• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Se acerca el fin del contenido gratis en Internet?

Nos hemos acostumbrado a que buena parte del contenido en internet sea gratuito / Foto vía BBC

Nos hemos acostumbrado a que buena parte del contenido en internet sea gratuito / Foto vía BBC

Los ingresos por publicidad sustentan aproximadamente 90% de todo lo que vemos en línea

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Imagina que tienes que empezar a pagar por ver el contenido en todos tus sitios web favoritos.

¿Renunciarías por completo a internet o pagarías con gusto por periodismo y entretenimiento de calidad?

Estas son las opciones que podríamos estar enfrentando si los programas de bloqueo de publicidad se extienden a la cotidianidad.

Esto se debe a que los ingresos por publicidad sustentan aproximadamente 90% de todo lo que vemos en línea - son el modelo económico fundamental de internet.

Sin embargo, la decisión de Apple de permitir que su navegador Safari para iPhone y iPad pueda bloquear los anuncios mediante el uso de extensiones de software elaboradas por terceros, podría perjudicar gravemente este modelo, aseguran analistas.

"El bloqueo de anuncios es una amenaza para toda la industria de la publicidad", dice David Frew, gerente de programas para el gremio conocido como Buró de Publicidad en Internet.

"Está, posiblemente, anunciando el fin de la publicidad en línea en su forma actual", dice.

"Es esencial que la gente entienda que el contenido en línea no es gratuito - hay un intercambio de valor. Facebook te está monetizando. Tus datos son valiosos."

Hace años que los navegadores de internet ofrecen a los usuarios la capacidad de bloquear los anuncios de ventana emergente, o pop-up.

Hay también una serie de programas de bloqueo de anuncios que ya están en el mercado, como AdBlock, Adblock Plus, uBlock y AdGuard, ya utilizados por decenas de millones de personas en todo el mundo.

Pero ahora que una marca global como Apple ha entrado, la práctica podría llegar a ser mucho más popular, sobre todo en los teléfonos móviles, creen algunos en la industria editorial y de publicidad.

"Un montón de basura"

Brian O'Kelley, presidente ejecutivo de AppNexus, una empresa de tecnología de publicidad digital, cree que los sitios web tienen enteramente la culpa de esta reacción contra los anuncios.

"Una gran cantidad de sitios web se han vuelto codiciosos -. En algunas páginas, alrededor del 50% del área de la pantalla está copada por anuncios. Arrojan un montón de basura allí", dice.

"Se supone que los anuncios deben capturar la atención, pero no deberían ser intrusivos o molestos."

Daniel Knapp, director senior de investigación de publicidad de la consultora IHS, está de acuerdo.

"Los consumidores están hartos de las interrupciones y los anuncios que afectan a su experiencia de lector. Los anuncios también aumentan el consumo de datos y reducen la vida de la batería en el móvil", asegura.

Pero hay una paradoja en nuestros sentimientos hacia los anuncios, cree Mark Pinsent, director general de la agencia de marketing digital Metia.

"La gente dice que no les gustan los anuncios y tan pronto como se les da la capacidad de evitar la publicidad, lo harán.

"Pero a menudo nos gusta charlar sobre nuestros anuncios favoritos. El problema es que hay un montón de anuncios malos".

"Conversación dura"

Así que si los consumidores comienzan a bloquear anuncios en masa, ¿cómo harán los medios en línea para enfrentar la reducción inevitable en sus ingresos? y, ¿cómo harán los anunciantes para llegar a su público?

"Habrá menos transacciones de anuncios y menos dinero, pero no se reducirán a cero. Simplemente se vuelve más pequeña la torta para todo el mundo", dice O'Kelley.

En su opinión, los editores y productores de contenidos tendrán que tener una "conversación dura" con los consumidores y persuadirlos de no usar bloqueadores de anuncios.

"Los consumidores deberían tener alternativas acerca de qué tipo de anuncios que quieren ver, la rapidez con que ellos quieren que se carguen, y la cantidad de información personal que están dispuestos a compartir", dice.

"Cuando usted visite un sitio con un bloqueador de anuncios, no debería haber ninguna opción en la que se pueda obtener el contenido de forma gratuita."

'Gran cambio'

Pero ¿qué tan realista es este enfoque en un mundo donde la gente da por sentado el contenido gratuito en internet y el modelo de "paywall" (pago por suscripción) ha tenido éxito sólo para publicaciones especializadas?

Darren Goldsby, director de tecnología de Hearst Magazines United Kingdom, editor de títulos conocidos como Cosmopolitan, Good Housekeeping y Esquire, admite que el bloqueo de anuncios es "un cambio tan grande para nosotros como lo fue internet cuando llegó".

"El bloqueo de anuncios es una amenaza y es probable que aumente el número de bloqueadores de anuncios. Pero eso significa que tenemos que trabajar más duro para proporcionar de una manera comercialmente exitosa el contenido que la gente quiere leer", dice.

Es probable que esto signifique más "publicidad nativa" - contenido patrocinado, publirreportajes, micrositios de marca, y así sucesivamente - que no puede ser removida por los bloqueadores de anuncios, dice Goldsby.

Y los anunciantes ya están aprendiendo a utilizar las redes sociales como una forma de relacionarse con los consumidores, presentando contenido entretenido y compartible, señala Pinsent.

Por ejemplo, Jaguar grabó en vídeo recientemente pruebas de carretera con su nuevo auto F-Pace, que llegó a los titulares de los periódicos.

"Luego utilizaron redes sociales pagas para conseguir que el video llegara a la gente a quien le podría parecer interesante", dice.

"Lo hicieron sin pasar por ningún editor tradicional.

"Las marcas se convertirán cada vez más sus propios productores de contenidos".

Líneas borrosas

Pero a medida que los editores recurren a más de esta publicidad nativa y contenido de marca para recuperar la pérdida de ingresos por publicidad digital, ¿qué significa ésto para el periodismo independiente?

"Tan pronto como se empiezan a desdibujar las líneas entre el periodismo y el contenido patrocinado se vuelve muy peligroso porque los consumidores pueden ser influidos sin ser conscientes de ello", advierte Pinsent.

Una vez que los consumidores entiendan que pueden tener que pagar por una experiencia libre de publicidad en línea, los bloqueadores de anuncios podrían disminuir en popularidad, sobre todo si la otra alternativa es un sitio web lleno de contenido comercialmente sesgado.

En la batalla por nuestros ojos, muchos analistas piensan que Facebook y Google va a salir victoriosos.

Sin embargo, algunos observadores creen que el aumento de los bloqueadores de anuncios ofrece una oportunidad para que los consumidores logren un nuevo acuerdo con los editores y anunciantes.

"Un nuevo modelo es poner a los usuarios de internet en el control de sus propios datos. Permítanles decidir con quién comercian y cuánto reciben por ellos", dice St John Deakins, presidente ejecutivo de CitizenMe, un grupo que ayuda a los consumidores a tomar el control de su propios datos y monetizarlos.

Otros creen que este cambio en la economía de internet simplemente pone más poder en manos de Facebook, Google y, cada vez más, de Amazon.

"En 2020, 70% de la publicidad en línea europea será controlada por Facebook y Google", dice Daniel Knapp de IHS.

"Están construyendo ecosistemas cerrados para bloquear en el contenido y la publicidad. Controlan las audiencias."

¿Es el momento para que las audiencias luchen para librarse de esos controles?