• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Steven Gerrard, el ícono del fútbol que no cambió de equipo ni de peinado durante 17 años

Gerrard celebrando un gol como lo hizo 185 veces con la camiseta del Liverpool / AFP

Gerrard celebrando un gol como lo hizo 185 veces con la camiseta del Liverpool / AFP

El jugador conversó con la BBC sobre su trayectoria en el Liverpool, club del que fue aficionado de niño 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se cierra la carrera en Liverpool de su capitán, Steven Gerrard, uno de los pocos jugadores que quedan en una especie que cada vez es más rara en el fútbol: la de los fieles a un escudo y unos colores.

Gerrard llegó al primer equipo de Anfield en 1998, luego de haber crecido en las categorías inferiores del club.

Con un rostro imberbe, el que se convertiría en una leyenda de la famosa tribuna The Kop se preparó para su debut con una visita a la barbería. "Corto a los lados y atrás", habría dicho al barbero.

Estilo que no ha cambiado en 17 años como se puede apreciar en esta colección de cromos o barajitas de Topps Premier League, que muestra la cronología de la carrera de Gerrard en el Liverpool.


Júbilo y decepción

Gerrard conversó con la BBC sobre su trayectoria en el Liverpool, club del que fue aficionado de niño y al que tuvo un lazo afectivo más allá de la cancha desde que en la tragedia de Hillsborough de 1989 muriera su primo, Jon-Paul Gilhooley, de 10 años, la víctima más joven entre los 96 fallecidos esa tarde.

Con más de 700 partidos vistiendo la camiseta Red, Gerrard dijo que no cambiaría nada de su largo camino, aunque no ocultó que hubo momentos de mucho júbilo y otros muy crueles.

Estos son algunos de los momentos cruciales:

Altos

Estambul: Gerrard anota un gol en la histórica remontada del Liverpool sobre AC Milan en la final de la Liga de Campeones de 2005. Liverpool, que comenzó perdiendo 0-3, ganaría el título en la definición por penales.

Olympiakos: antes de llegar a esa final, Liverpool estuvo cerca de quedar eliminado por el Olympiakos en la fase de grupos. Un espectacular gol desde fuera el área en el minuto 86 abrió las puertas de Estambul.

West Ham: la historia se repetiría al año siguiente en la final de la Copa FA de la Asociación inglesa de fútbol. El West Ham dominó casi todo el partido, pero apareció la figura de Gerrard para igualar el encuentro dos veces, la segunda con una volea en tiempo de descuento. Liverpool ganó en penales.

Bajos

Chelsea: Liverpool se encaminaba a ganar su primer título liguero en 24 años y el primero de la Premier hasta que un resbalón de Gerrard, en el minuto 46 de la primera parte, permitió que el Chelsea abriera el marcador para ganar el partido. "Es mi mayor arrepentimiento, no haber ganado la Premier", reconoció a la BBC.

Milan: el conjunto italiano volvió a ser el rival de Liverpool en una final de Liga de Campeones, pero en Atenas el conjunto inglés era el favorito para alzar el título. Dos goles de Pippo Inzaghi completaron la gran venganza de lo que había ocurrido dos años antes en Estambul.

Manchester United: hubo momentos de júbilo y muchas decepciones contra el máximo rival de Liverpool, pero su expulsión a segundos de haber entrado al campo de juego, por una agresión violenta y sin balón, en el que sería su último clásico en Anfield, no fue la mejor forma de despedirse.