• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Más barato nuevo que usado, el mundo al revés de los autos en Venezuela

Los venezolanos tasan sus autos en función del precio del dólar paralelo / BBC Mundo

Los venezolanos tasan sus autos en función del precio del dólar paralelo / BBC Mundo

Comprar un auto nuevo, estrenarlo y usarlo; castigarlo por carreteras llenas de baches, hacerle unos roces en la pintura y venderlo pidiendo un mínimo de un 50% más es no sólo posible sino hasta normal, en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el país en que los autos no pierden valor con el uso -con la gasolina casi regalada y un control de cambios que dificulta enormemente la importación-, el mercado de coches está marcado por la alta demanda y la inflación desatada. Pero sobre todo por la escasez.

Para adquirir uno nuevo, en el mejor de los casos, hay que pasar por interminables listas de espera que fácilmente superan el año. Con alguna marca, ni siquiera eso. La respuesta del concesionario es simplemente "hay demasiada gente esperando y no llegan autos".

Claro que se trata de algo normal, teniendo en cuenta que el negocio redondo es comprarlo nuevo para venderlo como usado al día siguiente hasta por el doble del valor. Algo que además es el caldo de cultivo perfecto para la aparición de mafias dedicadas al cobro de comisiones ilegales.

De rebote, los conductores venezolanos padecen el más que "dinámico" e inflacionario mercado de los usados: apenas se anuncian en venta, vuelan de las manos de sus dueños.

Basta pasar por delante de un concesionario de cualquier marca para comprobar una realidad desoladora: están vacíos. Los únicos vehículos que se puede llegar a ver están ya matriculados y vendidos aguardando a la llegada de su dueño.

Con ese panorama, los precios se disparan. Los carros son una inversión que el venezolano se plantea para resguardar su dinero de la altísima inflación: un 40% interanual.

Los chinos e iraníes

Al mes de junio, la Cámara Automotriz Venezolana (Cavenez) reporta poco más de 120.000 unidades vendidas para el quinto año consecutivo de caída. La cifra supone un 3,6% menos que la de la misma fecha del año anterior y está muy lejos del casi medio millón de 2007.

También es menor que los 128.000 del convulso año 2002 o los 157.000 de 2001, años previos a la instauración del control cambiario y cuando además se reportaron 6.000 unidades exportadas.

El mayor bajón se produjo en 2009, más de un 46% respecto al ejercicio anterior. Desde esa fecha algunas marcas comentan que todo lo que venden es ensamblado en Venezuela porque no han podido acceder a licencias para importación.

Las automotrices se quejan de, en el rígido sistema de control de cambios de Venezuela, el gobierno no entrega cantidades suficientes de divisas para importar las piezas destinadas a ensamblar unidades que aumenten la oferta.

Sin embargo, el gobierno de Nicolás Maduro culpa a la especulación de los concesionarios y señala a los dueños de las diferentes ensambladoras que operan en el país, así como a los importadores.

Para poner coto a la situación, impulsa la misma solución que en su momento dio Hugo Chávez para el pollo, la leche o el papel de baño antes de que comenzaran a desaparecer recurrentemente de los mercados: control de precios por ley.

También está la "producción propia": la distribución de modelos de origen chino e iraní que son ensamblados en territorio venezolano y que vende el Estado a "precios solidarios", con nombres como Orinoco o Arauca.

En el relanzamiento del programa inaugurado por Chávez en 2011, con compras a través de internet, el ministro de Industrias, Ricardo Meléndez, anunció recientemente que la banca pública evaluará 3.000 solicitudes semanales de crédito para financiar la compra de un automóvil de la china Chery o la iraní Venirauto.

Sin embargo, el reparto de créditos está lejos del ritmo de distribución de automóviles. Durante el primer mes de funcionamiento del programa estatal, la cifra de automóviles distribuidos fue de 300.

Paciencia para uno nuevo

Irónicamente, comprar un auto nuevo es la opción que consideran quienes no se pueden permitir pagar uno usado. Los que deciden esperar por uno de fábrica lo hacen por no tener presupuesto para costearse el precio de la entrega inmediata, que, junto a la falta de oferta, multiplican el valor de los de segunda mano.

Las historias de calvarios ante agencias oficiales de ventas son casi tantas como clientes se aventuran a entrar por la puerta de los llamativamente vacíos locales.

De entrada, si Toyota es el líder mundial de ventas, conseguir uno nuevo es misión imposible en Venezuela. Quien se anotó a esperar por el suyo hace dos años, tal vez pueda estar cerca de recibir uno.

En el concesionario, la respuesta a BBC Mundo era contundente. "Ya no tenemos listas porque son tan pocos los autos que llegan de la ensambladora que no nos podemos a comprometer a algo que no vamos a cumplir ni en diez años. Si tengo más de mil personas esperando, para qué voy a agregar a nadie más", comenta la dependienta.

En exposición, un flamante Corolla, el modelo más codiciado del país: "Ése es de una embajada, se lo asignaron y así lo consiguieron, fuera de eso, nada".

Durante el primer semestre del año, según Cavenez, se ensamblaron en el país 37.000 vehículos, un 37% menos que el año anterior. La demanda, estiman los expertos del sector, debe rondar los 300.000 al año.

pero hay marcas que en la tienda son menos desalentadoras, como por ejemplo Chevrolet, por la que optó una periodista que prefirió reservar su nombre y cuya madre lleva tres meses acudiendo diligentemente todas las semanas al concesionario a preguntar qué hay del vehículo de su hija.

Le dijeron que en cinco meses le llegaría y no sabe el precio. La obligaron a pedir un crédito y entonces el auto costaba 230.000 bolívares (US$36.500 al cambio oficial). Cuando llegue, probablemente será más. De segunda mano, un 2012 raramente baja de 400.000 bolívares (casi US$63.500).

El crédito, que tiene tres meses de vigencia, sin embargo, está a punto de caducar y lo va a tener que volver a solicitar si no quiere perder un puesto en una lista de espera en la que, de paso, ni siquiera sabe qué lugar ocupa.

Pese a todo, nada le quita la ilusión, pues tuvo suerte, al menos está en la lista. Para esa misma marca, otro testimonio recabado por BBC Mundo cuenta que, con todos sus ahorros en dólares y fuera del país, no consiguió que le aprobaran el crédito.

Y sin crédito no te ponen en la lista, por más que se ofrecía a pagar al contado. Segura, como muchos venezolanos, de que en realidad hay que dejar una suculenta propina de hasta un 20% del valor para tener la más mínima esperanza de tener su auto nuevo, desistió.

"Buhoneros"

Para ahorrarse estos quebraderos de cabeza, los que carecen de tiempo o paciencia se ven abocados al mercado de segunda mano, donde tampoco hay demasiada oferta y los precios pueden ser hasta del doble por el mismo modelo.

Además de las tiendas tradicionales, existe el "comercio informal", algo así como "buhoneros" (vendedores ambulantes) como Pedro, que en una plaza del populoso barrio de Catia tiene en oferta seis automóviles.

El hombre lleva ocho años en una plazoleta dedicado a la venta y compra de automóviles. Tiene en oferta desde una llamativa camioneta 2005 por 350.000 bolívares (US$55.555 al cambio oficial) hasta un modesto utilitario con aspecto de estar a punto de desintegrarse por el que pide 80.000 (US$12.698).

"Está fino, hasta aire acondicionado tiene. Arráncalo para que lo oigas", le dice a un curioso que llegó en motocicleta preguntando precisamente por el más destartalado de los expuestos en plena calle.

"Esto más que nada es trueque, la gente viene con otro carro y pone la diferencia en dinero", le cuenta a BBC Mundo. Según Pedro, hay muy poca oferta en el mercado, sobre todo, "porque no salen autos nuevos de agencia".

"Pero como haya un rumor de devaluación o de que va a subir el dólar, entonces verías cómo vuelan los seis carros que tengo aquí".

Como cuenta el comerciante, los exagerados precios traducidos a la tasa oficial son en realidad engañosos. "Los venezolanos le ponen precio al auto en función del dólar paralelo", afirma.

Aunque está prohibido mencionar la cotización en los medios de comunicación, es vox populi que casi quintuplica al oficial después de que últimamente se haya disparado.

Así, por ejemplo, está el caso de Nelson, que le contó a BBC Mundo que compró un modelo japonés de 2006 en 2009 por 50.000 bolívares y ahora considera que vale 280.000. Al paralelo de entonces le costó US$7.500 y unos mil dólares más que eso es lo que valdría ahora.

Por internet

Sin embargo, Pedro también culpa a internet del poco movimiento que hay en su esquina, de donde poco a poco han ido desapareciendo sus colegas y ahora apenas quedan otros tres vendedores informales.

En la red, en Venezuela, el indiscutible referente es un portal de anuncios clasificados que incluso ha sido señalado por el gobierno de fomentar la especulación y de ser el que alimenta la inflación automovilística en coordinación con las supuestas mafias de los concesionarios.

Un ávido usuario de ese portal es Daniel, un taxista que cambia de vehículo casi cada año y que dedica mucho tiempo a navegar a la caza de gangas.

A finales de junio, vendió su auto. No pasó ni un día desde que lo anunció por 130.000 bolívares y ya lo tenía adjudicado. Para sustituirlo, ni se molesta en llamar a los anuncios con más de dos días.

Con su economía familiar sufriendo los aprietos del reciente nacimiento de su hija, Daniel optó por otro que le costó 100.000, pensando en arreglarle los detalles que saltaban a la vista.

Pero lo que tampoco hay son repuestos y, como le dijo a BBC Mundo, "lo barato cuesta caro". Tras no encontrar forma de reponer el aire acondicionado y gastar más de 20.000 bolívares en "sacarle los ruidos", ya le tenía demasiada manía a su nuevo carro.

Por eso resolvió deshacerse de él, e igual, anunciado por 130.000 bolívares se lo quitaron de las manos. En dos días estaba vendido. Ahora aguarda a que le entreguen el siguiente, comprado también por internet, también a las pocas horas de que lo anunciaran y también por mucho más de lo que considera que en realidad vale.

Contenido relacionado: