menos que ver con lo que sabes que como te ves en cámara.

Jean Luc, un profesional del mercadeo de 30 años que vive en Londres, tuvo recientemente su primera video-entrevista para una compañía de innovación en internet con base en Berlín.

"Tuve los nervios típicos antes de la entrevista. Pero uso Skype todo el tiempo ya que mis padres viven en Sudáfrica, así que lo sentí como un proceso más familiar. Lo que me desconcertó fue que cuando activé el video, mi entrevistador tenía su cámara apagada."

"Hubiera sido extraño si yo apagaba mi video, así que hice la entrevista ante una pantalla negra. Fue como hablar conmigo mismo".

Contacto visual

Mirar hacia el punto equivocado es una de las trampas más comunes de las video-entrevistas, dice Megan Broussard, asesora profesional y bloguera en Nueva York.

"Es muy tentador mirarse a uno mismo en esa cajita para asegurarse de que no tenemos pelo sobre la cara o que no estamos haciendo muecas raras".

"Pero lo cierto es que puede distraer a la otra parte o interpretarse como timidez o incluso falsedad, dos cualidades que empleadores y candidatos quieren evitar".

"Está bien mirar a quien habla en la pantalla, pero hay que responder siempre mirando a la cámara para crear la ilusión de contacto visual directo".

Según una encuesta realizada en Estados Unidos, 6 de cada 10 gerentes de Recursos Humanos utilizan el video para entrevistar a los candidatos para un puesto de trabajo.

En el Reino Unido, un número creciente de empresas también lo hace, dice a la BBC Claire McCartney, de CIPD, un instituto colegiado de profesionales de recursos humanos.

"Las video-entrevistas se están convirtiendo en opciones atractivas a medida que más organizaciones abren sucursales en el extranjero", dice McCartney.

Y tanto como entrevistas en vivo con servicios como Skype, algunas firmas dan "video-cuestionarios" para que los candidatos los graben.

La empresa británica Webrecruit ha registrado un aumento constante del uso de entrevistas automatizadas con video en los últimos años. Los empleadores pueden ver cuando quieran las respuestas grabadas por los candidatos.

"Los clientes nos dan sus preguntas, el aspirante recibe un e-mail automatizado invitándolo a la entrevista", explica Leona Matson, de Webrecruit.

"El entrevistado puede hacer la entrevista en una franja de tiempo determinada, se graban las respuestas y después el cliente puede verlas cuando mejor le convenga".

Como el empleo se está convirtiendo en un asunto global, las video-entrevistas pueden ser mucho más rentables.

En 2012 los empleadores en el Reino Unido dedicaron un promedio de 10 días de trabajo a entrevistar candidatos, 16% de la semana laboral viajando para encontrarse con ellos y gastaron unos US$5.000 para devolver a los aspirantes los gastos de viaje, de acuerdo con una encuesta realizada por la compañía holandesa Cammio, especializada en servicios de video en línea.

"Planificar y realizar entrevistas puede ser costoso y llevar tiempo", dice Matson. Las grandes firmas internacionales pueden ahorrarse mucho.

La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en inglés), por ejemplo, ha registrado un recorte de 20% en sus gastos de reclutamiento por usar evaluaciones en video automatizadas para una primera ronda de entrevistas.

Video versus cara a cara

Las primeras impresiones siguen siendo cruciales.

"Definitivamente puedes obtener una mejor primera impresión de los candidatos utilizando una combinación de video y currículum", opina Walter Hueber, director ejecutivo de Cammio, "es más visual y te permite hacer una evaluación más amplia del candidato".

¿Pero la tecnología ofrece una ventaja injusta a las generaciones más jóvenes?

"Acostumbrarse puede llevar su tiempo", dice Peter Russell, de VuCall, una consultora de servicios de video de Londres. "Cuando empezamos hace tres años, a la gente del sector empresarial le costaba sentirse cómoda viéndose en una pantalla. Pero después de un tiempo, muchos se acostumbraron y aprendieron a relajarse".

Jean Luc dice que preferiría hacer todas sus futuras entrevistas de trabajo con video, para evitar la ansiedad innecesaria.

"De esta forma se evita la presión de llegar a tiempo, de quedar atrapado por el tráfico, de preocuparse por qué ponerse. Me sentí mucho más tranquilo haciendo la entrevista en casa y fui capaz de pensar con más claridad antes de responder".

Pero a veces el video no puede competir con el contacto frente a frente, dice Mike Parker, quien lidera Pitchcoach, una consultora de comunicación empresarial.

"Sospecho que para los puestos superiores seguirá siendo cara a cara. No puedes ver un apretón de manos, no puedes ver cómo entra en la sala", opina Parker y deja una duda flotando:

"La mitad de los viajes de negocios, en teoría, podrían ser reemplazados por las telecomunicaciones, pero aún no sucede. ¿Por qué será?".