• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Realmente Waze te ahorra tiempo?

Así se ven los mapas de Waze. Cada ícono es un reporte de un usuario / BBC Mundo

Así se ven los mapas de Waze. Cada ícono es un reporte de un usuario / BBC Mundo

Latinoamérica es una de las comunidades más crecientes que hace uso de la red social

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mónica pelea prácticamente todos los días con su mamá por cuenta de Waze, la aplicación que permite ver el tráfico de la ciudad en tiempo real.

Es un dilema generacional: Inés, la madre, no le cree a Waze, pues dice que ella conoce mejores rutas que "el robot ese".

Mónica, en cambio, es prácticamente adicta a la aplicación que le informa dónde hay tráfico en Bogotá, qué rutas alternativas hay y cuánto puede demorarse en llegar.

A no pocos les parece familiar esta discusión, sobre todo en América Latina, una de las regiones del mundo que más utiliza Waze.

"No solo tenemos una enorme y creciente comunidad en América Latina", le dice a BBC Mundo Trak Lord, vocero de Waze.

"Sino que se trata de una comunidad sumamente leal, apasionada y proactiva", añade.

Waze –una compañía que fue fundada por dos israelíes en 2008 y comprada por Google en 2013 por US$1.100 millones– depende de la contribución de sus usuarios.

Los datos que envía cada uno de ellos desde la calle se articulan en un mapa interactivo que reporta dónde hay atascos, bloqueos, construcciones y casi todo lo que puede interceder en el camino de un estresado usuario de las vías de una metrópoli.

Y nadie más interesado en un mecanismo de descongestión que las calles de América Latina.

Rio de Janeiro

Río de Janeiro es, con Sao Paulo, una de las ciudades con más número de usuarios de Waze en el mundo.

Hasta en las invitaciones

"En San José de Costa Rica Waze ha sido un mecanismo óptimo para dilucidar las complicadas direcciones que dependen de referencias como la heladería o el poste de luz", dice Lord.

De hecho, en la capital del país centroamericano, donde Waze tiene 400 mil usuarios, se ha vuelto frecuente que la gente comparta un link de la aplicación para indicar una dirección o ponga en la invitación de un evento el nombre con el que se encuentra el lugar en este mapa interactivo.

"Son ejemplos de la manera como Waze funciona en ciudades que se desarrollaron de manera espontánea, como las latinoamericanas", dice Adrián Singer, administrador –uruguayo– de la comunidad de Waze en América Latina.


"Una revolución"

Carlos García es un biólogo de 34 años en la ciudad de Brasilia que, según dice, sufre de ansiedad.

"Cuando un amigo me habló de Waze lo que más me impresionó y me cautivó fue que te dice el estimado de llegada, algo primordial para mí que soy muy ansioso", le dice a BBC Mundo.

"Con eso me di cuenta que no es necesario afanarme, porque da lo mismo si voy rápido o lento", relata.

Carlos ahora es considerado por Waze como un Global Champ, un apelativo que les dan a los editores del mapa más activos.

En América Latina hay 6.000 de los 23.000 editores que tiene Waze en el mundo; gente que se comunica por foros para corregir, perfeccionar y editar los mapas interactivos.

Carlos le dedica varias horas del día a los mapas de su país, uno de los más activos del mundo en Waze.

Y lo hace –de manera voluntaria– porque cree que se trata de una revolución.

"Al anticipar las condiciones del camino, Waze permite la reducción en el número de muertes en carretera", dice.

"Además, permite el ahorro de combustible, la planificación para ambulancias, la reducción de la emisión de contaminantes y el ahorro de energía".


¿Funciona?

Según estudios de la compañía, Waze ahorra un promedio de 15% del tiempo que uno pasa en el carro.

Es decir: por 30 minutos de trayecto, reduce 5 minutos.

"Y si llevas eso a términos macro", dice Carlos, "estimamos que 5 minutos de tráfico al día en 260 días hábiles del año equivale a 60 horas menos de gasto de combustible y emisión de gases".

"Piensa lo que eso significa para una ciudad como Sao Pablo o Rio de Janeiro, donde las cifras oficiales estiman que el promedio de los ciudadanos dura 1 hora y 40 minutos en el carro al día", dice.

Waze reporta que cada una de estas ciudades tiene entre 1 y 3 millones de usuarios activos, las de mayor actividad en América Latina.

 

Ciudades en América Latina que más usan Waze:

Ciudad de México, México

San José, Costa Rica

Bogotá, Colombia

São Paolo, Brasil

Río De Janeiro, Brasil

Buenos Aires, Argentina

Santiago, Chile

Fuente: Waze

Para la visita del papa Francisco y el Mundial de fútbol, el gobierno de Río de Janeiro se alió con Waze para generar soluciones del tránsito.

Así, los datos de la alcaldía –basados en cámaras, centros de operaciones y policías en la calle– llegan al mapa.

Y lo que reportan los usuarios llega a la alcaldía.

Es una alianza que Waze está entablando con muchas otras gobernaciones del mundo.

Limitaciones

Esto, sin embargo, apunta a una de las preocupaciones que genera Waze entre varios analistas de la tecnología: la privacidad.

Al fin y al cabo, los usuarios están reportando los lugares donde se encuentran las 24 horas del día, al menos cuando tienen la aplicación abierta.

Sin embargo, la aplicación permite poner estatus de anónimo y las políticas de privacidad de la compañía son bastante restrictivas.

De hecho, Waze negó una solicitud de BBC Mundo más detallada del número y el perfil de los usuarios de la aplicación en América Latina.

Por otro lado, la aplicación puede ser una fuente de reportes falsos y la función de reportar la presencia de un policía puede ser un mecanismo para evadir multas.


Además, Waze se puede ver limitada la falta de usuarios, porque –como dice Singer– "entre más usuarios haya, mejor funciona".

"Y algo parecido ocurre con la conectividad", añade.

En Caracas, por ejemplo, donde según varios estudios el internet es uno de los más lentos de la región, Waze no funciona del todo bien.

"Hay muchos lugares de la ciudad donde no entra la señal de internet y a veces te encuentras con una cola (un atasco) que no estaba reportado en la aplicación", dice Enrique, un taxista caraqueño.

Por eso él, como la mayoría de los habitantes de la capital venezolana, prefiere usar el sistema de la radio, que desde un helicóptero reporta las informaciones del tránsito.