• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La alarmante epidemia en Estados Unidos de recién nacidos con dependencia a las drogas

El sistema de salud en EE UU ofrece opiáceos sintéticos para curar adiciones a las drogas | AP

El sistema de salud en EE UU ofrece opiáceos sintéticos para curar adiciones a las drogas | AP

Los médicos y autoridades sanitarias se refieren al hecho como una "epidemia" y han encendido las alertas por las "cifras récord" alcanzadas en 2013, año del que están disponibles los últimos datos consolidados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cifra es aterradora: cada 19 minutos nace un bebé con síndrome de abstinencia en EE UU.

Cerca de 27.000 bebés nacieron en 2013 con dependencia a las drogas a las que eran adictas sus madres durante los meses de la gestación.

Estos bebés nacen en la miseria de lo que se conoce como Síndrome de Abstinencia Neonatal, por la ausencia de opiáceos naturales como la heroína, sintéticos como la metadona o analgésicos recetados por prescripción médica con los que se mezclan o tratan las adicciones.

Los bebés con abstinencia neonatal tiemblan incesablemente, lloran sin parar, presentan cuadros de diarrea severa, estornudos y llantos profundos y repetidos que contorsionan todo el resto de sus cuerpos.

Además, no comen porque rechazan la comida o porque se ahogan con ella; o comen compulsivamente.

Muchos de ellos llegan al mundo bajos de peso. Algunos convulsionan.

Y aunque los bebés expuestos a las drogas dentro del vientre materno no son un fenómeno nuevo, sí lo es la alarmante manera en que se ha tomado el territorio estadounidense.

Los médicos y autoridades sanitarias se refieren al hecho como una "epidemia" y han encendido las alertas por las "cifras récord" alcanzadas en 2013, año del que están disponibles los últimos datos consolidados. Y los expertos están seguros que la tendencia sigue al alza.

Una investigación publicada recientemente por la agencia de noticias Reuters indica que en 2004, siete de cada 1.000 recién nacidos en ese país presentaban dependencia física de narcóticos. Al final de 2013, la cifra aumentó a 27 entre cada 1.000.

"La cantidad de bebés que nacen con abstinencia neonatal ha aumentado dramáticamente. En 2009, nacieron casi cinco veces más bebés con abstinencia que en 2000", le dice a BBC Mundo la doctora Loretta Finnegan, médica especialista en adicción prenatal, que desarrolló la metodología mayormente utilizada en EE UU para determinar y tratar la abstinencia neonatal.

"Y no hay duda de que los casos siguen aumentando", concluye.

Síndrome de abstinencia

No todos los bebés que han estado expuestos a narcóticos dentro del vientre materno desarrollan dependencia, pero sí la mayoría.

Entre 60% y 80% de los bebés expuestos a drogas dentro del vientre materno presentan la abstinencia cuando son separados de su madre.

"Cuando usted corta el cordón umbilical, simplemente se corta el suministro de droga. Además el bebé elimina la droga que tenía en el cuerpo por la orina. Cuando estas dos cosas pasan, se presenta la abstinencia", afirma Finnegan.

"El tiempo es diferente en cada bebé. Depende de droga a la que estuvo expuesto durante el embarazo. Si es heroína, la abstinencia llegará en las primeras 24 horas porque es una droga de corto tiempo, que requiere una dosis entre cada 4 a 6 horas", agrega.

"Si la mamá es adicta a la metadona la abstinencia se manifiesta más tarde".

La metadona es una droga sintética de acción más prolongada, que se les da a los individuos para tratar su adicción a la heroína.

"Se da gratis y se toma todos los días por vía oral. Se usa para que la persona no recaiga en la heroína", dice Finnegan, que es profesora en la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia.

Morfina para tratar la mayoría de los casos

El tratamiento adecuado de la abstinencia de opiáceos neonatal se basa en los principios de diagnóstico y evaluación precisa, explica Finnegan.

"La terapia está dirigida a la rápida estabilización clínica del niño que ha sido expuesto a los opiáceos", dice. "Seguido de la reducción gradual de la medicación bajo supervisión médica cuidadosa".

El tratamiento puede durar entre una y seis semanas, y la mayoría de los casos se trata con morfina, de acuerdo al reporte

"El aumento de la incidencia del síndrome de abstinencia neonatal en los Estados Unidos", publicado por The New England Journal of Medicine en mayo.

La proporción de recién nacidos tratados con morfina se incrementó de 49% en 2004 al 72% en 2013.

"La mayoría de estos bebés permanece en el hospital por decisión de los padres porque para la mamá es complicado cuidarlo. Después del tratamiento, los bebés regresan a la casa con la madre si la mamá ha estado en tratamiento".

¿110 bebés muertos en cinco años?

La investigación de Reuters hizo un inventario de al menos 110 bebés que manifestaron abstinencia al nacer y que murieron en incidentes relacionados con la adicción de sus padres una vez fueron enviados a su casa, en los últimos cinco años.

Tal es el caso de Reanne Pederson, que dejó el hospital con su bebé y una receta de 20 pastillas para el dolor que combinada con la droga sintética por prescripción con la que trataba su adicción, le potenció el efecto narcótico.

Después de amamantarlo, Pederson se quedó dormida sobre él asfixiándolo.

Pero Finnegan insiste que estos casos no deberían relacionarse con los bebés que nacen con abstinecia.

"La abstinencia no mata a los bebés. Es importante entender eso. Es una condición completamente tratable. El doctor examina al bebé y ve si está teniendo abstinencia, y lo trata adecuadamente, no debería morir", dice.

"La investigación de Reuters habla de 110 bebés que tuvieron abstinencia y luego murieron en sus casas, pero dice que esos bebés murieron por causas distintas al síndrome de abstinencia", apunta.

"Como en casos de otro tipo de enfermedades como renales o cardíacas, el bebé debe ser vigilado. Eso garantizará que no tenga problemas en el futuro".

¿Epidemia?

"Si usted tiene unos bebés en un lugar específico, afectados por una condición específica y de repente se duplican los números, usted piensa inmediatamente en una epidemia", explica Finnegan.

"Yo vi mi primer bebé con abstinencia neonatal en 1969. En esa época, los bebés nacían en la mayoría en grandes ciudades como Nueva York, Washitngon, Filadeldia, Miami... Pero ahora… Acabo de venir de Rapid City en Dakota del Sur, y ellos tienen muchos bebés así, muchos".

"Hay salas de cunas en los hospitales que nunca vieron un bebé así y hoy atienden diez al tiempo. Es una epidemia de lo que estamos hablando, es claro. Es más gente está usando más drogas".

Efectivamente, los reportes de los hospitales a lo largo y ancho de EE UU indican que es un problema de salud pública nacional.

En Kentucky, por ejemplo, la cifra de bebés recién nacidos con abstinencia pasó de 28 en 2000 a 1.409 en 2014.

Ohio experimentó un incremento de más del 600% entre 2004 y 2011. Tennessee vio el problema multiplicarse por diez en el mismo periodo. En Florida, los casos se triplicaron entre 2008 y 2012.

Un hospital en Huntington, en el estado de West Virginia, decidió crear una unidad con luces tenues para atender los frecuentes casos de bebés con abstinencia neonatal, después de que se reporta un incremento sustancial de casos del 500% en la última década.

Sin embargo, como epidemia este fenómeno es muy difícil de detectar, según explica Finnegan.

"Si fuera una enfermedad infecciosa, la respuesta sería fácil porque se transmite de varias maneras, pero aunque la adicción es una enfermedad de comportamiento y del cerebro, aquí hablamos de que se expande porque tenemos más pobreza, porque la sociedad no está en un momento muy feliz", enfatiza Finnegan.

"La gente viene de circunstancias particulares, muchos con infancias terribles, llenas de carencias, y muchas veces empiezan a consumir psicoactivos buscando drogas que los hacen sentir bien".

El fenómeno también ha aumentado porque hay más gente joven vulnerable empezando a consumir drogas más temprano, desde la escuela. Por eso la mayoría de las madres que vemos con bebés con dependencia física a estos opiáceos son jóvenes".

No son "adictos"

"Hay un estigma en la palabra adicción que no se debe usar en estos pequeños bebés", afirma Finnegan.

"La adicción se define por cuatro variables: dependencia física, dependencia psicológica, tolerancia y compulsión por encontrar la droga".

La investigadora señala que los bebés con síndrome de abstinencia por ausencia de droga sólo presentan la dependencia física.

"Pero hay casos exitosos después de pasar por tantas dificultades. No todos los bebés que estuvieron expuestos a estas drogas y que tuvieron abstinencia se quedan ahí", dice la medica.

"Es como el cáncer o la diabetes, usted no necesarimente vence 100% estas enfermedades pero logra salir adelante".