• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Tocó la guitarra y tuiteó mientras le abrían la cabeza

Carter ofreció tocar su guitarra mientras le implantaban el marcapasos / BBC Mundo

Carter ofreció tocar su guitarra mientras le implantaban el marcapasos / BBC Mundo

Brad Carter realizó la que quizás sea la presentación más importante de su vida. Este músico y actor no ha ganado un Grammy o un Oscar. Pero ha recuperado su habilidad de tocar la guitarra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con 39 años, el estadounidense que ha aparecido en series de televisión como CSI Nueva York, El Mentalista, Dexter y True Blood se convirtió en el paciente número 500 en implantarse un marcapasos en el cerebro.

Carter tenía temblores en sus manos y la enfermedad ya estaba empezando a afectar sus ojos. Los fármacos que le habían recetado no estaban funcionando y por eso se convirtió en el candidato 500 en implantarse el marcapasos.

La particularidad de su caso no es su relación con Hollywood, sino que mientras los cirujanos le abrían la cabeza, él tocaba su guitarra.

"Durante la cirugía ponemos marcapasos en una zona específica del cerebro y mantenemos al paciente despierto para asegurarnos de que estamos en el lugar correcto donde podemos eliminar los temblores", explica el cirujano Nadir Pouratian, del Centro Médico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Carter fue quien sugirió ofrecer un concierto a sus doctores a fin de averiguar si tocando la guitarra aumentaría la efectividad de la intervención. "Fue algo único porque no lo habíamos hecho antes", agregó el experto.

En vivo por la red

Además, la operación fue grabada y durante la cirugía enviaron mensajes de tuiter en vivo para marcar el hito.

La estimulación "de cerebro profundo" a la que se sometió mediante la operación, es una terapia para las personas con la enfermedad de Parkinson. Se estima que sólo en Estados Unidos este mal afecta a más de un millón de personas.

Esta intervención también se ofrece a pacientes con temblores esenciales. Un síntoma que afecta a unas 10 millones de personas en ese país.

Consiste en implantar un marcapasos que emite impulsos electrónicos en el cerebro, aliviando los temblores.

Todos los pacientes que se han sometido a esta operación en la UCLA lo han hecho despiertos.