• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Por qué no será acusada de asesinato la mujer que acuchilló a una embarazada para robarle el bebé?

Dynel

Dynel Lane acuchilló a la embarazada Michelle Wilkins para arrebatarle a su bebé | BBC Mundo

La autopsia no mostró evidencia de que el nonato haya sobrevivido fuera del vientre de su madre, ni de traumas o heridas que hayan causado su muerte, por lo que se asume que la criatura no era viable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Acuchilló a una mujer hasta extraer de su vientre un feto de siete meses, que murió, y no enfrentará cargos por asesinato.

La decisión, que le confirmó a BBC Mundo la fiscalía de Boulder, Colorado, reavivó en Estados Unidos el debate de si el feto no nacido debería recibir la misma protección que un ser humano.

La fiscalía presentó contra Dynel Catrece Lane, de 34 años, cargos de intento de homicidio de la madre, Michelle Wilkins, de 26 años, e interrupción ilegal de embarazo.

El forense determinó que la autopsia no mostró evidencia de que el nonato haya sobrevivido fuera del vientre de su madre, ni de traumas o heridas que hayan causado su muerte, por lo que se asume que la criatura no era viable.

En Colorado, que no tienen una ley específica para el delito de matar un no nacido, el fiscal de distrito Stanley Garnett ya había advertido la semana pasada de la dificultad para imputarle a alguien un homicido por la muerte de un feto.

Un ataque inesperado

"Ella me acuchilló".

La voz del otro lado del teléfono sonaba aturdida.

"Estoy embarazada", proseguía

Michelle Wilkins, de 26 años, se había arrastrado, sangrando, hasta lograr llamar al 911. Lo cierto era que ya no estaba embarazada: la acababan de apuñalar y quitar del vientre a su bebé.

Minutos después de la llamada, los agentes Billy Sawyer and Phil Piotrowski ingresaron al lugar. Comenzaron a gritar para ver dónde estaba.

Con un hilo de voz, Wilkins logró hacerse escuchar hasta que los policías se encontraron frente a una puerta cerrada.

"Estoy acá abajo", rogaba.

Cuando ambos abrieron la puerta cerrada de la habitación del sótano donde estaba Wilkins agonizando, se encontraron con una escena dantesca.

"Estaba cubierta de sangre, de pies a cabeza", relató Sawyer en conversación con la cadena local de televisión, KDVR.

"Cuando entré la miré por un momento y tuve que salir un segundo porque mi cabeza no fue capaz de asimilarlo inmediatamente", aseguró Piotrowski también en KDVR.

Fue por ropa de bebé y le robaron al suyo

Wilkins tenía siete meses de embarazo y el 18 de marzo había ido a la casa desde donde realizó la llamada para comprar ropa de bebé, siguiendo un aviso publicado en la página web Craiglist.

Allí la esperaba Dynel Catrece Lane quien la apuñaló y le sacó del vientre el feto, según los reportes de la policía.

"La atacante la cortó, la estranguló y, según los reportes iniciales, le sacó el bebé del vientre con un cuchillo de cocina, dejándola allí para que muriera", aseguraron los padres de Wilkins en un comunicado.

Pero la mujer logró alcanzar el teléfono y llamar al 911.

Cuando los policías llegaron al lugar, Lane ya no estaba.

Falso embarazo

Lane se había marchado con su marido, David Ridley, que según su declaración había llegado a la casa alrededor de las 2:15 de ese miércoles para llevar a su mujer (a quien creía embarazada) a un control prenatal.

Al llegar, vio el sótano cubierto de sangre. Entonces apareció su esposa quien le dijo que había tenido un aborto espontáneo y que el bebé estaba arriba, en la bañera.

Ridley corrió escaleras arriba. Nunca se enteró, según su declaración, de que a unos pocos metros en el mismo sótano Wilkins agonizaba.

En el baño encontró al bebé. "Lo frotó suavemente y lo dio vuelta. Entonces escuchó y vio que tenía una respiración entrecortada".

El hombre tomó al bebé y a su mujer y los llevó a la unidad de Urgencias más cercana.

Fue allí donde la policía la arrestó, inicialmente bajo sospecha de homicidio en primer grado, asalto en primer grado y abuso infantil con resultado de muerte.

¿Vivo o muerto?

Ahora Lane permanece en la cárcel de Boulder. La fianza para su libertad se fijó en 2.000.000 de dólares.

De momento no adelantaron más detalles sobre los motivos de esta decisión o el resto de cargos que se le imputarán a Lane por la supuesta agresión a Michelle Wilkins.

"Bajo la ley de Colorado, en esencia no se pueden presentar cargos de asesinato si el niño no vivió fuera del vientre de la madre", aseguró en un periódico local el fiscal Garnett.

Una de las principales aristas de la investigación del fiscal ha sido determinar si el niño estaba vivo cuando fue retirado del útero.

No es un detalle. De eso dependen los cargos.