• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Los artistas clandestinos del París subterráneo

En París hay arte y artistas subteraneos

En París hay arte y artistas subteraneos

Los miembros de un grupo artístico clandestino han pasado los últimos 30 años realizando subrepticiamente eventos en túneles bajo París

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los miembros de un grupo artístico clandestino han pasado los últimos 30 años realizando subrepticiamente eventos en túneles bajo París. Dicen que nunca piden permisos y nunca piden subsidios.

Tras semanas de negociaciones, tenemos una reunión con alguien que dice ser miembro del ultra secreto colectivo artístico francés UX a las afueras de un cabildo del sur de París. Es una noche de domingo y es tarde, pero la calle sigue muy concurrida.

Estamos parados nerviosos en la acera, tratando de no sentir inseguridad mientras furtivamente escrutábamos a cada persona que pasaba.

Finalmente veo a un hombre joven completamente vestido de negro, salvo por la boina roja y una pequeña mochila en su espalda. Se asoma un momento y luego nos conmina a seguirlo. Nuestro destino son las catacumbas; los túneles bajo las aceras de París.

La ciudad tiene una gran red de túneles y pasadizos subterráneos. La ciudad fue construida mediante la extracción de piedra caliza, así que hay cientos de kilómetros de túneles de minas.

En los bajos fondos

Pocos minutos después, Tristán (un nombre supuesto) y dos compañeros remueven una pesada tapa de alcantarilla y nos piden que nos apresuremos. "Rápido, rápido, antes de que la policía venga", nos dice.

Me asomo y veo un aparentemente interminable hueco negro y piso con cautela una oxidada escalera por la que empiezo a descender.

Hay varias escaleras más después de esta antes de que lleguemos al fondo. Para alivio mió no hay ratas, hemos ido más profundo de lo que lo hacen estos animales- pero es profundamente oscuro y muy húmedo.

El agua nos llega al tobillo y mis zapatos están empapados. "Está bien, si estas vestidos adecuadamente", se ríe Tristán mientras camina con sus botas de hule.

Con la luz de mi teléfono, hago lo que puedo por seguirlo. En el camino noto algunos coloridos grafitis y un dibujo de un gato de apariencia malvada.

Tras varios minutos, llegamos a un espacio abierto y seco con intrincadas tallas en la pared. Aquí nos sentamos a entrevistar a nuestros misteriosos compañeros.

Los "catafílicos"

Los de UX no son los únicos que se sumergen en los túneles de París. Hay un rap sobre los "catafilicos", las personas que prefieren ponerse las botas de hule de un trabajador de las cloacas de París, que ir de copas por la noche.

Ha habido un buen número de fiestas raves subterráneas. Se dice que en algunas cavernas son lo suficientemente grandes para recibir a mil personas.

Los túneles se han convertido en improvisados clubes nocturnos, con bares, efectos de luces y música, usando electricidad sacada del metro de París.

Tristán explica que él se entusiasma yendo a lugares que normalmente están fuera de alcance. Tiene "catafilia", es alguien que ama rodar por las catacumbas de París.

Tristán también se monta en techos de Iglesias. "Tienes una maravillosa vista de la ciudad, especialmente en la noche. Además es un buen sitio para un picnic".

Mexicana de perforación

El UX es un colectivo amplio integrado por gente de diferentes orígenes. No sólo son artistas, sino también ingenieros, funcionarios públicos, abogados y hasta un fiscal de distrito. Se dividen en diferentes grupos de acuerdo con sus intereses.

El Untergunther se especializa en actos clandestinos de restauración de parte de la herencia francesa que consideran que el estado ha descuidado.

También hay un grupo sólo de mujeres, llamado la Casa del Ratón que son expertas en infiltración.

Otro grupo, llamado la Mexicana de Perforación, realiza eventos artísticos como festivales de cine subterráneos. Una vez crearon todo un cine debajo del Trocadero de París, con asientos hechos de roca.

¿Por qué Mexicana?¿Y por qué el grupo de restauración lleva un nombre alemán?, fue lo que le pregunté al portavoz oficial del grupo, Lazar Kuntsmann, otro pseudónimo.

"Simplemente es así. Quiero decir, ¿por qué el perro de Dorothy se llama Toto? Simplemente nos gusta inventar nombres sin sentido", asegura.

UX es tan secreto que es difícil de definir. Tristán explica que es "un grupo heterogéneo de diversas entidades informales, más como un fantasma colectivo que un grupo real".

Pero Lazar Kuntsmann disputa esa definición. El niega cualquier conexión con el grupo de Tristán a los que desecha como simples "catafilicos"

Sin permisos ni subsidios

Los miembros fundadores de UX se conocieron en París, en una escuela secundaria de la margen izquierda del río Sena, a principios de los 80.

Al principio eran solo un grupo de niños que gustaban irrumpir en museos y monumentos nacionales usando esos pasajes subterráneos, sólo para ver si podían hacerlo. Lazar Kuntsmann, editor de video, era unos de ellos.

"A medida que fuimos creciendo fuimos centrándonos en diferentes carreras en la superficie. Todo lo que está fuera de UX los llamamos la superficie", explica.

"Tenemos dos principios fundamentales. Primero nunca pedimos permiso; nunca consultamos o informamos a las autoridades sobre nuestro trabajo, y por supuesto, nunca pedimos subsidios"

La policia parisina patrulla las cavernas y túneles de la ciudad.

Jon Lackman, uno de los primeros periodistas extranjeros que escribió acerca de UX, los comparó con hackers en un artículo en la revista Wired.

"Ellos decidieron que si querían tener un festival de cine o una producción teatral subterránea no pedirían permiso sino que simplemente reunirían los recursos", dice Lackman.

"Se ensucian las manos aprendiendo cómo hacer cosas como preparar los cables en un espacio, introducir Internet, para lograr eventos artísticos".

El reloj del Panteón

Unos de los actos más famosos de UX, seis años atrás, fue la restauración de un reloj del siglo XIX en el Panteón, el edificio parisino donde algunos de los ciudadanos más notables están enterrados.

Un equipo de ocho, dirigido por Jean Baptiste Viot, miembro fundador del grupo y relojero profesional, edificó un taller secreto y los escondió detrás de los almacenes. Trabajaron todas las noches durante meses en el proyecto.

"Estaba asombrado que un reloj de un importante edifico público se había detenido y nadie hacía nada al respecto. Se trata de un servicio público", dice Viot al describir su trabajo.

Al finalizar la reparación le informaron al director del monumento quien inicialmente se mostró muy agradecido. Pero sus jefes lo vieron diferente. Desmantelaron el reloj y amenazaron con demandar a UX por unos US$ 56.000.

El caso fue desechado por la corte porque en Francia no hay leyes contra las invasiones de edificios o contra las mejoras a la propiedad pública.

"Creo que la explicación mas sencilla para el comportamiento del gobierno es que estaban avergonzados cuando se supo que era tan sencillo infiltrarse en el Panteón y que las antigüedades dentro del Panteón no estaban siendo cuidadas debidamente", afirma Lazar Kuntsmann, quien una vez también entró al edificio de noche.

El periodista de Wired, Jon Lackman, afirma que aunque UX es un grupo enormemente innovador no podrían ser llamados revolucionarios.

"Hay algo conmovedor sobre cuánto cariño tienen por un deteriorado reloj del siglo XIX. Su urgencia por conservar es un impulso que no se ve frecuentemente entre gente que tiene innovadoras inclinaciones artísticas".