• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Sudán del Sur: "Hay que caminar tapándose la nariz por el olor a cadáver"

Más de 1.000 personas han muerto como consecuencia del conflicto desde mediados de diciembre en Sudán del Sur / BBC Mundo

Más de 1.000 personas han muerto como consecuencia del conflicto desde mediados de diciembre en Sudán del Sur / BBC Mundo

"Estamos en una zona de guerra, con cadáveres por todas partes. Cuando estás en Bor tienes que caminar tapándote la nariz porque el olor es insoportable"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Así describe el obispo Rubén Akurdit Ngong cómo es vivir estos días en la ciudad de Bor, en Sudán del Sur.

Al borde de la guerra civil, Sudán del Sur se ha polarizado entre el gobierno y los rebeldes.

El conflicto se desató el domingo 15 diciembre, cuando Salva Kir, actual mandatario, acusó al ex vicepresidente Riek Machar de intentar derrocarlo a través de un golpe.

Militares disidentes atacaron el Ministerio de Defensa y la sede del partido gobernante, el Movimiento para la Liberación de Sudán (MPLS).

¿Conflicto étnico?

Machar, por su parte, ha acusado al presidente Kir de fomentar la violencia étnica entre los dos principales grupos del país. Kir pertenece a la etnia dinka y Machar es miembro del grupo nuer.

El gobierno negó que el enfrentamiento tenga un cariz étnico. "Si uno ve las personas que apoyan a Machar, algunas son dinkas, otras chol, nuer o de otros grupos", aseguró un miembro del gobierno.

Sin embargo, testigos locales que huyeron de sus hogares cuentan de varios casos de civiles agredidos por el simple hecho de "no hablar la lengua" de los atacantes.

Más allá de las luchas raciales, es la población civil la que sufre las consecuencias.

Desde mediados de diciembre, al menos 1.000 personas murieron como consecuencia de la violencia en el joven país africano, que alcanzó la indepencia de Sudán en 2011 tras un largo conflicto.

El miércoles el gobierno decretó el estado de emergencia en dos estados: Unity y Jonglei, las dos áreas cuyas capitales han sido controladas por las fuerzas rebeldes leales al ex vicepresidente Riek Machar, a quien el gobierno sigue acusando de haber organizado un plan para derrocar al presidente Salva Kiir.

Testimonio desde Bor

Rubén Akurdit Ngong huyó de la zona de combate el domingo y ahora está en Juba, donde le contó a la BBC sobre la situación que ha dejado atrás.

"Es terrible, horrible, no puedes ni siquiera describirlo. Hace dos días salimos del recinto de la misión de Naciones Unidas y todo parecía bien, pero repentinamente las cosas cambiaron", señaló.

"Escuchamos disparos y los rebeldes corrían hacia Bor. Todos empezaron a huir en distintas direcciones, algunos hacia los arbustos, otros al pueblo, algunos fueron al río Nilo, otros al distrito de los lagos o a Juba. La gente está confundida, porque ven que no queda ningún lugar donde ir para recibir protección", agregó el religioso.

A punto de iniciar conversaciones de paz en Etiopía, los mediadores advierten que las discusiones podrían no llegar a puerto dados los continuos enfrentamientos en el país.

En este contexto, la estratégica ciudad de Bor fue particularmente afectada.

"El gobierno y el ejército están comprometidos en enfrentar a los rebeldes, pero los rebeldes siguen avanzando. Y la población civil es la más vulnerable. Bor está en anarquía, porque el gobierno ya no la controla, tampoco los rebeldes", apuntó Arkudit Ngong.

"Lo único que hacen es pelear unos contra otros. No hay ningún sistema ni vías para que la ayuda llegue a la población civil. Ni siquiera las medicinas logran ser distribuidas entre los más vulnerables. Es una situación realmente terrible", añadió.