• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El agua de la Luna tiene el mismo origen que la de la Tierra

Los hallazgos confirman la estrecha relación geoquímica entre el planeta Tierra y su satélite natural

Los hallazgos confirman la estrecha relación geoquímica entre el planeta Tierra y su satélite natural

Los hallazgos confirman la estrecha relación geoquímica entre el planeta Tierra y su satélite natural

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El agua de la Luna y el agua de la Tierra tienen el mismo origen. Esa es la conclusión a la que llegó un equipo científico de la Universidad de Brown, en Estados Unidos, después de analizar las muestras de rocas lunares traídas en los años 70 por las misiones Apolo de la NASA.

Los resultados de la investigación, liderada por el geoquímico argentino Alberto Saal, se acaban de publicar en la revista Science Express.

No traten de rebuscar en la memoria o en sus viejos libros escolares de ciencia: la noción de que hay agua en la Luna es tan reciente que apenas tiene cinco años de vida.

Los mismos que lleva Saal trabajando en su investigación: analizando las mismas muestras de hace 40 años, pero con una tecnología moderna que le permitió sacar conclusiones que otros no pudieron.

Cuando en 2008 anunció por primera vez que hay agua en la Luna contrarió lo que la comunidad científica pensaba hasta entonces: que la Luna era completamente seca.

"Esencialmente lo que nosotros medimos es el hidrógeno. Lo expresamos como agua porque es una de las moléculas más comunes, pero lo importante es la presencia del hidrógeno", explicó el argentino.

En 2011 Saal y su equipo investigaron la cantidad de agua presente en las rocas volcánicas lunares, que es similar a la cantidad observada en las rocas volcánicas terrestres.

Y ahora, en la tercera entrega de esta fascinante historia, el investigador anuncia que esas muestras de agua tienen el mismo origen que la de la Tierra.

La otra gran conclusión de esta investigación es que fueron las condritas carbonosas, unos meteoritos primitivos, y no unos cometas como se pensaba, los que trajeron el agua a la Tierra.

Para llegar a estas conclusiones los investigadores analizaron la lava del interior de la Luna y observaron el isótopo o la "huella digital" del hidrógeno.