• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

“Me dio tres disparos que apuntaban al corazón, pero sobreviví”: el testimonio de una sobreviviente de la violencia de género

Corina Fernández fue baleada por su ex pareja en la puerta del colegio de sus hijas | Foto: Corina Fernández

Corina Fernández fue baleada por su ex pareja en la puerta del colegio de sus hijas | Foto: Corina Fernández

Tras el ataque, la mujer estuvo internada en terapia intensiva por 21 días. Además de las secuelas psicológicas, todavía tiene dos balas en uno de sus pulmones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Corina Fernández llevó a sus hijas de 9 y 10 años a la escuela una mañana de agosto en la Ciudad de Buenos Aires, nunca pensó que terminaría con tres balas en su cuerpo.

Fue su expareja quien intentó matarla.

"Sobreviví a tres balazos directos al corazón que me disparó el padre de mis hijas después de un año y medio de habernos separado y 80 denuncias", según le explica a BBC Mundo.

"Pedí una prohibición de acercamiento y exclusión del hogar para lo cual él se quedó en mi casa y yo me fui con mis hijas a la de mi madre", relata la mujer.

"Durante todo ese año y medio él rompió la prohibición de acercamiento constantemente y me amenazaba de muerte".

"Me decía: 'Te mato a vos, mato a las nenas y me pego un tiro yo'", cuenta Fernández días antes de participar en la segunda marcha denominada#NiUnaMenos que se celebra en Argentina y en varios países de América Latina para protestar contra la violencia de género.

El día del ataque

En la marcha #Niunamenos, mujeres y hombres protestaron contra la violencia de género.

En la marcha #Niunamenos, mujeres y hombres protestaron contra la violencia de género | Foto: Getty 

Después de unas vacaciones de invierno, el 2 de agosto de 2010, Javier Weber se acercó al colegio al que acudían las hijas que tuvo con Corina Fernández, haciéndose pasar por una persona de la tercera edad.

"Estaba disfrazado de viejito. Tenía un sobretodo, un bastón, un sombrero y una peluca de rulos grises. Aun así, cuando escuché su voz lo reconocí", relata Fernández.

"Una vez que yo ya las había dejado, me interceptó antes de que pudiera cruzar la calle y me dio tres balazos. Apuntó directo al corazón, con toda la intención de matarme".

"Pensé que era un chiste, que eran balas de salva. No es como uno ve en las películas que sale un chorro de sangre. Después me toque el pecho, vi que había sangre y me di cuenta que noera mentira", continúa.

"Que no haya logrado matarme fue porque no era mi hora", agrega.

Tras el ataque, la mujer estuvo internada en terapia intensiva por 21 días. Además de las secuelas psicológicas, todavía tiene dos balas en uno de sus pulmones.

La recuperación

"Pude hacer una gran recuperación gracias a mis psiquiatras que me ayudaron a salir de la parte psicológica ya que tenía depresión aguda postraumática. Y tenía dos chiquitas a cargo, en ese momento de 9 y 10 años. Y una vida que seguir".

Corina Fernández se autodefine como

Corina Fernández se autodefine como "una sobreviviente de la violencia de género" | Foto: Corina Fernández

"No fue fácil porque físicamente no podía levantar ni una botella. Tampoco podía trabajar. Él me había hecho echar del trabajo".

"Fue una etapa muy dura de mi vida. De un hecho que pudo haber sido absolutamente traumático y dejarme paralizada, salí adelante por mis hijas y perdoné", resume Fernández con un tono de voz firme.

El primer hecho de violencia

"No hubo una luz roja que me indicara que yo fuera a permitir que este tipo me tratara así", cuenta Fernández.

"No recuerdo que mis padres me hayan pegado, ni que haya sido maltratada cuando era chica. Tal vez mi mamá era un poco sargento y gritaba, y tal vezcuando él me gritó por primera vez, yo no me di cuenta, porque estaba acostumbrada", analiza.

Luego llegaron más agresiones.

"Me arrojaba cosas de todo tipo y no me pegaba porque yo le esquivaba. Me tiraba vasos con gaseosa en el almuerzo o un plato de fideos. No es una trompada directa pero no deja de ser humillante y tampoco deja marcas visibles", señala.

Un caso clave

El ataque a Corina Fernández llegó a juicio en 2012 y su expareja recibió una condena de 21 años de prisión, al ser considerado autor responsable del delito de homicidio en grado de tentativa agravado, por haber sido cometido con un arma de fuego.

La movilización #NiUnaMenos tuvo lugar en varios países de América Latina, en 2015. Este viernes, se realiza la segunda edición de la convocatoria.

La movilización #NiUnaMenos tuvo lugar en varios países de América Latina en 2015. Este viernes, se realiza la segunda edición de la convocatoria | Foto: Getty 

"Mi caso se hizo famoso tal vez porque, por un lado, hace 6 años todavía no se hablaba tanto de la violencia de género", le cuenta a BBC Mundo.

"Supongo que llamó la atención que yo no pertenezco a la clase baja con la cual (la violencia de género) se asociaba en ese momento".

No hubo una luz roja que me indicara: yo no voy a permitir que este tipo me trate así"

Corina Fernández, víctima de violencia de género

"Que tenga dos carreras universitarias (diseñadora gráfica y profesora de inglés), que fuera una persona de clase media, no era lo que estaban acostumbrados a ver", agrega.

"Y lo otro es que mi juicio fue el primero en ser considerado 'femicidio'. Porque aún no habiéndome matado, los jueces pudieron ver en conjunto mi historia, todas las denuncias que yo había hecho, el calvario que sufrí ese año y medio desde que me separé y por supuesto los años anteriores".

"Curar las heridas"

Corina Fernández, en una de las charlas que brinda para ayudar a mujeres víctimas de las violencia de género.

Corina Fernández en una de las charlas que brinda para ayudar a mujeres víctimas de las violencia de género | Foto: Corina Fernández

A partir de su experiencia, Fernández comenzó a ayudar a otras mujeres y hombres, víctimas y victimarios de la violencia de género, a recuperarse de los traumas desde su fundación "Hay una salida".

"Tuve la oportunidad de contactar con otras víctimas y ahí me di cuenta que como dice el dicho: 'No hay mejor forma de curar las propias heridas que ocuparse de las ajenas'".

"Empecé a trabajar ayudando a mujeres que llegan a los refugios muy desvalidas porque hay una justicia que es muy lenta. Es muy difícil que los hombres terminen presos, porque tienen que llegar a hacer algo como lo que hizo el padre de mis hijas: intentar matar", asegura.

#NiUnaMenos

Corina Fernández fue una de las 5.000 personas que participaron el año pasado de la primera marcha #NiUnaMenos que se organizó en Argentina pero que se replicó en varios países de América Latina como Uruguay, Chile y México, para decir "basta" a la violencia de género.

En 2015, en Buenos Aires, la marcha contra la violencia de género convocó a 5000 personas.

En 2015 en Buenos Aires la marcha contra la violencia de género convocó a 5000 personas | Foto: Getty 

Este año la convocatoria es este viernes 3 de junio.

"Cuento mi historia porque sirve para otras mujeres. Como me pasó el año pasado en la marcha que había mujeres que se me acercaban a hablar y me decían que estaban ahí, pero que en la casa las esperaba un violento", recuerda.

Para Fernández, "la mujer víctima es aquella que tiene la autoestima por el suelo, o sea que no va a hacer mucho, pero si lo hace es por los hijos".

"El mensaje es para todas las mujeres que están pasando hoy por esta situación y no se animan a salir adelante. Decirles que hay otra vida y que cualquier sacrificio vale la pena porque no hay nada peor que estar encerrada con un violento", concluye.