• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Reino Unido: en camino a permitir bebés con material genético de tres personas

Activistas en contra temen que este sea el inicio de bebés diseñados genéticamente / BBC Mundo

El Reino Unido podría convertirse en el primer país en permitir la creación de bebés usando ADN de tres personas luego de que el gobierno británico diese su respaldo para ese tratamiento de fertilización in vitro (FIV)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los expertos dicen que la FIV de tres personas podría eliminar enfermedades de la mitocondria que son debilitantes y potencialmente fatales.

En cambio, los opositores de la medida aseguran que presenta numerosos problemas éticos.

En la mitocondria están la minúsculas "estaciones generadoras de energía" biológicas de las células.

La mitocondria defectuosa afecta a uno de cada 6.500 bebés. Esto los puede dejar sin suficiente energía, lo que resulta en debilidad muscular, ceguera, fallo cardíaco y la muerte en los casos más extremos.

Hay investigaciones que sugieren que usar la mitocondria de un óvulo donante puede evitar esas enfermedades.

Con la transferencia mitocondrial se sustituye un fragmento de ADN del óvulo con uno nuevo de otra persona. Los beneficios podrían ser enormes para las personas con enfermedades genéticas como la distrofia muscular y el síndrome MELAS.

Básicamente, sus hijos estarían libres de cualquier enfermedad derivada de este defecto. Pero el costo sería llevar el ADN de tres personas: el padre, la madre y una pizca de un donante sano.

Aprobación parlamentaria

Antes de que se realice la primera FIV manipulada genéticamente en el Reino Unido -y por consiguiente, en el mundo- el proyecto de ley que propone el gobierno británico debe ser aprobado por el parlamento a finales de este año. Una cuestión que según el equipo de salud de la BBC "no tendría complicaciones".

El apoyo del gobierno británico se produce después de que un encendido debate sobre la manipulación genética de óvulos llevara a la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología (HFEA, por sus siglas en inglés) a realizar una consulta pública.

Una de las principales preocupaciones era que tras aprobar la técnica se podría producir una "pendiente resbaladiza" que llevaría a otras formas de modificaciones genéticas.

El resultado de la consulta fue un apoyo mayoritario por la técnica, una vez que se explicaron los detalles.

Fábrica de energía

La mitocondria es la fábrica de energía de las células. Con una pequeña parte de ADN y tan sólo 37 genes, se encuentra en la parte exterior del núcleo que tiene más de 20.000 genes, incluyendo todo el material genético crucial de tanto del padre como de la madre.

Los trastornos mitocondriales siempre pasan de madre a hijo, así que la técnica, desarrollada por el profesor Doug Turnbull y su equipo de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido, incluye utilizar óvulos de un donante sano.

Lo que se haría es realizar la típica FIV para entonces, después de la fertilización, extraer del embrión en desarrollo el pronúcleo del padre y la madre.

Esto deja detrás la mitocondria fallida. El material genético de los padres se inyecta en el óvulo sano del donante al que le han retirado el pronúcleo pero todavía tiene la mitocondria saludable.

"Los científicos creen que el embrión resultante se debería desarrollar con normalidad", explica Fergus Walsh, editor médico de la BBC. "Significa que todas las partes cruciales de los genes de los padres se mantendría, con el añadido de una pequeña cantidad del ADN del donante femenino".

La madre que perdió a todos sus hijos

Sharon Bernardi perdió a sus siete hijos debido a una rara enfermedad genética. "No sabía sobre el historial médico de mi madre. No tuve necesidad de saberlo porque era hija única, y creo que en su época la gente no hablaba de estas cosas como ahora".

Su madre había tenido tres partos de fetos muertos antes de Bernardi.

Cuando ella tuvo al cuarto hijo, Edward, los médicos estaban más preparados y lograron mantenerlo con vida, a pesar de que su salud era precaria. Al niño le diagnosticaron síndrome de Leigh, un trastorno que afecta el sistema nervioso central y que es causado por un defecto en la mitocondria de la madre.

Sharon y su pareja intentaron tres veces más y sin suerte tener un niño sano. Y Edward murió a los 21 años.

El sufrimiento por el que pasaron los hijos de Sharon la convenció de apoyar el tipo de terapias genéticas que permitiría remediar los trastornos mitocondriales. "Cuando vez a alguien sufriendo, adolorido, no quieres ver a nadie más así. No quieres ver a un niño que sólo nace para sufrir y morir antes de tener dos años, o si sobrevive, tener discapacidades devastadoras".

Pero para quienes se oponen a este tipo de manipulación genética, "estas técnicas son innecesarias e inseguras, rechazadas por la mayoría de las respuestas de la consulta", declara David King, director de Human Genetics Alert.

"Es un desastre que la decisión de cruzar la línea, que eventualmente llevará a un mercado de bebés de diseño eugenésico, se tome con basamento completamente partidista y una consulta inadecuada", agregó.

La letra pequeña

Los detalles específicos de la regulación que el gobierno británico apoya son todavía inciertos, aunque según el corresponsal de salud de la BBC, James Gallagher, se espera se apruebe para los casos más severos.

"También es probable que los niños no tengan derecho a saber quién fue el donante del óvulo y que cualquier niño que nazca con este método sea monitoreado muy de cerca durante el resto de su vida", señala Gallagher.

Una vez que se complete el proceso de aprobación, el Reino Unido se convertirá en el primer país en permitir la técnica para prevenir una serie de trastornos genéticos potencialmente mortales.

"Una vez que los bebés nazcan con esta técnica, no habrá vuelta atrás. Habrá ocurrido un cambio genético permanente a miembros de la raza humana", asegura Fergus Walsh de la BBC.

El Reino Unido ha tenido un papel pionero en genética y FIV. Fue en ese país que se descubrió la estructura del ADN en 1953 y donde nació el primer bebé probeta, Louise Edwards, en 1978.

Contenido relacionado