• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

El pueblo de Estados Unidos donde blancos y negros todavía estudian en escuelas separadas

El Distrito Escolar ofrece autobuses para que los alumnos vayan de una escuela a otra, sin importar a qué escuela pertenecen | BBC Mundo

El Distrito Escolar ofrece autobuses para que los alumnos vayan de una escuela a otra, sin importar a qué escuela pertenecen | BBC Mundo

a secundaria D.M. Smith Middle School —a la que asiste la comunidad negra—debe fusionarse con la Margaret Green Junior High School —integrada por blancosL—, de acuerdo con la Corte de Distrito para el Norte de Misisipi 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Escuelas en las que estudian solo blancos y otras en las que estudian solo negros suena a historia del siglo pasado, pero eso es lo que vive en una pequeña población del sur de Estados Unidos.

Cleveland, en el estado de Misisipi, tiene unos 12.000 habitantes y desde hace décadas su sistema escolar funciona con un par de escuelas con alumnos blancos y otras dos con negros.

No es que haya una ley que prohíba a los estudiantes de cualquier raza asistir a la escuela que ellos deseen —como ocurría en tiempos de la segregación de los siglos pasados— pero lo cierto es que de facto, blancos y negros van a escuelas diferentes.

Pero eso puede estar a punto de cambiar, pues el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó el 16 de mayo que el Distrito Escolar de Cleveland deberá fusionar las comunidades estudiantiles.

El fallo ya genera polémica, pues la junta educativa se opone a la resolución judicial, aunque entre la población local hay división de opiniones entre quienes aprueban que cambien las cosas y quienes piden que sigan igual.

La junta directiva en el Distrito Escolar de Cleveland "está considerando seriamente una apelación", dijo Jamie Jacks, abogada de la junta, a BBC Mundo.

"El distrito escolar de Cleveland cree firmemente que la decisión de la juez y los comentarios de otros han retratado erróneamente a nuestro distrito como uno segregado, lo que es engañoso e incorrecto".

¿Qué pasó en este pueblo?

Cleveland es un pueblo donde sólo el 20% de la población llegó a la universidad, mientras la media nacional es del 40%.

Según el Buró de Censos de EE.UU., el ingreso medio de cada hogar es de US$34.000 (por US$51.000 de la media del país).

Y la población está dividida casi por la mitad, un 50,2% de negros y un 47,5% de blancos.

Durante décadas, una vía ferroviaria atravesó por la mitad el pueblo y generó un efecto en la comunidad: del lado este vivían las familias negras, mientras que del lado oeste las blancas.

Y con el paso de los años también se dividió el distrito escolar de esa forma. Las escuelas recibieron a alumnos de un lado del pueblo, y a los negros en otro.

Luego de la segregación racial de los siglos XIX y XX en Estados Unidos, en la década de 1950 se dio el parteaguas en las escuelas en el Caso Brown vs. La Junta Escolar.

La Corte Suprema de Estados Unidos determinó que la separación de escuelas públicas eran "inherentemente desigual" en 1954, lo que eliminó la separación de alumnos por su raza.

Lo que ordena la Corte

Pese a que esa resolución se dio hace seis décadas, en Cleveland las cosas han seguido igual, aunque no por una cuestión de discriminación legal.

Para terminar con esto, el 13 de mayo la Corte de Distrito para el Norte de Misisipi ordenó al Distrito Escolar de Cleveland aplicar un plan para integrar a ambas comunidades estudiantiles.

La secundaria D.M. Smith Middle School —a la que asiste la comunidad negra—debe fusionarse con la Margaret Green Junior High School —integrada por blancos—, de acuerdo con la Corte.

Lo mismo debe ocurrir con la preparatoria East Side High School (de mayoría negra) con la Cleveland High School (a la que asiste la mayoría de los blancos, pero no son dominantes).

Y eso a más tardar para el ciclo 2017-2018.

"El retraso en la eliminación de la segregación ha privado a generaciones de estudiantes del derecho garantizado por la Constitución de una educación integrada", dijo en su fallo la juez del caso, Debra M. Brown.

Además, las autoridades educativas quedan obligadas a revisar sus programas de estudio y ofrecer nuevos para su nueva comunidad fusionada.

"Esta decisión sirve como recordatorio de que el retraso de los distritos (escolares) en sus obligaciones contra la segregación es inaceptable e inconstitucional", afirmó Vanita Gupta, jefa de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

Mantenerse igual

Pero en la población de Cleveland, muchos ven las cosas distinto. La abogada del Distrito Escolar enfatizó que el distrito no niega la matricula a ningún estudiante para acceder a las escuelas, por lo que considera infundado el argumento de segregación.

"Ninguna de las dos escuelas secundarias del distrito ni las dos preparatorias tienen una matrícula de mayoría blanca", añadió Jacks.

Mientras siga la apelación en curso, el sistema de inscripciones actual se mantendrá en sus mismos términos, informó el Distrito Escolar en un comunicado.

Entre la comunidad, algunos también han expresado que las cosas deben mantenerse como hasta ahora han funcionado, pues descartan que se trate de un caso de racismo.

"Deberían enfocarse en el nivel escolar en lugar de la fusión. Estoy más preocupada por la educación de mis hijos que por quién se sienta al lado de ellos o a qué escuela van", escribió Ruth Weldon Sims en una discusión en Facebook.

Otros se quejaron de que la capacidad de las escuelas está al tope, por lo que fusionarlas sería inviable. "Las clases en el Cleveland High School son muy grandes para que un maestro las controle", escribió Caitlyn Marie Watson.

Sobre este punto, el fallo de la Corte de Distrito dictaminó que esa escuelafuncionaba en "pobres condiciones", por lo que debería haber mejoras.

"¿Se le ha ocurrido al gobierno federal que las poblaciones escolares son resultado de la elección de la gente por las áreas donde viven? ¿Van a obligar a los estudiantes a asistir a escuelas más lejanas de sus hogares?", cuestionó Chris Turfitt.

"Aprender a convivir"

A unos 180 kilómetros al sur de Cleveland se encuentra el condado de Clinton, donde desde 2013 pasaron por un proceso de integración de escuelas similar.

Los alumnos pasan de una escuela a otra entre el primero y el noveno grado, lo que permitió integrar a las comunidades desde hace tres años.

En Cleveland, algunos sienten que las escuelas con alumnos negros tienen deficiencias en sus instalaciones y en los programas de estudio respecto a las que asisten los alumnos blancos, lo que piden que cambie.

"Padres de todas las razas testificaron que quieren que sus hijos aprendan en un entorno diverso que los prepara para enfrentar el mundo actual", resaltó el Departamento de Justicia sobre la sentencia.

El reverendo Edward Duvall señaló que esta resolución de la justicia puede ayudar a derribar el "muro de racismo" que divide a la población.

"Podemos crear una nueva cultura en nuestro sistema escolar que nos unirá y unirá a la ciudad entera", dijo Duvall.

Cina Lucas escribió en Facebook: "¡Despierten! Estamos en 2016 y si sus hijos van a vivir en algún lugar fuera de Cleveland deben aprender a convivir con gente que no se ve y no piensa como ellos".

Y April Lawrence consideró que "no existe una razón para que haya dos escuelas secundarias en un pueblo pequeño como Cleveland".

Pero por ahora, mientras la junta escolar apela el fallo, los estudiantes seguirán viendo a sus mismos compañeros.