• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Por qué el agua en Venezuela llega "hedionda y amarillenta"?

El gobierno reconoce que hay una crisis de agua, pero dice que la oposición exagera su gravedad.

El gobierno reconoce que hay una crisis de agua, pero dice que la oposición exagera su gravedad.

La queja de que el agua está sucia se repite en varias regiones de Venezuela, especialmente por esta época en que la sequía ha aumentado el racionamiento a lo largo del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Efraín Santos dejó de rociar su cultivo de naranjas con el agua que llega por el grifo porque, dice, "o si no se me dañan".

"¿No ve que esa agua llega toda podrida?", le dice a BBC Mundo a las afueras de la ciudad de Valencia, en el centro-norte de Venezuela, a menos de 10 kilómetros del embalse más importante de la zona, Pao Cachinche.

Para irrigar sus naranjas, entonces, Santos recoge el agua en los pozos profundos de la zona, donde la mayoría de lugareños se abastece, porque la que viene cada dos o tres días por el acueducto, señalan, "está toda hedionda".

La queja de que el agua está sucia no solo se repite en el área que rodea a Valencia, sino en varias regiones de Venezuela, especialmente por esta época en que la sequía ha aumentado el racionamiento a lo largo del país.

Según la encuesta Encovi de 2015, en la que tres universidades estudiaron la calidad de vida de los venezolanos, un 81% de los hogares poseen acueducto, mientras que 38% no tiene acceso continuo al agua.

Debate en la Asamblea

La escasez y la mala calidad del agua llegaron la semana pasada a la Asamblea Nacional, que hace un mes se inauguró con mayoría opositora por primera vez en 17 años.

Allí se aprobó un acuerdo para exhortar al gobierno nacional a atender cuanto antes esta crisis, que se añade a otros problemas económicos, sanitarios y sociales que sufre el país.

"La escasez y sobre todo la contaminación del agua son un problema de salud pública, porque deriva en los alimentos que comen los venezolanos y las condiciones en que trabajan los hospitales", le dice a BBC Mundo Ylidio Abreu, diputado de la oposición que presentó el proyecto de acuerdo.

El gobierno reconoce que hay una crisis de agua, pero dice que la oposición exagera su gravedad.

En todo el territorio venezolano se ven cierres de calles en forma de protesta por los cortes de agua durante días y a veces semanas, pero en Valencia y las ciudades que la rodean (más de 3 millones de habitantes) la situación parece ser peor.

Aviso de no botar basura en Venezuela

 Hay quienes creen que la crisis del agua se origina en un problema cultural: que los venezolanos botan la basura cerca de los nacimientos de agua.

La "lucha" por el agua

En la casa de Nellifer Figueredo, en la parroquia Miguel Peña del sur de Valencia, durante el último año el agua llegó por cuatro horas dos veces por semana.

Entra con tan poca presión, dice la madre de tres niños, que Figueredo a veces tiene que inhalar por el tubo principal para que empiece a correr.

"Pero esa agua que llega del acueducto solo sirve para limpiar, para lavar", le dice a BBC Mundo, mientras llena un vaso con agua amarillenta y pedacitos de mugre para corroborar su afirmación.

Según ella, varias personas de la zona han mostrado brotes de sarna que vinculan a la calidad del agua.

Como muchos de sus vecinos, Figueredo tiene dos opciones para conseguir el agua para cocinar, beber y bañarse: o comprarla o sacarla de un pozo profundo.

Hace tres años, la comunidad (a través del Consejo Comunal, asociaciones civiles ligadas al oficialismo) logró después de varios años "de lucha" que las empresas estatales cavaran un pozo e instalaran un tubo para sacar el agua de ahí.

Pero después se encontraron con otro problema: el agua del pozo tiene sulfuro, un gas con olor a podrido que puede ser tóxico.

Y "la lucha" ahora es lograr que el gobierno instale una potabilizadora para poder aprovechar el pozo.

Mientras tanto, no hay agua.

Juana Campos

"Represas abandonadas"

A diferencia de los inconvenientes que se presentan en el sector eléctrico o sanitario, los expertos coinciden en que los problemas del agua "son de toda la vida".

No obstante, algunos ingenieros especializados culpan al gobierno de no haber hecho el mantenimiento ni las inversiones necesarias para responder a una sequía como la que produjo el fenómeno de El Niño durante el último año.

"Desde 1958 hasta 1998 se construyeron 83 embalses en el país, mientras que desde que Hugo Chávez llegó al poder, en 1999, activaron dos", se queja el diputado Abreu.

El congresista tiene documentado el estado de varios de los embalses más importantes del país, que según sus informaciones están abandonados, secos y en mal estado.

El gobierno dice que están en buenas condiciones, pero afectados por la sequía.

BBC Mundo visitó Pao Cachinche, un embalse que abastece a tres estados del país.

Algunos de los ríos que salen de Cachinche están cubiertos de espuma incluso después de haber pasado por la potabilizadora de La Mariposa, según expertos por el detergente no biodegradable que usan los venezolanos.

También hay pedazos de la represa forrados en verde, que al parecer son inofensivas plantas acuáticas, pero en realidad, según expertos, se trata de una especie invasora que surge de la contaminación y permite la acumulación de bacterias.

Embalse Cachinche

Las plantas de material orgánico en el embalse de Cachinche, generadas por la contaminación, solo se pueden secar del agua con potabilizadoras de primera.

 Río Paíto

 El río Paíto, que abastece al importante embalse de Cachinche en el centro de Venezuela, "está podrido", según los vecinos. Ya nadie se baña en el que era incluso un destino turístico.

"No podemos hacer llover"

El gobierno dice que la crisis del agua no es culpa de sus políticas, sino de un fenómeno meteorológico que ha reducido las lluvias en un 40% y afecta a varios países vecinos como Colombia, donde también hay racionamiento (aunque menor).

"El 95% de la población tiene acceso al agua", dijo Siboney Tineo, presidenta de la empresa estatal que administra el sistema de agua, Hidroven.

"Los recursos los hemos invertido en ampliar y mejorar los sistemas de agua (…) Ahora, esos recursos no nos sirven para hacer llover", dijo Tineo en su comparecencia ante la Asamblea Nacional la semana pasada.

Los diputados opositores le pidieron a Tineo reportes técnicos sobre el estado de las represas y la calidad del agua, pero la funcionaria dijo que "consignaremos esa información por secretaría".

El gobierno ha rescatado 231 pozos, habilitado 850 camiones cisterna, desarrollado fuentes adicionales de agua y reparado 2.573 averías desde octubre de 2015, informó Tineo.

Y concluyó: "La situación del agua en Venezuela no es grave ni gravísima, pero requiere de constante monitoreo".

BBC Mundo solicitó al gobierno una entrevista con Tineo o cualquier otro vocero en el tema, pero no obtuvo respuesta.

Pozo de agua en Valencia

Por qué es tan sucia

Martiza Jiménez, la madre de cuatro niños en el sector La Candelaria del sur de Valencia, no se explica por qué el agua que guarda en un gigante tanque en el estacionamiento privado de su casa "genera una vaina que parece petróleo".

"Eso cuando tú limpias el tanque, te salen como dos tobos (baldes) de esa cosa negra que se queda en el fondo", le dice a BBC Mundo.

El ingeniero sanitario Manuel Pérez Rodríguez, un veterano en este tema, tiene una respuesta para Maritza: son las plantas verdes que forran algunas partes de Chachinche, así como otros depósitos de agua del país.

Manuel Pérez Rodríguez

 Manuel Pérez Rodríguez es quizá el venezolano que mejor conoce la problemática del agua, pues lleva trabajando en eso, desde lo público y lo privado, toda su vida.

La ruptura del equilibrio ecológico que se ha producido en los embalses debido a la contaminación del agua ha generado un material orgánico que solo una potabilizadora moderna y eficiente puede sacar, explica el ingeniero.

"Y ninguna de las potabilizadoras convencionales que hay en Venezuela tiene la capacidad de tratar aguas con alto nivel de materia orgánica", asegura.

Ese "material orgánico" es "el petróleo" que ve Maritza cuando limpia su tanque.

BBC Mundo solicitó a un laboratorio (que pidió mantener su nombre en reserva) un examen científico del estado del agua actual en Valencia.

Los resultados mostraron tres veces más color amarillento del permitido, así como cinco veces más contenido de aluminio (1mg por litro) y tres veces más presencia de hierro (0,70mg por litro) del aceptado por las autoridades.

Pérez dice que el color del agua también tiene que ver con el hierro, que a través del tiempo, supuestamente ha producido corrosión en el interior de la red de tuberías de acero.

"En términos de contaminación, en ninguna parte del país el agua está saliendo con los parámetros que exige el ministerio de Ambiente", denuncia Pérez a BBC Mundo, citando estudios que ha hecho el Movimiento por la Calidad del Agua que él preside.

Tubos de agua que salen de Cachinche

 Expertos dicen que las tuberías del agua están viejas, por lo que extraen hierro que llega en el agua a las casas.

"Problema ambiental"

El ingeniero dice que hay un elemento estructural que ha desencadenado la crisis del agua: la contaminación.

En Venezuela prácticamente no se usan detergentes biodegradables ni se regula el contenido químico de productos como las pilas alcalinas o los desechos tecnológicos, que como no se reciclan llegan a los basureros e inevitablemente repercuten en la calidad del agua de los embalses.

El ingeniero pone el ejemplo de los 70 millones de bombillos ahorradores que importó el gobierno de China en los últimos años; cada uno, contiene 5mg de mercurio.

"Si tú no reciclas esos bombillos, y acá no se recicla ni el vidrio, vas a tener cientos de kilos de mercurio en nuestras aguas", explica.

Además, la mayoría de los basureros en Venezuela son vertederos de cielo abierto (en lugar de rellenos sanitarios), donde se generan tóxicos que terminan en los subsuelos y superficies de agua.

Así, el ingeniero concluye: "Lo que estamos viendo es que un problema sanitario (roedores, basuras, aguas negras) se está convirtiendo en un problema ambiental (daños en los ecosistemas acuáticos y terrestres)".

Valencianos hacen fila por el agua

Y entonces, ¿qué agua toman?

El servicio de agua en Venezuela es relativamente barato, pero de todas formas hay millones de venezolanos que no pagan por ella, porque la sacan de tomas ilegales o pozos profundos.

El gobierno sostiene que el agua es un derecho "gratuito y no privatizable" y en ese sentido mantiene las cuotas del servicio muy bajas.

Por su parte, el agua mineral es (como el papel higiénico o el azúcar) uno de los productos cuyo precio está regulado por el Estado.

Los embotelladores de agua, sobre todo en formatos pequeños, se quejan de que el precio final no les da para pagar insumos como las tapas de las botellas, por ejemplo.

Y por eso, explican los productores, es tan difícil encontrar agua embotellada en los comercios.

Raquel Delgado ha sido una beneficiaria de la crisis: gracias a la mala calidad del agua, su negocio de filtros no ha hecho sino crecer en el último año.

"De un tiempo para acá se ha hecho cada vez más frecuente la queja por la calidad del agua, incluso de la que viene embotellada", le dice a BBC Mundo.

Pero el filtro de Delgado cuesta 100 dólares, una cifra que en divisas o su equivalente en bolívares muy pocos venezolanos pueden pagar.

En el último año las neveras de las tiendas venezolanas han ofrecido sobre todo dos cosas: refrescos como Pepsi y rehidratantes como Gatorade.

Esa es la alternativa al agua que se encuentra por estos días en Venezuela.

Camiones cisterna en Caracas

Los camiones cisterna se abastecen de agua en un pozo profundo de Caracas. A veces lo hacen sin pagar.

Hombre se abastece de agua en Caracas

En Caracas también se ve escasez y mala calidad de agua. Tanto es así que muchos dependen de los camiones cisterna para abastecerse.