• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

5 curiosidades que marcaron la historia del tenis

El tenis fue creado por un español junto a un amigo inglés en el centro de Inglaterra/BBC MUNDO

El tenis fue creado por un español junto a un amigo inglés en el centro de Inglaterra/BBC MUNDO

El Real Tenis es el padre de la versión actual del deporte

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venus Williams, junto a su hermana Serena, marcó una era en el tenis femenino, tanto por sus éxitos como por sus atuendos en la pista.

¿Sabías que el tenis fue creado por un español junto a un amigo inglés en el centro de Inglaterra? Por lo menos así fue en la versión moderna del tenis, un deporte que ha evolucionado constantemente desde que apareció a finales del siglo XIX y que ha experimentado cambios radicales en los últimos 40 años.

El último de ellos se produjo este año cuando la Federación Internacional de Tenis aprobó el uso de la Tecnología de Análisis de los Jugadores, con la que se controla a los tenistas (monitoreando su posición, aceleración y ritmo cardiaco, entre otras variables), sus golpes (orientación y orientación de la raqueta) y la pelota (velocidad y trayectoria).

La implementación de este sistema fue impulsada por las exigencias del tenis profesional del siglo XXI, donde prevalecen los súper tenistas con golpes poderosos y una capacidad atlética que combina las explosiones de velocidad de un corredor de 100 metros con la resistencia de un maratonista.

Pero antes de este cambio hubo otras transformaciones que le han dado forma al tenis como se conoce hoy.

1. El Real Tenis

Se puede decir que el Real Tenis es el padre de la versión actual del tenis: un juego de raqueta y pelota que surgió de un deporte similar francés conocido como jeu de paume (El juego de la palma), que se practica en recintos bajo techo sobre superficies duras de madera o piedra.

El Real Tenis, que se sigue jugando en el mundo, se práctica en canchas de pista cubierta.

La versión moderna del deporte, creada por el capitán Harry Gem y el español Augurio Perera por el año 1865, es en realidad una evolución del Real Tenis.

Ambos amigos decidieron, aprovechando el césped del jardín de la casa de Perera, sacar este juego al aire libre.

Unos años después, en 1874, se publicaron las primeras reglas de esta nueva versión del deporte, que fue llamado "Tenis de césped" (Lawn Tennis, en inglés) por la superficie en la que se jugaba y para ser diferenciado del original.

2. Las pelotas amarillas

Durante la década de los años 60 y 70 aumentó la popularidad del tenis en el mundo cuando se aprobó la participación de jugadores profesionales junto a aficionados en los principales torneos del calendario, lo que atrajo el interés de la televisión. Las pelotas amarillas es un elemento distintivo del tenis.

Las pelotas hasta entonces habían sido blancas y negras, dependiendo de la superficie de la cancha, pero un estudio mostró que el color amarillo hacía a las pelotas más visibles para la audiencia por televisión y éstas fueron aprobadas en 1972, según explica la página oficial de la Federación Internacional de Tenis.

Sólo Wimbledon mantuvo la tradición con pelotas blancas hasta 1986, año en el que adoptó el color amarillo en el torneo.

3. Las raquetas pequeñas y de madera

Las raquetas con las que se comenzó a jugar tenis eran de marco de madera y cuerdas creadas con la capa exterior de los intestinos de las ovejas, que más tarde fueron reemplazadas por cuerdas sintéticas.

El sueco Bjon Borg fue el mejor jugador con raqueta de madera de la historia.

En 1978, la adolescente estadounidense Pam Shriver llegó a semifinales del Abierto de Estados Unidos en 1978 gracias, en parte, a una raqueta "gigante".

La superficie de la malla de Shriver fue de unos 709 centímetros cuadrados, una diferencia abismal en comparación con las raquetas tradicionales, que ofrecían poco más de 450 centímetros cuadrados. Poco a poco, las raquetas de acero, compuestos de aluminio y grafito de carbono se convirtieron en las preferidas en el circuito profesional.

El francés Yannick Noah fue el último jugador en ganar un Grand Slam con raqueta de madera en 1983.

4. El deporte blanco

La moda en el tenis ha ido rompiendo moldes desde su fundación. Aceptado el blanco como el color de facto de la ropa de los jugadores, fue el tenis femenino el que marcó los cambios de la imagen del deporte. El estadounidense Andre Agassi le dio mucho color al tenis al comienzo de su carrera.

Las mujeres fueron alejándose de las faldas y corsés predomintantes hasta los años 40 y aparecieron sobre la cancha en pantalones cortos, mostrando las piernas, con un uniforme similar al de los hombres.

El "gran" cambio en el tenis masculino se produjo cuando los hombres vistieron con los diminutos shorts que también se hicieron populares en otros deportes en los años 70.

A mediados de la década siguiente llegó para la revolución del color en los atuendos, un cambio radical que tuvo en el estadounidense Andre Agassi a su primer gran exponente.

Discusiones como la del estadounidense John McEnroe con los jueces de línea desaparecieron casi en su totalidad con el "Ojo de halcón".

Pero hasta ahora nadie ha podido quebrar la resistencia del torneo más antiguo del mundo, Wimbledon, que sigue siendo fiel al tradicional blanco.

5. El ojo de un halcón

Una de las imágenes más comunes sobre una cancha de tenis fue la de los jugadores discutiendo por las decisiones de los árbitros o jueces de línea sobre pelotas que impactaron cerca de las líneas que delimitan la cancha.

El "Ojo de halcón" también le agregó un elemento de suspenso al juego para los aficionados.

Pero las interminables discusiones llegaron prácticamente a su fin a partir de 2006, cuando Wimbledon implementó la tecnología de "Ojo de halcón", sistema que tuvo su debut en 2002 como parte de la cobertura de la BBC de la Copa Davis de ese año.

Con el "Ojo de halcón" no solo se controló a los jugadores, sino que se agregó un elemento de suspenso al juego para los aficionados que esperan la imagen para saber si una pelota cayó dentro o fuera de la línea.