• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Venezuela devalúa un bolívar no tan fuerte

Jorge Giordani y Nelson Merentes durante rueda de prensa en el BCV / AVN

Jorge Giordani y Nelson Merentes durante rueda de prensa en el BCV / AVN

Cuando buena parte del país se encuentra disfrutando de las vacaciones de carnaval, el gobierno de Venezuela aprobó la tantas veces anunciada devaluación de su moneda, que continuará sometida a un estricto sistema de control cambiario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la devaluación, US$1 pasará de valer 4,3 bolívares fuertes a valer 6,30 bolívares (un incremento del 46,5%), decisión que el encargado de anunciarla, el ministro de Finanzas, Jorge Giordani, atribuyó al presidente Hugo Chávez.
Contenido relacionado

"Y aquí está la firma del presidente, por si la quieren reconocer o todavía tienen dudas", esgrimió Giordani, aludiendo a las críticas llegadas sobre todo desde la oposición al hecho de que Chávez lleva casi dos meses sin dar señales de vida.

Minutos antes, el vicepresidente, Nicolás Maduro, había adelantado que últimamente la economía es "la gran preocupación" de Chávez, convaleciente en La Habana.

Desde la capital cubana, insistió Maduro, Chávez sigue gobernando. "Nos ha dicho: 'hagan un gran esfuerzo en el equipo económico del gobierno'", dijo Maduro recién llegado de la isla.

Este esfuerzo al que se refiere Maduro sería para controlar el repunte de la ya alta inflación (20% en 2012).

El lado positivo de la devaluación anunciada este viernes es el alivio que supondrá para las arcas del Estado y la previsible mejora del desabastecimiento de productos básicos.

¿Elecciones?

Una devaluación supone siempre un golpe al precio que pagan los consumidores por bienes y servicios, lo que vendrá a sumarse al 20% de inflación que registró Venezuela en 2012.

"La inflación va a repuntar hacia el orden del 30%", le dijo a BBC Mundo el economista Ángel García Banchs, de la consultora Econométrica.

Según García Banchs, "es de manual que alguien no devalúa antes de unas elecciones", algo que podría suceder en Venezuela si los problemas de salud terminan por impedir a Chávez continuar en funciones de gobierno.

Cabría preguntarse pues si el gobierno ha resuelto llevar adelante la devaluación porque no entra en sus cálculos un inminente escenario electoral a partir de la información de que disponen respecto a la salud del presidente, asunto que tiene el tratamiento casi de secreto de Estado.

"Es muy sencillo, el costo de la escasez es mucho mayor al costo de la inflación. Ése es el cálculo político", apuntó el economista, que considera que "no hay forma de resolver la escasez si no era devaluando".

García Banchs explica que la sobrevaluada moneda venezolana da "mayor poder de compra a la gente para ir a los mercados con mayor vigor pero encontrarían que los productos no existirían".

"A 4,30 todo es negocio importarlo", afirmó el economista, quien pone el ejemplo de la presencia de una bebida energética coreana en los anaqueles venezolanos mientras escasean otros alimentos y medicinas más necesarias.

"Esa bebida energética coreana, si importaba 100, ahora va a importar 60, y va a liberar recursos para los sectores más prioritarios que son los que pueden pasar el mayor costo de la devaluación al precio sin que caiga el consumo: lo necesario", explicó.

"Esto sólo se empieza a resolver en la medida en que la bebida energética coreana deja de ser negocio mientras la medicina, a la tasa que sea, va a seguir siendo negocio porque es necesaria", agregó.

"Paquetazo"

El líder opositor Henrique Capriles, gobernador del Estado Miranda, rechazó el anuncio a través de la red social Twitter, calificando las medidas de "un 'paquetazo' oculto al pueblo".

Capriles, que se quejó de que el anuncio no se hiciera en cadena obligatoria de radio y televisión mientras se dispuso la víspera para hablar de la controvertida gorra tricolor, calificó el anuncio de "burla para los venezolanos".

"Al señor Maduro le dan un tiempito más al frente y acaba con el país, miren la inflación de enero", escribió el excandidato presidencial que fue derrotado por Chávez en las elecciones del pasado mes de octubre.

Horas antes, el Banco Central de Venezuela había anunciado una tasa de inflación en enero del 3,3%.

"Por supuesto que es un problema la inflación, pero por qué no hablan de la tasa de desempleo, que el empleo formal subió", defendió el ministro Giordani en su comparecencia ante los medios.

Desde Cuba

La rigidez del control de cambios y la escasa disponibilidad de divisas a través de los cauces oficiales hicieron florecer un mercado negro cuyo precio multiplica por tres y hasta cuatro la tasa oficial.

El país, que cuenta con las mayores reservas probadas de petróleo del mundo, tiene en las exportaciones de crudo su virtual única fuente de divisas: representa 97% de sus exportaciones.

El gobierno de Chávez ha aprovechado los altos precios del petróleo los últimos años para impulsar políticas sociales como la Gran Misión Vivienda, que reparte casas entre los más necesitados.

Pero además de en la política social, una de las partidas en que más gasta el gobierno, algo de lo que se quejó Giordani, es en mantener el combustible a precios casi de regalo.

La decisión de devaluar la moneda fue atribuida por Giordani a la exigencia del presidente del "aumento de la eficiencia".

Poco antes del anuncio, el vicepresidente Maduro adelantó que en una reciente reunión con el mandatario en Cuba, éste pidió "un gran esfuerzo al equipo económico del gobierno" para "estrangular la inflación y la especulación".

"Transmítale al pueblo de Venezuela que tenemos que hacer un gran esfuerzo para mantener el ritmo de crecimiento económico que este año está estimado en 6%", fueron las palabras que Maduro atribuyó al presidente.

El vicepresidente insistió así en que Chávez sigue gobernando pese a que desde que partió para Cuba para entrar al quirófano a operarse de cáncer el pasado 11 de diciembre sólo se ha sabido de él por lo que dicen sus más estrechos colaboradores: ni una imagen, ni una llamada.