• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Realmente los niños necesitan aprender las tablas de multiplicar?

¿Para qué aprender las tablas si puedo hacer cálculos con mi celular o la calculadora?, se preguntan muchos jóvenes / Foto: Thinkstock

¿Para qué aprender las tablas si puedo hacer cálculos con mi celular o la calculadora?, se preguntan muchos jóvenes / Foto: Thinkstock

Si se pueden hacer cálculos rápidamente con solo apretar un par de botones, ¿se necesita de verdad aprender a resolver problemas mentalmente? 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un comentario de la ministra de Educación de Reino Unido sobre las habilidades matemáticas de los niños de 11 años de edad puso sobre el tapete la vieja discusión sobre si es necesario que los niños aprendan las tablas de multiplicar o se les debe permitir que hagan esas operaciones con una calculadora.

Según Nicky Morgan, antes de terminar la escuela primaria (entre los 10 y 11 años), los niños deben saberse las tablas.

Las calculadoras comenzaron a aparecer por primera vez en las aulas de las escuelas occidentales en los años 70.

Estaban disponibles desde antes, pero cuando su precio –y su tamaño– se fue reduciendo, el número de modelos se multiplicó.

Y, a medida que lo hicieron, empezaron a surgir dudas sobre su uso.

Si los niños podían hacer cálculos rápidamente con solo apretar un par de botones, ¿necesitan realmente aprender a resolver problemas mentalmente?

O, ¿están estas minicomputadoras atrofiando su inteligencia ya que ahora no se preocupan por aprender los principios básicos de la aritmética?

La visión de las empresas

Hoy día, en algunas partes del mundo, las calculadoras parecen objetos pintorescos, comparados con los ordenadores portátiles y las tabletas.

Pero el debate sobre las habilidades de los niños no ha desaparecido.

¿Deberían dominar nuevas tecnologías como internet o programación?

En el siglo XXI, ¿debe hacerse énfasis en la escritura a mano o es más importante escribir en el ordenador sin necesidad de mirar las teclas?

La respuesta de los líderes empresariales a los comentarios de la ministra no sorprende.

Por lo general, se quejan de que los jóvenes británicos dejan la escuela sin las habilidades necesarias para triunfar en la industria.

John Cridland, de la Confederación de la Industria Británica (CBI, por sus siglas en inglés), emitió un comunicado diciendo que las habilidades matemáticas y de lectoescritura son todavía, lamentablemente, un problema.

En el pasado, la CBI denunció la falta de habilidades de los jóvenes, como por ejemplo las dificultades para comunicarse y sus actitudes personales.

Cuidado con la tecnología

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), concuerda en que la lectura, la escritura y la aritmética constituyen conocimientos básicos importantes.

El director de la Sección Aprendizaje y Maestros, Maki Hayashikawag, dice que la realidad, sin embargo, es que la tecnología juega un papel más importante en la vida de la gente.

La tecnología, como cualquier otro medio que mejora nuestra vida, debe manejarse con cuidado.

"Los niños deben tener un entendimiento básico de la tecnología, como para que no puedan ser manipulados por ella".

No obstante, en muchos países incorporar la tecnología es todavía una meta difícil de alcanzar.

"Debemos enfocarnos en la lectura, la escritura, la aritmética, pero algunos países no pueden ir más allá, ya sea por falta de recursos o porque los maestros no tienen el conocimiento", dice Hayashikawa.


Autonomía

En opinión de algunos comentaristas, qué deben hacer los niños con el conocimiento que obtienen es tan importante como el aprendizaje mismo.

John Bangs es consultor de la organización Education International, con sede en París, Francia, que representa a maestros del mundo.

Según él, los países que tienen un buen desempeño en los rankings internacionales de educación tienen algo en común.

"Singapur, Canadá, Finlandia, todos se centran en tratar de que los niños aprendan de forma autónoma. Pueden hacerse preguntas. Adquieren información, pero también aprender cómo usarla".

El éxito de Lego en China

Si aplicar estrategias para resolver problemas es una parte fundamental del aprendizaje, la venta de juguetes en China apunta a un desarrollo interesante.

Las ventas de Lego aumentaron drásticamente, mientras que en América del Norte se han estabilizado.

En manos ingeniosas, estos pequeños bloques pueden usarse para hacer todo tipo de cosas: desde trenes hasta naves espaciales.

Anders Jacobsen, Director de Inversión e Investigación de la empresa LGBT Capital con sede en Hong Kong y Europa, dice que la creatividad inherente del juego es clave para su éxito en China.

"Padres informados o ambiciosos se dan cuenta de la necesidad de que sus hijos aprendan a pensar de una forma creativa a través del juego".

Jacobsen cree que, en la actualidad, las escuelas chinas no alientan a los niños a resolver problemas, pero sus padres –y algunos políticos– están empezando a tomar conciencia.

"Cómo incorporar efectivamente estos objetivos en un sistema que valora la estructura y la uniformidad puede ser un desafío para los educadores normales", dice.

"No dudo que los líderes políticos en Pekín estén interesados y enfocados en cómo hacer y mantener a China como un innovador serio".

Presentación

Lectoescritura, aritmética, resolución de problemas y creatividad son todas asignaturas que los niños deben aprender.

Pero hay otro elemento, en opinión de John Edwards, Director de DragonFly, una empresa de programación con sede en España.

Edwards entrevista a muchos potenciales empleados al año, la mayoría de los cuales tienen amplios conocimientos técnicos.

Él me describió una entrevista reciente por Skype con un candidato extranjero exitoso.

"Era elocuente y amable. Eso hay que enseñarlo, porque la presentación es muy importante. Claro que tienen que tener conocimientos técnicos, pero si ya los tienen, descartaré a la gente por sus habilidades interpersonales".

¿Pero deben también saber las tablas de multiplicar, además de programación?

"Me gustaría que la gente las sepa, en vez de que utilicen una calculadora", dice Edwards. "No digo que las reciten, pero para demostrar que tienen la capacidad de aprender".