• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Podrá llegar a ser reina la nueva princesita británica?

La nueva princesa es mostrada al público a pocas horas de nacer | Foto AP

La nueva princesa es mostrada al público a pocas horas de nacer | Foto AP

Hay que echar una mirada a las reglas de sucesión y a la historia para saber si la cuarta heredera tiene probabilidades de ascender al trono

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se sabía, desde antes de nacer, que el segundo bebé de William y Kate, el duque y la duquesa de Cambridge, ocuparía el cuarto puesto en la ascendencia al trono británico. Así fuera niño o niña.

También se sabe que, así la pareja real decida tener otros hijos y alguno de ellos sea un varón, la recién nacida princesa mantendrá su lugar como cuarta heredera.

Por tradición, los adeptos a la monarquía le desean salud y larga vida cuando nace un bebé en línea al trono y la satisfacción de ser sus súbditos si llegase a ostentar la corona.

Pero, ¿qué tan factible sería esto para la recién llegada? Veamos qué nos dicen las reglas de sucesión y la historia:

El príncipe Carlos, como primogénito de la actual reina Isabel II, es primero en línea.

A su vez, su primer hijo, William, es segundo y el hijo de William, George, es tercero.

Hasta hoy en la mañana, el príncipe Harry, el hermano de William, era cuarto, pero fue desplazado por la nueva hija de William, porque la sucesión favorece la línea directa.

Hace apenas unos años, las posibilidades para una mujer heredera de llegar al trono británico eran más tenues, pues los varones tenían predilección.

Es por eso que, de los hijos de reina Isabel, la princesa Ana ocupa un puesto más abajo en la sucesión que sus hermanos menores Andrés y Eduardo.

Segundos hijos de “repuesto”
Sin embargo, nuevas reglas entraron a regir hace unos años y la princesa recién nacida no podrá ser desplazada de su cuarto lugar.

Aún así, es la segunda en nacer, el “repuesto” en caso de que algo le pase a George, cuyo destino seguro es ser algún día rey.

En el pasado, sin embargo, estos hermanos de “repuesto” han ascendido al trono y asumido las riendas de la monarquía con gran efectividad e impacto.

No hay que ir más lejos que el padre de la reina Isabel II, Jorge VI, que reemplazó a su hermano Eduardo VIII cuando éste abdicó porque quería casarse con una mujer divorciada.

Fue un giro histórico que Jorge VI nunca esperó, pero resultó siendo el ancla moral del pueblo británico durante los peores días de la Segunda Guerra Mundial.

Otro “repuesto” es más famoso. Nadie más que Enrique VIII.

Cuando su hermano Arturo murió, Enrique no solo pasó a ser el heredero de la corona y eventual rey pero hasta se casó con la viuda de Arturo, Catalina de Aragón.

Enrique VIII fue coronado en 1509, reinó durante casi cuatro décadas, y es quizás el más famoso de todos los reyes británicos.

Así que, cuando la nueva princesita empieza su vida, sin duda vendrá el momento en que le eche una mirada a la historia y vea cuál podría ser su lugar en la historia de la monarquía británica.