• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Trucos para que no vuelvas a pasar la vergüenza de olvidar un nombre

¿Cómo me dijiste que te llamabas? | Foto: BBC

¿Cómo me dijiste que te llamabas? | Foto: BBC

Cuando se te olvida un nombre, es como si no te hubiera importado nada de lo que te hubieran dicho... Aunque, científicamente, no es el caso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Suele hacerte pasar una vergüeza: estás horas hablando con alguien interesantísmo a quien acabas de conocer. Te parece fascinante, su personalidad... Al cabo llega otro amigo y quieres presentarle a tu acompañante. Pero te quedas en blanco, incapaz de recordar cómo se llama.

Un lector, Dan, me pregunta la razón por la cual pasa esto.

"Puedo recordar toda clase de detalles sobre una persona, pero olvidarme completamente de su nombre", dice. "Incluso, después de una extensa conversación. Es algo embarazozo".

Afortunadamente, la respuesta implica aprender una cuestión fundamental sobre la naturaleza de la memoria.

Y es una cosa que, además, te puede ayudar a evitar la vergüenza de olvidar el nombre de alguien con quien conversaste durante una hora.

Para saber por qué eso sucede, tienes que reconocer que nuestra memoria no es un simple sistema de archivos con distintas carpetas para cada clase de información, incluyendo una de color brillante etiquetada como "Nombres".

Asociaciones encadenadas

Más bien, nuestras mentes son asociativas. Se desarrollan a partir de información interconectada.

Es por eso que soñamos despiertos. Te das cuenta, por ejemplo, de que un libro que estás leyendo se imprimió en París y en París está la Torre Eiffel que, por cierto, fue visitada por tu prima Mary el verano pasado. Ah, y es verdad que a Mary le encanta el helado de pistacho. Entonces te preguntas si habrá comido helado de pistacho cuando estaba arriba en la Torre.

Y las asociaciones siguen, con cada cosa conectándose a otra no por lógica, sino por coincidencia de tiempo, lugar, por cómo aprendiste la información y lo que significa.

La misma red asociativa significa que puedes adivinar una pregunta con la respuesta: Respuesta: "Eiffel Tower", Pregunta: "El punto de referencia más famoso de París".

Eso hace que la memoria sea útil, porque muchas puedes pasar fácilmente del contenido a la etiqueta y viceversa: "¿qué hay en la gaveta superior?" no es una pregunta interesante, pero sí lo es cuando quieres responder a la interrogante: "¿dónde están mis llaves?".

De manera tal que la memoria se construye así deliberadamente. Nuestras memorias son increíbles, pero responden a la cantidad de asociaciones que hacemos con nueva información que recibimos y no a lo mucho que, desesperadamente, queremos recordar algo.

Cuando conoces a alguien, aprendes su nombre pero para tu memoria es probablemente una información arbitraria, desconectada de cualquier otra cosa que sabes y de todas las cosas que, posteriormente, sabrás de esa persona.

Después de tu conversación, durante la cual posiblemente te enterarás de su trabajo, sus pasatiempos, su familia o cualquier otra cosa, toda esa información se queda conectada en tu memoria.

Imagínate que estás hablando con un tipo de camisa azul a quien le gusta pescar y que tiene un trabajo como vendedor de autos, que le gustaría dejar para dedicarse a vender equipo de pesca.

Si puedes recordar una parte de la información ("vender autos") puedes encadenarla a otras ("vende autos, pero quiere dejar de hacerlo", "quiere dejarlo para vender equipos de pesca", "le encanta pescar", y así sucesivamente).

El problema es que el nombre de tu nuevo amigo no aparece por ningún lado porque se trata simplemente de una información arbitraria que no está vinculada a ningún otro dato de la conversación.

Trucos mentales

Afortunadamente, hay forma de fortalecer esos nexos para que queden afianzados en nuestras memorias. A continuación encontrarás la forma de recordar un nombre, utilizando algunos principios básicos de la memoria.

*En primer lugar, trata de repetir cualquier nombre que escuches. La práctica es una de las reglas de oro para aprender: entre más se practica, más se fortalece la memoria.Además, cuando utilizas el nombre de alguien lo estás vinculando en tu memoria en el acto físico de decirlo y en el tópico actual de la conversación ("entonces, James, ¿qué es lo que te gusta tanto de la pesca?")

*En segundo lugar, trata de intentar asociar el nombre que acabas de aprender con algo que ya conoces. No importa si el vínculo es completamente tonto. Es simplemente importante que encuentres alguna conexión para ayudar a que el nombre se quede pegado en tu memoria.Tres personas conversandoImage copyrightGettyImage caption.

*Finalmente, trata de vincular su nombre a alguna otra cosa sobre su persona.

Si fuese yo, intentaría utilizar lo primero que se me viene a la mente para crear un puente entre el nombre y algo que aprendí de él.

Por ejemplo, en inglés James es una especie de nombre bíblico. Después de todo tienes la biblia del rey James (Jacobo) y James empieza con J, al igual que Jonás en la biblia que fue tragado por la ballena y a este James le gusta pescar, pero apuesto que preferiría capturar peces a que los peces lo atrapen él.

No importa si las asociaciones que haces son extravagantes o raras. Eso no se lo tienes que decir a nadie. De hecho, es probablemente mejor si no lo dices, especialmente a tu nuevo amigo.

Sin embargo, las conexiones ayudarán a crear una red de asociación en tu memoria y esa red impedirá que su nombre desaparezca de tu mente a la hora de presentarlo a otra persona.Y si eres escéptico, intenta esta prueba rápida. Apuesto a que puedes recordar a James, que no es Jonás. Y probablemente te acuerdas de la prima Mary (o al menos que clase de helado le gusta), pero ¿te acuerdas del nombre del lector que hizo la pregunta?.

Ese fue el único que introduje sin elaborar nuevas conexiones alrededor del nombre y es, por eso, que apostaré a que es el único que has olvidado.