• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El creciente negocio de los campamentos de verano para adultos

Los asistentes toman parte en toda clase de actividades al aire libre

Los asistentes toman parte en toda clase de actividades al aire libre

En Estados Unidos, como en otras partes del mundo, millones de niños son enviados cada verano a campamentos especializados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se hacen amigos, se juega y se pasan las noches en camarotes de dormitorio. Es un ritual de la niñez.

Pero, ¿por qué no puede ser la diversión para los adultos también?

Eso fue lo que pensaron los fundadores de Camp No Counselors una de varias empresas que están organizando campos de verano para adulto.

La idea es que los adultos puedan dar rienda suelta a su entusiasmo juvenil y participar en muchas de las mismas aventuras que le ofrecen los campamentos a los niños.

Pero con dos cambios significativos: alcohol disponible y fiestas hasta tarde en la noche. Pero todavía hay que dormir en camarotes.

'Una tonelada de diversión'

CNC fue fundada por Adam Tichauer, un canadiense de 33 años de edad que trabajó antes en una "start-up" tecnológica de Nueva York.

Se le ocurrió la idea cuando estaba tratando de organizar una reunión con viejos amigos en la primavera de 2013.

"Estaba trabajando mucho y necesitaba un fin de semana divertido con mis mejores amigos", asegura.

"Siempre me encantó organizar eventos y en mi infancia me gustaba mucho ir a campamentos de verano. Por lo que pensé que sería una tonelada de diversión rentar un campamento con amigos por un fin de semana".

A los amigos de Adam les encantó la nostálgica idea, y él alquiló un campamento en el estado de Nueva York por tres noches.

Cerca de 90 personas asistieron para participar en actividades que incluían el esquí acuático y fiestas con DJ.

Adam dice que tuvo tanto éxito que organizó otro seis meses después, al que asistieron 120 personas.

'Momento de inspiración'

Fue luego de ese segundo campamento que Adam decidió que podía convertir su idea en una empresa de tiempo completo.

"Fue el momento de inspiración", dice.

"Todos mis amigos dijeron que encajaba directamente con lo que me gusta hacer".

Adam renunció a su trabajo en mayo de 2014 y lanzó formalmente a CNC.

El nombre hace referencia a que, a diferencia de los campamentos infantiles, no hay supervisores para evitar que uno se divierta a sus anchas.

"Tenía pocos ahorros, pero pensé que podía empezar con un campamento y después con otro", asegura.

"El negocio empezó a moverse rápido".

Adam dice que le costó trabajo al principio para justificar el concepto a los a veces perplejos dueños de locales de campamentos de verano.

Lo que los convenció fue el hecho que CNC les permitía explotar comercialmente sus instalaciones de manera más efectiva a lo largo del año, pues los campamentos generalmente tienen lugar en fechas distintas a la temporada de vacaciones escolares.

Cócteles de desayuno

"Esto es un ingreso adicional para los campamentos, que típicamente están cerrados en el otoño y la primavera", dice Adam.

La empresa, basada en Los Ángeles, opera ya 30 campamentos en 10 locales de Estados Unidos y Canadá.

Las actividades típicas incluyen kayak, escalada y softbol, junto con cócteles Bloody Mary al desayuno.

Cada fin de semana dura tres noches y el número de asistentes es de 200 personas. La edad promedio es de 30 años.

Los dormitorios son todos unisex.

Puedes quedar durmiendo en un camarote junto a un extraño.

El costo es normalmente de US$575 por persona.

Olvidarse del trabajo

¿Por qué resulta el CNC tan popular? Adam señala varias razones.

"Está la nostalgia. Mucha gente quiere regresar al campamento con sus viejos amigos, y quedarse toda la noche bebiendo y hablando".

"La otra idea es que muchas personas no tuvieron la oportunidad de ir a un campamento de verano cuando eran niños, y ahora tienen curiosidad de ir".

Adam añade que ninguno de los campamentos tiene wi-fi, por lo que la gente tiene que "apagar el teléfono, olvidarse del trabajo y divertirse".

Daphne Kasriel-Alexander, una consultora de tendencias de consumidores en la firma Euromonitor, está de acuerdo con los argumentos de Adam acerca del crecimiento de este sector.

Asegura: "Más adultos están optando por campos de verano como una manera de disfrutar lo que recuerdan eran las épocas sin preocupaciones de la niñez".

"Sin embargo, lo que realmente mueve el éxito de los campamentos de verano para adultos es el deseo de sobreponerse al exceso de conectividad, el estrés y los estilos de vida sedentarios".

Ligeramente extraño

CNC, sin embargo, ha sido criticada por el hecho que sus campamentos no están abiertos a todo el mundo.

Cualquiera que desee asistir tiene que registrarse y llenar un cuestionario personal, incluyendo detalles sobre sus cuentas en redes sociales.

La compañía entonces selecciona a las 200 personas que asisten a cada campamento.

Un crítico calificó este procedimiento como "ingeniería social algo preocupante", pero CNC defiende el procedimiento.

Dave Kushner, trabajador de la firma, dice que debido al espacio limitado, es una manera de asegurar que las 200 personas que asisten al campamento son "las que quieren más estar allá".

"Buscamos asegurarnos que esta comunidad respetará el espacio de cada uno y no mostrará ninguna actitud odiosa o peligrosa".

"Nos enorgullece el hecho que nunca hemos tenido una pelea en el campamento, incluso con personas tomando alcohol".

Adam planea nuevas expansiones para la empresa.

"Me gusta hacer feliz a la gente y permitir que los adultos se olviden del estrés de la vida al tiempo que hacen nuevos amigos".