• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Se busca persona con voz profunda para ahuyentar osos polares

"Si un oso polar agresivo lo ataca y no se asusta al oir disparos de advertencia, dispare para matarlo. Éste es el último recurso. Apúntele al pecho", recomienda uno de los folletos del Instituto Polar Noruego / BBC Mundo

"Si un oso polar agresivo lo ataca y no se asusta al oir disparos de advertencia, dispare para matarlo. Éste es el último recurso. Apúntele al pecho", recomienda uno de los folletos del Instituto Polar Noruego / BBC Mundo

¿Es usted una de esas personas que habla tan alto que cada dos por tres alguien le hace un gesto con la mano para pedirle que baje el tono de voz?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si es así, las autoridades del archipiélago de Svalbard tienen un trabajo para usted.

El gobernador de este archipiélago noruego en el Ártico sacó un aviso en el que se busca a una persona para mantenerse en guardia e informar -a viva voz- si se acerca un oso polar, mientras un equipo de científicos lleva a cabo sus tareas de investigación.

Y es que a diferencia de otras regiones del mundo, donde la población de osos polares está disminuyendo a consecuencia del cambio climático, en Svalbarg el número de osos está creciendo.

Se estima que hay unos 3.000 osos polares en la zona y sólo 2.400 habitantes.

Riesgos

Si uno se mueve dentro de los asentamientos humanos, es poco probable toparse con una de estas criaturas. Pero fuera de estos límites las posibilidades son mayores. Y, como explica uno de los folletos del Instituto Polar Noruego, estos imponentes animales que pesan entre 400 y 600 kilos, y que alcanza velocidades de hasta 30 km por hora, pueden llegar a ser peligrosos.

Por lo general los osos polares no nos ven como comida. Sin embargo, son naturalmente curiosos y revisan todo lo que está a su alcance en busca de alimento.

"Un oso verdaderamente hambriento, comerá lo que sea", dice uno de los textos para los visitantes del Instituto Polar Noruego.

Quizá por eso no sorprende que si la idea es trabajar concentrados y en paz, los científicos necesiten que se alguien se ocupe de mirar si no hay osos a la vista, mientras ellos se dedican a lo suyo.

Los osos están protegidos por ley y sólo está permitido dispararles en defensa propia.

"Si un oso polar agresivo lo ataque y no se asusta al oír disparos de advertencia, dispare para matarlo. Este es el último recurso. Apúntele al pecho", recomienda uno de los folletos del Instituto Polar Noruego.

Ollas y sartenes

No es necesario que el candidato al puesto de "busca osos" sepa manejar armas, aunque el aviso aclara que este conocimiento nunca está demás. Lo que sí representa una ventaja, "es una voz lo suficientemente poderosa" como para espantar a los osos polares.

Otros métodos igualmente eficaces, señala Guri Tveito, director del Departamento de Protección Ambiental de Svalbard, son las pistolas de bengalas, "y también se puede hacer mucho ruido dando cacerolazos".

Quien resulte elegido trabajará durante tres semanas a partir el 8 de julio, en plena época veraniega, con lo cual podrá disfrutar de temperaturas máximas de 6º.

Contenido relacionado