• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Tortura y esclavitud en la “casa de los horrores” de una pareja en Alemania

Una revista alemana describió la residencia en Hoexter como la "casa de los horrores" | Foto: BBC

Una revista alemana describió la residencia en Hoexter como la "casa de los horrores" | Foto: BBC

Los sospechosos, identificados como Wilfried W., de 46 años, y su exesposa Angelika B., de 47, fueron arrestados el miércoles de la semana pasada y han sido acusados de homicidio 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La llaman la "casa de los horrores" y no es para menos.

En Höxter, un pequeño pueblo en el noroccidente de Alemania, al menos dos mujeres fueron atraídas por avisos de citas creados por una pareja que, según las autoridadeds, luego las torturó hasta la muerte.

Los sospechosos, identificados como Wilfried W., de 46 años, y su exesposa Angelika B., de 47, fueron arrestados el miércoles de la semana pasada y han sido acusados de homicidio.

El hombre niega las acusaciones, pero la policía dice que su pareja confesó los hechos.

Incluso afirmó que sólo obedecía las órdenes de su exesposo, quien también había abusado de ella y la había torturado.

Las autoridades alemanas creen que podría haber más víctimas y están inspeccionando la casa de la pareja, ubicada en Baja Sajonia.

El disparador del caso 

La macabra historia comenzó a desentrañarse de manera fortuita.

El 21 de abril, la pareja conducía de vuelta a su casa junto con una de sus víctimas, una mujer de 41 años identificada como Susanne F., cuando el vehículo se averió.

Policía en Alemania

El deteriorado estado de salud de Susanne F., quien luego murió en el hospital por un trauma en la cabeza, desató la investigación.

La policía cree que la mujer fue mantenida como rehén y torturada en la casa. También sospechan que Susanne F. no fue su primera víctima.

"Grave tortura física"

Al igual que Suzanne F., Annika W. llegó a la casa de la pareja tras responder a un aviso de citas publicado a finales de 2013. La mujer, de 33 años y residente de Baja Sajonia, murió en agosto de 2014.

Durante una rueda de prensa realizada el martes, la policía dijo creer que la pareja la había asesinado y descuartizado, para luego quemar sus restos en la chimenea y esparcir sus cenizas alrededor de la casa.

La víctima sufrió una y otra vez muy grave tortura física, fue golpeada por todo el cuerpo, encadenada a calentadores y esclavizada"

Ralf Oestermann, jefe de la división de homicidio de la policía en Hoexter
EPA

"La víctima sufrió una y otra vez muy grave tortura física, fue golpeada por todo el cuerpo, encadenada a calentadores, esclavizada", expresó el fiscal en jefe Ralf Meyer.

"Algunas veces la víctima tenía que dormir en cuartos fríossobre el piso raso. Por eso su condición empeoró cada vez más".

Añadió que a mediados de 2014 el estado de la rehén llegó a un punto crítico y que murió el 1° de agosto como consecuencia de las heridas.

Investigación forense en Alemania

El jefe de la división de homicidios de Höxter, Ralf Oestermann, dijo que los oficiales forensesse encontraban realizando una detallada examinación de la casa de los acusados.

Además, comentó la posibilidad de que existiera una tercera víctimaen la residencia de la pareja, que ha sido catalogada por la prensa alemana como la "casa de los horrores".

Deseo de poder

Otra mujer que fue torturada por la pareja contactó a la policía después de ver una foto de la casa por televisión, informó Oestermann.

Ella aportó más detalles sobre las torturas a las que sometían a sus víctimas, como arrancarles trozos enteros de pelo.

Wilfried W en una foto en Facebook

En ninguno de los casos hay evidencia de abuso sexual.

Según el fiscal Meyer, los investigadores encontraron que Wilfried W. y su exesposa estaban motivados por el deseo de "ejercer poder" sobre las víctimas y que había indicaciones de sadismo.

De acuerdo a las leyes de privacidad en Alemania, los nombres completos de los involucrados en el caso no pueden ser divulgados hasta que no haya una sentencia.

En la pequeña localidad de Höxter y en todo Alemania se preguntan incrédulos cómo ha podido suceder un caso como este.