• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Por qué el día de hoy tiene un segundo de más

Al 30 de junio de este año se le añadirá un segundo | Thinkstock

Al 30 de junio de este año se le añadirá un segundo | Thinkstock

La última vez que se añadió un segundo, en 2012, la aerolínea Qantas registró cientos de retrasos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mes que está a punto de acabar durará un segundo más y, por consecuencia, 2015 será más largo que 2014.

Así lo decidió el Servicio Internacional de Rotación de la Tierra (IERS, por sus siglas en inglés) en enero.

El organismo responsable de mantener el tiempo global anunció que el segundo se le añadirá a este martes, 30 de junio.

Y este cambio lo registrarán los 400 relojes atómicos del mundo, repartidos en 70 laboratorios de varios países.

Pero, ¿por qué sumar un segundo?

Este segundo adicional, también llamado segundo intercalar, es un ajuste para mantener la hora GMT (basada en la rotación de la Tierra) sincronizada con los estándares que marcan los relojes atómicos.

El tiempo que indican estos aparatos (el tiempo atómico, no ligado al fenómeno astronómico) es extremadamente preciso, pero difiere en unas fracciones de segundo del tiempo marcado por la rotación del planeta.

Y es que la Tierra ha ido girando cada vez más lentamente sobre su eje, y gradualmente el día solar se ha alargado a razón de 1,7 milisegundos por siglo.

Como consecuencia, de tanto en tanto es necesario un segundo adicional para ajustar el desfase horario.

Así, a la medianoche este martes 30 de junio los relojes atómicos del mundo, después de marcar 23:59:59 UTC (Tiempo Universal Coordinado) y antes de indicar las 00:00:00, marcarán las 23:59:60.

Según este sistema, también sería posible restar un segundo al mes si la rotación de la Tierra se acelerara ligeramente; en ese caso, los relojes atómicos saltarían de las 23:59:58 directamente a las 00:00:00.

¿Cuántos segundos se añadieron ya?

Esta medida es relativamente nueva y tiene relación con el cambio de estándares de medición del tiempo.

En 1967 se dejó de utilizar como estándar el GMT (Tiempo Medio de Greenwich), basado en observaciones astronómicas, y se adoptó la UTC (Tiempo Universal Coordinado), después de que el segundo se redefiniera como la duración de los ciclos de radiación del átomo 133 del cesio.

El segundo intercalar se empezó a aplicar unos años después, en 1972.

Y desde entonces se han sumado en total26 segundos intercalares, siempre el 30 de junio o el 31 de diciembre.Entre enero de 1972 y diciembre de 1998 el IERS dio instrucciones de insertar un segundo intercalar en 22 ocasiones.

El intervalo entre el 31 de diciembre de 1998 y el 31 de diciembre de 2005 fue el periodo más largo sin estas inserciones.

Y la última vez que se añadió un segundo intercalar fue el 30 de junio de 2012.

¿Qué consecuencias tiene?

Aunque quizá es demasiado llamar "cataclismo digital" a lo que ocurrió la última vez que se aplicó la medida, es cierto que se registraron ciertos problemas.

Varias páginas web y aplicaciones de internet vieron sus servicios interrumpidos; entre otros, Mozilla, Reddit, LinkedIn, Yelp y FourSquare.

Ante esto, cuando el servicio de Reddit cayó durante una hora el 1 de julio de 2012, la compañía escribió lo siguiente en su cuenta de la red social Twitter: "¿Alguna vez deseaste tener un segundo más? Este no es uno de esos momentos".

No lo desearían, sobre todo, quienes habían comprado un pasaje con la aerolínea Qantas.Todo el sistema de la compañía aérea australiana colapsó durante horas.

Esto obligó a los empleados a registrar manualmente a los pasajeros, lo que terminó en cientos de vuelos retrasados.Estos problemas se deben a que el Protocolo del Tiempo de la Red (NTP, por sus siglas en inglés), el protocolo de Internet para sincronizar los relojes de los sistemas informáticos, está diseñado para ajustarse al estándar de los relojes atómicos y no al de la rotación de la Tierra. Y, por lo tanto, no registra por sí solo los segundos intercalares.

Ante esto, varias compañías han buscado sus propias salidas.

Amazon, por ejemplo, informó al medio estadounidense ABC News, está "implementanto soluciones alternativas para evitar el segundo intercalar".

Y Google es otra de las empresas que buscaron una solución al problema, después de que un segundo añadido en 2005 provocara que algunos de sus sistemas informáticos dejaran de aceptar nuevos comandos.

Ahora, para evitar inconvenientes, Google añade poco a poco un par de milisegundos a los relojes de sus servidores a lo largo del día del ajuste horario.

Pero a pesar de que el gigante tecnológico hizo pública su alternativa, hay quien augura problemas también para esta edición.

¿Qué alternativas se plantean?

Por estos inconvenientes, son varios los países que se oponen a la medida; entre otros, México, Alemania, Estados Unidos, Italia, Francia, Japón y Rusia.

Expertos de estas naciones señalan que el segundo intercalar altera sistemas de precisión utilizados para la navegación, las comunicaciones, así como el sistema financiero global.

Y que la única razón por la que se mantiene la medida es por tradición.Sin embargo, los defensores hacen hincapié en que, con sus inconvenientes, el sistema funciona y que representa un compromiso entre las dos formas de medición del tiempo.

Reino Unido, por ejemplo, defiende la práctica diciendo que es esencial para mantener el vínculo entre la medición del tiempo y el ciclo natural del sol, ya que hace tiempo que nuestro concepto del tiempo está íntimamente ligado a la rotación de la Tierra, la base del día solar.

Pero ya se han puesto alternativas sobre la mesa.La Unión Internacional de Telecomunicaciones propuso añadirle una hora a los relojes atómicos cada 600 años para evitar la desincronización.Y otra de las ideas consiste en retroceder estos aparatos una hora cuando la variación haya acumulado un retraso de media hora.

Según los cálculos de la Universidad de Bon, esto ocurriría en 2600.Sea como sea, la medida no se cambiará este año, y quien diga que le falta el tiempo este mes dispondrá de un segundo más que dedicar a sus tareas.