• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La cabina telefónica se reinventa en Nueva York

La cabina telefónica se reinventa en Nueva York/Internet

La cabina telefónica se reinventa en Nueva York/Internet

La ciudad estadounidense planea instalar cabinas telefónicas parecidas a un celular inteligente gigante que aporten conectividad, recarga de celulares y todo tipo de información al usuario.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Llenas de basura, cubiertas en graffiti, las cabinas telefónicas son como un ejército derrotado, aniquilado por el imparable avance de los celulares.

Cuando el inventor estadounidense William Gray instaló la primera cabina telefónica en un banco de Connecticut en 1889, inició una nueva era de comunicación pública.

También se convirtió en un lugar ideal para que Clark Kent pudiera ponerse las ropas de Superman.
Pero el héroe de traje azul y rojo se lo pensaría hoy dos veces antes de meterse en una de ellas.

Ciudad dinámica

La ciudad de Nueva York contó en su día con 35.000 cabinas telefónicas, hoy de ellas quedan 11.000, pero la ciudad espera detener este declive.
Se ha propuesto renovar sus teléfonos públicos y para ello ha lanzado un concurso para reinventar este tipo de teléfonos.
"Nueva York es la ciudad más dinámica del mundo, y aunque la tecnología que nos rodea ha cambiado, los teléfonos públicos han permanecido iguales durante décadas", dijo el alcalde de la ciudad Michael Bloomberg.
La competencia recibió 125 prototipos físicos y virtuales de diseñadores urbanos, planificadores y expertos en tecnología y los jueces seleccionaron a seis ganadores basándose en la conectividad, creatividad, diseño visual, funcionalidad e impacto en la comunidad de los proyectos.


Datos y recarga

El proyecto ganador en la categoría de funcionalidad, Smart Sidewalks, fue descrito como "la biblioteca sin muros del siglo XXI".
El prototipo de Smart Sidewalks es un punto de información con pantalla táctil y estación de carga.

Se trata de un panel vertical de unos 15 cm de ancho sobre el pavimento, que hace las veces de pantalla táctil, punto de conexión wi-fi, carga de batería y toda una serie de funciones más.

Pero esta instalación alimentada con energía solar va más allá; proporciona información como la velocidad del viento, lluvia y temperatura.
Este tipo de estaciones de información pública podrían "ayudar a dar nueva forma a la ciudad", dicen sus diseñadores.

Pantallas LED

El 'Beacon' fue el proyecto que se llevó el premio al mejor diseño visual, un modelo que sería gratuito al financiarse sólo con publicidad.

Se trata de una estructura de 3,6 metros conformada por una matriz de pantallas LED, similares a aquellas encontradas en los paneles de Times Square.

Las pantallas superiores funcionan como pancartas digitales, para ubicar ahí publicidad y permitiendo al Beacon ofrecer sus funciones gratuitamente.

Estas pantallas se adaptarán al público anunciando eventos en la ciudad, desde la maratón de Nueva York a desfiles.

Las pantallas inferiores están dedicadas a las comunidades y vida callejera de la ciudad de Nueva York, con publicidad local y mensajes de la comunidad, así como por supuesto el teléfono para llamar.

Un beneficio de esto es que esta especie de torre está controlada por voz y gestos, haciendo que la experiencia sin tacto sea mucho más higiénica.

El Windchimes

Un concepto muy diferente fue el propuesto por un grupo de estudiantes y recién licenciados, que recibieron por su propuesta el premio al mayor impacto comunitario.

Sus Windchimes son más una estación de información meteorológica que una cabina telefónica.

Estas "estaciones con sensores medioambientales" usarían la red telefónica para ofrecer registros localizados y a tiempo real de los niveles de lluvia de la ciudad, polución y otras condiciones medioambientales.

Los prototipos constan de altavoces incrustados, con una estación climática en la parte superior.

"Imaginen los datos de Windchimes ayudándoles a planificar su viaje en bicicleta para que el viento venga siempre desde atrás, organizar su huerto urbano teniendo en cuenta datos de microclima o medir la calidad del aire para proteger a su hijo asmático".

Otras ideas que generaron menor curiosidad tendieron a girar alrededor de lo que es un tipo de celular inteligente gigante, "un iPhone en un palo" en palabras del juez.

Acceso universal

Los prototipos de Windchimes tienen altavoces incrustados.

Pero a medida que evolucionan los celulares inteligentes, existe la posibilidad de que estos proyectos terminen siendo relegados del mismo modo que sus ahora malogrados predecesores.

Tammy Smulders, fundadora de la consultora de tendencias SCB Partners y exresidente en Nueva York, dice que hay algo atractivo sobre estos puntos de información comunitaria.

"Pero dicho esto, el costo de mantener la cabina telefónica puede ser alto, para mantenerlas limpias y libres de usos y mensajes indeseados", explicó.

"Generará un costo público el restaurar y modernizar las cabinas telefónicas, y sin un claro beneficio para la sociedad, no estoy tan segura de que será una buena inversión".

Sin embargo, Tudor Aw, director de tecnología para Europa en la firma de servicios profesionales KPMG no está de acuerdo.

"Es importante recordar que el principal objetivo de las cabinas telefónicas es proporcionar 'acceso universa' a los más pobres o vulnerables", apuntó.

"Es fácil olvidar que en el mundo de hoy hay una alta penetración del celular", añadió, "pero importante es también que el acceso universal no sólo está vinculado a la voz sino que incluye los datos".

Puntos de conexión wi-fi

Algunas cabinas telefónicas de Nueva York funcionan como puntos de conexión wi-fi.

Christian Nellemann, jefe ejecutivo de XLN Telecom, un proveedor de telecomunicaciones para pequeños negocios, observa que las cabinas telefónicas han sido reinventadas en todo el mundo como un lugar de acceso a internet inhalámbrico.

"En Reino Unido, BT ha usado su red de cabinas telefónica como puntos de acceso gratuito a wi-fi", cuenta Nellemann.

"En el mundo en desarrollo, el wi-fi en líneas de teléfono existentes será la única opción para descargar gran cantidad de datos antes de que la telefonía 4G alcance estas áreas", añadió.

Esto significa que la cabina telefónica posiblemente se transformará en la conexión inhalámbrica del pueblo.

Pero Nelleman admite que algunas empresas han tenido menos suerte encontrando un uso para las cabinas telefónicas.

"Quizás tenemos que esperar hasta que se inventen los puertos de teletransportación antes de que se les de un nuevo uso", bromea.
Este pensamiento sin duda podría dar esperanzas a Superman tras su perdida intimidad.