• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

10 cosas que quizás no sabías sobre la risa

En los humanos la risa es un importante medio de expresión, usado por muchos canales de comunicación | Foto: BBC Mundo

En los humanos la risa es un importante medio de expresión, usado por muchos canales de comunicación | Foto: BBC Mundo

Sophie Scott, comediante y profesora de psicología en University College, Londres, reveló a la BBC diez cosas que probablemente muy pocos saben sobre la risa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Las ratas tienen cosquillas

¿Quieres ver a una rata reír? Pues hazle cosquillas. Las ratas, los chimpancés y los perros se ríen. Pero las ratas no se ríen de chistes.

Lo hacen cuando están jugando, de la misma manera que lo hacen los humanos, para mostrar alegría y para estrechar lazos.

Las ratas que jugaban más, se reían más. Y las que se reían más, preferían estar rodeadas de ratas que reían.

Esto es prueba de que la risa humana evolucionó para convertirse en un modo de expresar sentimientos, un comportamiento similar al de otros mamíferos.

En los humanos, la risa es un importante medio de expresión, usado por muchos canales de comunicación. Piensa en las maneras que tenemos de transmitir la risa en textos como los emoticonos, o un "jajaja".

2. La risa no es cosa de chistes

Pregunta a los adultos qué les hace reír, y la mayoría te dirá que es el humor y las bromas. Pero eso no es verdad.

Robert Provine, psicólogo de la Universidad de Maryland, se dio cuenta de que lo que de verdad hace reír más es hablar con amigos.

De hecho, cuando alguien se encuentra con personas conocidas, la probabilidad de que haya risa se multiplica por 30.

Lo intrigante, con estas conversaciones, es que no se reirán de chistes. Se ríen de comentarios que no son ni remotamente divertidos.

Es una forma de comunicación, no una reacción.

La ciencia de la risa dice que ésta tiene menos que ver con los chistes y más con un comportamiento social que se utiliza para mostrarle a una persona que le agrada.

3. Tu cerebro puede notar la diferencia entre risa falsa y risa espontánea

“En mi laboratorio vimos la importancia de la risa al estudiar imágenes de nuestro cerebro”, argumentó la comediante.

“Comparamos la risa genuina con la que no lo es”, agregó.

Tu cerebro automáticamente nota la diferencia y al oír risa falsa se produce mayor actividad en un área de la corteza prefrontal.

Esta zona es clave para entender las emociones de las otras personas.

Muestra que automáticamente tratas de comprender e interpretar la risa de otra persona.

4. La risa se contagia

Escáneres del cerebro revelan que la risa es contagiosa. Incluso cuando alguien está sometiéndose a un escáner de su cerebro, lo que de por sí no es muy divertido, es posible ver que su cerebro responde a la risa de otra persona por movimientos en sus músculos faciales.

Y cuanto más predispuesta es una persona a ser contagiada con la risa, más capaz es de distinguir entre una risa real o forzada.

Contagiar de risa ayuda a entender el poder real de una carcajada.

5. La gente que conoces es más divertida

El hecho de que la risa estimula más risa es la razón por la que los comediantes utilizan técnicas para que su audiencia "entre en calor" y para mantener la energía entre actos.

Pero las expectativas parecen jugar un papel clave.

La gente encuentra las bromas más divertidas si cree que fueron dichas por un comediante famoso.

6. La risa no te ayuda a estar más en forma

Muchos en Internet aseguran que la risa es buena para la salud.

Pero eso, tristemente, no es cierto. La risa no ayuda a quemar más calorías que salir a correr.

Aunque la risa sí aumenta el consumo de energía y la frecuencia cardíaca en aproximadamente 10-20%. Se estima que se queman de 10 a 40 calorías por cada 10-15 minutos de risa.

De modo que habría que reír durante unas tres horas para quemar un paquete de papas fritas.

7. Las relaciones duran más cuando existe la risa

El psicólogo Bob Levenson, profesor de la Universidad de Berkeley en California, le pidió a varias parejas que mencionaran un aspecto irritante del comportamiento de su media naranja.

Aquellas parejas que sonreían y se reían juntas dijeron estar más satisfechas con la relación y permanecieron juntas por más tiempo.

Esto demuestra que la risa es una emoción que puede ayudar en las relaciones con personas cercanas, algo importante cuando alguien se siente bien pero clave cuando hay problemas.

“Poco antes del funeral de mi padre, recuerdo que dije algo a mi madre con el único propósito de hacerla reír y sentirse mejor antes de que comenzara el servicio. Y funcionó”, indicó la psicóloga.

8. La risa requiere elegir el momento oportuno

En las conversaciones, la gente suele intercalar la risa en momentos precisos, al final de una frase. Incluso las personas que usan lenguaje de signos siguen esta regla.

Requiere de mucha práctica ganar la confianza suficiente para dejar una pausa esperando que la gente se ría, y seguir adelante como si nada cuando no lo hace.

Los comediantes tienen una sensibilidad especial para detectar la forma en que la risa se va contagiando entre los asistentes a su show o parece debilitarse.

"Es difícil tener la confianza de pararse frente a la audiencia y no decir nada mientras la gente se ríe. Y saber cuando volver a hablar sin interrumpir la risa o sin dejar un espacio demasiado largo", señala Kiri Pritchard-Mclean, una comediante que también enseña a otros comediantes.

9. La risa es atractiva

¿Puede conquistarse a alguien con la risa?

Un estudio encontró que tanto hombres como mujeres colocan al sentido del humor por encima de la inteligencia, la educación, la profesión o el instinto sexual en la lista de requisitos deseables en una pareja.

Otro estudio constató que las personas desconocidas son más atractivas si se ríen de sus chistes.

10. Algunas cosas hacen reír casi a todos

Ningún comediante ha encontrado hasta ahora el chiste que sea universalmente gracioso.

“Cuando trato de hacer que la gente se ría he comprobado que algunas cosas funcionan mejor que otras”, asevera.

Uno de los trucos mejores es mostrar videos de gente que trata de no reírse en situaciones graciosas en las que la risa no parece apropiada.

El clásico ejemplo es el de los presentadores de noticias que tratan de contener un ataque de risa.