• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Realmente el ejercicio remedia la depresión?

El ejercicio hace que uno se sienta mejor con uno mismo

El ejercicio hace que uno se sienta mejor con uno mismo

Hay médicos que prescriben clases de acondicionamiento físico para los pacientes diagnosticados con depresión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay algo intuitivo acerca de la idea de que el ejercicio hace que uno se sienta mejor consigo mismo.

Y, tras varias décadas de investigación, hay médicos que prescriben clases de acondicionamiento físico para los pacientes diagnosticados con depresión, a menudo para complementar el tratamiento psicológico o con medicamentos.

Pero luego, ocurren cosas como la publicación de los resultados de un estudio que demuestra que lo contrario (1).

Una de las razones de que se den estas situaciones es que recopilar información sobre los efectos del ejercicio con respecto a la depresión es más difícil de lo que uno espera.

Problemático

El estándar de oro para la investigación es el ensayo controlado aleatorio, en el que la mitad de las personas que reciben el tratamiento y la otra mitad, no. Nadie sabe a qué grupo del estudio pertenece.

¿Placebo o medicina? Esa es la mejor manera de definir si algo es efectivo o no.

Con un nuevo medicamento, es relativamente fácil: la persona recibe la píldora real o un placebo.

Con el ejercicio es mucho más difícil. Por un lado, la gente sabe si está haciendo ejercicio o no. Además, es difícil obligarla a hacer ejercicio, por lo que algunos estudios les permiten a las personas elegir qué grupo en que grupo prefieren estar, lo que sesga los resultados pues quienes disfrutan haciendo ejercicio tienden a beneficiarse más.

En el caso del estudio mencionado, hubo críticas por la manera en la que se realizó (2).

Algunos expertos destacaron, por ejemplo, que en la investigación no se midió la cantidad real de ejercicio que hicieron las personas, simplemente se les pidió que llevaran un diario, lo que plantea la cuestión de si la gente podría haber exagerado la cantidad de ejercicio que hacían sólo para complacer a los investigadores.

Además, las personas que previamente no habían respondido a los antidepresivos fueron excluidos del estudio y quien sabe si éstas podrían haber sido sólo las personas que realmente beneficiarse de hacer ejercicio.

Entonces, ¿dónde nos deja esto?

Bufandas heladas y bicicletas acuáticas

El mencionado estudio es uno de los muchos realizados en este área, por supuesto, así que para una evaluación más exhaustiva recurrí a Cochrane, una organización sin fines de lucro que hace revisiones sistemáticas de estudios de salud.

La combinación de los datos de treinta ensayos diferentes de países tan diversos como Tailandia, Dinamarca y Australia mostró que en general se ha demostrado que el ejercicio tiene algunos beneficios para las personas con depresión. Pero cuando sólo se incluyen los estudios mejor diseñados, el efecto es muy leve (3).

De manera que parece que el ejercicio podría ayudar un poco, lo que a su vez lleva a la pregunta de por qué. Y ha habido algunos intentos extraordinarios para responderla.

Una teoría es que el ejercicio libera endorfinas y el neurotransmisor dopamina, que hacen que uno se sienta bien.

Está también la teoría que se originó en las saunas y baños de vapor de 1970 de Escandinavia y que se conoce como la hipótesis termogénica, la cual asegura que el aumento de la temperatura corporal libera endorfinas. Los participantes que se sentaron en la sauna se sentían mejor que aquellos que simplemente se sentaron en un banco. Una nota curiosa al margen de este estudio: a los participantes se les pagaba en cerveza (4).

...pero el ejercicio no hace feliz a todos...

Los investigadores han intentado todo, desde hacer que valientes voluntarios utilicen bicicletas de ejercicio mientras sus cuellos están envueltos en bufandas llenas de hielo, hasta el ciclismo en agua fría con sólo la cabeza por encima de la superficie (5).

El estado de ánimo de los ciclistas bajo el agua no mejoró, pero sí el de los que llevaban bufandas heladas, aunque uno podría pensar que más bien estaban aliviados al quitarse esos paños congelados y los termómetros rectales que habían estado midiendo su temperatura.

O quizás...

Tal vez no es un efecto químico, tal vez el hecho de salir de la casa, formar parte de un grupo o el placer de adquirir nuevas habilidades o ver las mejoras en los niveles de aptitud es lo que hace la diferencia.

...no obstante, encontrar un lugar cómodo y tranquilo parece tener el mismo efecto.

Por su parte, el profesor William Morgan, de la Universidad de Wisconsin-Madison en Estados Unidos, propuso una idea simple.

Se llama la hipótesis de distracción y, como seguro ya adivinó, la teoría es que el ejercicio alivia la depresión, pues cuando estamos distraídos no nos preocupamos. Sin embargo, el efecto desaparece después de 24 horas, por lo que necesitamos buscar más cosas con las cuales distraernos (6).

Los resultados de las pesquisas de Morgan pueden ser reconfortantes para la gente que no está tan interesada en el ejercicio: sentarse en una habitación tranquila en un sillón de cuero antiguo por un rato parecía hacer que la gente se sintiera igual de bien que sudando en el gimnasio.

Cualquiera que sea la razón, un punto importante para terminar es que el ejercicio puede ayudar, pero no es una panacea para la depresión.

La naturaleza de la condición significa que después de seis meses muchas personas se sentirán mejor, independientemente de su tratamiento.

En resumen, el ejercicio no va a curar al mundo de la depresión, pero sigue valiendo la pena intentarlo. En última instancia, si hace que se sienta mejor, ¡hágalo!