• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Podrá el ADN acabar con la carrera criminal de los gemelos?

Los dos individuos que aparecen en la foto son gemelos posando, no criminales reales / BBC Mundo

Los dos individuos que aparecen en la foto son gemelos posando, no criminales reales / BBC Mundo

Es bien sabido que los gemelos idénticos nunca son absolutamente iguales. Normalmente basta con observar atentamente para encontrar las diferencias. Sin embargo hasta ahora había sido imposible distinguir su ADN

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ahora, una nueva prueba puede hacerlo de manera rápida y asequible y este invento podría ayudar a resolver muchos crímenes.

Los gemelos idénticos son los nacidos de la unión de un óvulo y un espermatozoide que, tras la fecundación, se divide para crear dos embriones.

Un nuevo test desarrollado por un laboratorio alemán acaba de lograr un examen capaz de encontrar las diferencias, también en la sangre. Aseguran que es además rápido y que su precio es "asequible" para los sistemas judiciales.

Si se confirma su compatibilidad con las exigencias de los distintos sistemas judiciales, el test ayudará a resolver crímenes que un día quedaron en el limbo.

En los últimos meses de 2012 seis mujeres fueron violadas en Marsella, en el sur de Francia. Las pruebas de ADN condujeron a la policía no a uno sino a dos sospechosos. Eran los gemelos idénticos Elwin y Yohan, cuyo apellido no fue revelado por las autoridades.

También fue imposible para las víctimas distinguir al atacante entre los dos sospechosos.

Desde entonces la investigación policial está estancada por no saber a cuál de los dos procesar.

Ambos gemelos están en custodia policial desde Febrero. Cada uno afirma que él no fue pero ninguno culpa al contrario.

Cuando los gemelos fueron arrestados, los medios de comunicación informaron que los exámenes para diferenciar su cadena de ADN serían terriblemente caros. Gracias a este nuevo hallazgo, eso podría cambiar.

Científicos especializados en investigación del genoma del laboratiorio Eurofins de Ebersberg, en Alemania, aseguran que han hecho un descubrimiento que puede ayudar en casos como el de Elwin y Yohan.

"El genoma humano consiste en un código de tres billones de letras", explica Georg Gradl, experto en secuenciación de última generación.

"Si se está aún en edad de crecer, o un embrión se está desarrollando dentro del cuerpo, esas tres billones de letras son copiadas".

"Durante este proceso de copia, distintas tipografías se desarrollan en el cuerpo", dice Gradl, refiriéndose a pequeñas mutaciones.

En los exámenes regulares de ADN sólo una pequeña fracción del código es analizado y eso es suficiente para diferenciar entre dos personas cualquiera, pero no para distinguir gemelos idénticos.

Gradl y su equipo tomaron muestras de una pareja de hombres gemelos y examinaron una por una las tres billones de letras que componían su ADN. Encontraron tan sólo unas pocas docenas de diferencias.

Los científicos analizaron también el ADN del hijo de uno de esos hombres y encontraron que había heredado cinco de esas mutaciones de su padre.

Una vez analizados los resultados, tuvieron la certeza de que ahora es posible diferenciar a cualquier persona de su gemela y también de su descendencia.

Esperanza para casos sin resolver

Obtener resultados en un tiempo prudencial es importante y este laboratorio ha sido capaz de conseguirlos en un mes.

Los institutos forenses y varios cuerpos de policía de Europa, Latinoamérica y Estados Unidos han contactado con Eurofin para saber si esa prueba podría ayudar a desbloquear alrededor de una decena de estos casos sin resolver.

Gradl asegura que los crímenes sexuales en los que un gemelo se ve involucrado "son más frecuentes de lo que uno podría imaginar".

El laboratorio asegura que no puede revelar los casos en que está trabajando pero, Gradl admite que el de Marsella es "ciertamente uno de esos casos en el que nos gustaría ayudar y en el que podríamos obtener resultados".

Cuando tu gemelo es un criminal

Un tribunal argentino suspendió recientemente un juicio hasta que se pudieran hallar nuevas pruebas, después de que un hombre fue acusado de violación y culpó a su gemelo.

También han existido un puñado de casos en los Estados Unidos. A veces, un tatuaje o una coartada han permitido a los investigadores descubrir al culpable pero se han dado casos en los que la imposibilidad de diferenciarles ha tenido como resultado la libertad de ambos sujetos.

Esto sucedió en 1999 en la ciudad de Grand Rapids, Míchigan, cuando una estudiante fue golpeada en la cabeza y violada.

Cinco años más tarde, la policía localizó al atacante Jerome Cooper, a través del ADN, pero Jerome tenía un gemelo idéntico, llamado Tyrone. Ambos gemelos tenían antecedentes de agresiones sexuales.

"Les tomamos declaración a ambos y los dos negaron ser culpables", comentó el capitan Jeffrey Hertel, del departamento de policía de Grand Rapids. "Teníamos la esperanza inocente de que uno de ellos fuera a declararse culpable para que su hermano no pagara las consecuencias de algo que no había hecho, pero eso nunca sucedió".

"Llegamos a hacer un careo para ver si llegábamos a alguna conclusión escuchando lo que se decían". Pero tampoco esta estrategia surtió efecto.

"Ahora tenemos la esperanza de que la ciencia resuelva el caso. Tuve que tomar aire profundamente cuando me enteré. Sabemos que el caso se va a resolver. Ahora es sólo cuestión de tiempo".

Otra historia similar sucedió en Malasia, cuando la policía de Kuala Lumpur detuvo al dueño de un coche que transportaba 166 kilos de cannabis y 1,7 kilos de opio crudo.

Más tarde, otro hombre llegó a la casa a la que se dirigía aquel coche. Lo arrestaron a él también y resultó que era su gemelo. Se llamaban Sathis y Sabarish, de apellido Raj.

Cuando el caso llegó a juicio no estaban seguros de qué gemelo era cual.

"No me puedo permitir condenar a la persona errónea", dijo el juez de acuerdo con el diario New Straits Times.

Como resultado no sólo ninguno de los dos fue condenado a morir, la pena obligatoria para los traficantes en Malasia, sino que ambos salieron libres.

No sólo crímenes

Esta prueba también se podrá aplicar en casos de paternidad dudosa.

En 2007, un tribunal de Misuri juzgó el caso de Holly Marie Adams, que dio a luz un hijo después de haber practicado sexo con dos gemelos iguales.

La prueba de ADN no dio un resultado concluyente. Había un 99,9% de posibilidades de que Raymon Miller fuera el padre y un porcentaje igual de probabilidad de que fuera Richard Miller.

Al final el juicio tuvo que confiar en el testimonio de Marie Adams sobre las fechas exactas en que había dormido con cada hombre, en qué momento estaba de su ciclo menstrual y sobre cómo se usó y si se usó el preservativo en cada caso.

Se estableció que era Raymon el padre legal pero la exigencia de las pruebas fue mucho menor que las que se hubieran necesitado en un juicio criminal.

En todos estos escenarios, los exámenes de Eurofin ofrecen "un desarrollo esperanzador y un significativo paso adelante en análisis forenses de ADN", según analiza Laura Walton-Williams del Departamento de Crimen y ciencia de la Universidad de Staffordshire, Reino Unido.

En cualquier caso Walton-Williams advierte que cualquier tribunal tendrá que conocer cuán riguroso ha sido el método y cuántas veces ha sido probado y contrastado antes de que se permita utilizar como prueba fehaciente para un juicio.

También el coste del análisis determinará si se populariza como prueba judicial. "En ese caso será utilizada más a menudo en casos criminales que en pruebas de paternidad", prevé Walton-Williams.

Eurofins ha dicho que no dirá públicamente cuánto cuestan sus test.

Otras compañías han dicho en el pasado que podían lograr resultados similares. Pero por una razón u otra nunca se ha logrado un avance tal que convenza a las autoridades.

Además, siempre habrá casos en que las pruebas de ADN no sean suficientes.

En 2009, piezas de joyería con un valor de US$8,2 millones fueron robadas de los grandes almacenes berlineses KaDeWe.

Fueron encontrados rastros de ADN en un guante hallado en la escena del crimen. Una vez más, las pruebas condujeron a un par de gemelos cuya condición de iguales permitió salir libes.

En este caso, incluso si se hubiera podido determinar a quién pertenecía el ADN, no hubieran estado convencidos, explicaron miembros del cuerpo de policía.

La defensa podía haber alegado que ambos gemelos podían haber utilizado el guante previamente, o incluso que aquel guante fue robado a uno de los gemelos por una tercera persona la que en realidad perpetró el robo.

Contenido relacionado