• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Puede Centroamérica impedir la migración de sus niños?

¿Puede Centroamérica impedir la migración de sus niños? / BBC MUNDO

¿Puede Centroamérica impedir la migración de sus niños? / BBC MUNDO

En la pantalla aparece una partitura musical y enseguida la imagen de dos niñas y una mujer con vestidos regionales, mientras se escucha una canción alegre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"Somos un país de gente buena que cosecha lo que siembra/ y que vive con el corazón", dice la letra y segundos después el mensaje principal: "Quédate aquí en tu tierra/ quédate en tu país/ el tiempo está cambiando y trabajamos para ti".

El video forma parte de la campaña Quédate que emprendió el gobierno de Guatemala, como parte de una estrategia para convencer a miles de niños y adolescentes que planean emigrar a Estados Unidos.

El mensaje se transmite por radio y televisión en tres municipios de los departamentos de Sololá y San Marcos, que registran la mayor salida de personas del país.

Hasta ahora no se sabe si la campaña ha inhibido el viaje de algún guatemalteco. Pero es una muestra de los esfuerzos de emergencia que los países del Triángulo Norte de Centroamérica –Honduras, Guatemala y El Salvador- han emprendido para combatir la reciente migración masiva de menores.

Un fenómeno que el presidente estadounidense Barack Obama define como "crisis humanitaria", y del cual muchos en América Central creen que no tiene remedio… al menos en el corto plazo.

Y es que mientras no se resuelva la pobreza y violencia que existe en el Triángulo Norte la migración no se detendrá, le dice a BBC Mundo Georgina Villalta, gerente de la Red para la Infancia y Adolescencia de El Salvador.

"De no abordarse las causas reales como la exclusión social de las comunidades en los sectores más pobres y la violencia, realmente va a ser bien difícil", explica.

Advertencias

Recientemente Barack Obama solicitó un presupuesto especial de US$2.000 millones para atender la crisis de los niños migrantes que han cruzado su frontera, y que calculan que pueden ser hasta 90.000 cuando concluya su actual año fiscal, en octubre próximo.

Pero además de conseguir dinero la Casa Blanca también envió varias señales a sus vecinos del sur: primero el vicepresidente Joe Biden viajó a Centroamérica para advertir que sus niños no podrán quedarse en territorio estadounidense.

El segundo mensaje es la deportación de cientos de estos menores, enviados por avión a sus países de origen.

México también parece sumarse a las advertencias. El presidente Enrique Peña Nieto estableció el Programa Frontera Sur que establece, por ejemplo, aumentar el número de visas de trabajo a ciudadanos de Guatemala y Belice, así como proteger los derechos humanos de quienes viajan desde el sur.

Pero al mismo tiempo el secretario de Gobernación (equivalente en México al ministro del Interior) Miguel Osorio Chong, aseguró que las autoridades pondrán orden en el recorrido del tren carguero que utilizan los migrantes, conocido como La Bestia.

"Es una decisión del Estado mexicano no seguir permitiendo que migrantes de Centroamérica y mexicanos incluso pongan en riesgo sus vidas en este tren de carga, y no de pasajeros", dijo en una entrevista con Radio Fórmula.

Y advirtió: a los migrantes sin documentos no se les permitirá viajar a Estados Unidos. "Quienes no tengan la visa para adentrarse más en nuestro país serán devueltos", sin detallar lo que eso significa.

Inversión

¿Una política migratoria más estricta puede frenar el éxodo de miles de niños y adolescentes de Centroamérica?

No, coinciden especialistas y organizaciones civiles. Antes que diseñar muros y obstáculos es necesario entender que los menores no abandonan sus países por gusto, sino que son virtualmente expulsados de sus comunidades, insiste Villalta.

Y a diferencia de los adultos que emigraron por las crisis económicas o por causa de desastres naturales, ahora los niños centroamericanos huyen de la violencia.

"Muchos adolescentes han recibido amenazas de grupos vinculados a las padillas. Entonces, ¿qué opción tiene un padre de familia que le amenazan a su hijo de muerte?", cuestiona.

El problema es particularmente grave en Honduras, que tiene la tasa de homicidios más alta del mundo: 79 crímenes por cada 100.000 habitantes, según estadísticas del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.

Los menores resultan más afectados con el problema, le dice a BBC Mundo Roberto Herrera Cáceres, comisionado Nacional de Derechos Humanos de ese país.

"Temas como la narcoactividad y la trata de personas se han aprovechado de la situación estructural que tenemos de pobreza, falta de empleo y otras condiciones, de tal manera que han tratado de reclutar a toda nuestra juventud", explica.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, coincide: siete de cada nueve niños que emigran provienen de las zonas con más violencia. "Son niños que viven por donde hay mayor tránsito de droga en el país", dijo al inaugurar la Conferencia Internacional sobre Migración, Niñez y Familia.

Erradicar la violencia por el narcotráfico, un empeño en el que los gobiernos de la región han invertido varios años aunque siempre existe una salida recuerda Georgina Villalta.

La crisis humanitaria que menciona Obama "es una oportunidad para que los Estados asuman de una forma más integral y con enfoque de derechos humanos el fenómeno migratorio de los niños".

Y un primer paso, añade, sería que los US$2.000 millones que Estados Unidos destina para el problema no se gasten sólo en seguridad, sino que se inviertan donde se necesitan: ayudar a las comunidades más pobres de Centroamérica.