• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

¿Podemos aprender mientras dormimos?

La parte más rentable del día realmente podría implicar no hacer nada en absoluto / Foto Cortesía Getty

La parte más rentable del día realmente podría implicar no hacer nada en absoluto / Foto Cortesía Getty

Diversos estudios sugieren que mejora la capacidad para retener algo en la memoria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Justo antes de meterte bajo las sábanas, preparas cuidadosamente la habitación. Rocías unas gotas de perfume en la almohada, te pones unos auriculares y colocas una banda de extraño aspecto sobre tu cabeza. Hora de dormir.

El ritual es corto, pero esperas que te ayude a acelerar el aprendizaje de una amplia gama de habilidades: ya estés tratando de dominar el piano, el tenis o el francés. No recordarás ni un solo aspecto de la "formación", pero eso no importa: el rendimiento la mañana siguiente debería ser mejor.

La técnica se ha intentado por años, con resultados controversiales. La idea de aprender mientras duermes se consideró antaño como muy poco probable, pero ahora los neurocientíficos dicen que han encontrado la manera de mejorar la memoria con los ojos cerrados.

Si bien no existe un método que te permita adquirir una habilidad completamente desde cero mientras estás inconsciente, eso no significa que no pueda usarse el sueño para estimular tu memoria.

Durante la noche, nuestro cerebro procesa afanosamente y consolida nuestros recuerdos del día anterior, y podría haber formas de mejorar ese proceso.

Ciencia no tan correcta

Aunque algunos de los primeros estudios sugirieron que se podía aprender mientras se dormía, los investigadores no podían estar seguros de que los sujetos que participaron en las pruebas no habían despertado solo para escuchar la grabación.

Para poner a prueba esas sospechas, Charles Simon y William Emmons colocaron electrodos en la cabeza de los sujetos para poder estar seguros de que solo se reproducían las cintas mientras dormían. Tal y como sospechaban, nadie aprendió nada durante la noche.

Los resultados fueron publicados en la década de 1950, pero a lo largo de los años más de un empresario ha intentado hacerse rico con la promesa del aprendizaje sin esfuerzo, a pesar de que sus métodos no tenían ninguna base científica.

A pesar de estar ciego y sordo a nueva información, el cerebro no se encuentra en reposo mientras duerme: reflexiona sobre las experiencias del día y envía los recuerdos del hipocampo -donde se piensa que los recuerdos se forman en primer lugar- a las regiones de la corteza cerebral, donde se almacenan a largo plazo.

"Ayuda a estabilizar los recuerdos e integrarlos en una red de memoria a largo plazo", dice Susanne Diekelmann, de la Universidad de Tubingen en Alemania. El sueño también nos ayuda a generalizar lo que hemos aprendido, lo que nos da flexibilidad para aplicar conocimientos a nuevas situaciones.

Así que aunque no es posible absorber nuevo material, se afianza lo ya aprendido.

Mejoras tecnológicas

En un futuro cercano, la tecnología puede ofrecer nuevas maneras de mejorar los ciclos de sueño del cerebro. Se cree que la consolidación de la memoria ocurre durante oscilaciones específicas y lentas de actividad eléctrica, por lo que la idea aquí es animar sutilmente esas ondas cerebrales sin despertar al sujeto.

Jan Born, de la Universidad de Tubinga, ha estado a la vanguardia de estos experimentos. En 2004 descubrió que podía ayudar a amplificar estas señales utilizando estimulación transcraneal de corriente directa (tDCS), que pasa una pequeña corriente eléctrica a través del cráneo, mejorando con éxito el rendimiento de sus sujetos en una prueba de memoria verbal.

Más recientemente ha pasado a una forma aún menos invasiva de estimulación, que consiste en utilizar un casquete de electrodos para medir la actividad neuronal, mientras unos auriculares reproducen sonidos que están en sincronía con las ondas cerebrales.

Born compara la estimulación auditiva al diminuto empujón que se puede dar a un niño en un columpio, de modo que aumenta suavemente la actividad neuronal que ya está presente en el cerebro. "Se profundiza el sueño de ondas lentas y se hace más intenso", dice Born. "Es una forma más natural de conseguir que el sistema entre en ritmo".

Trucos fáciles

En el futuro no debería haber demasiados obstáculos prácticos para las personas que deseen hacer uso de las técnicas por sí mismos, dice Diekelmann. Muchos de sus estudiantes y colegas ya han descubierto que las señales sensoriales durante el sueño pueden ayudarles a prepararse para los exámenes.

"Es muy fácil de aplicar", dice. Y ahora se puede comprar kits que funcionan con un teléfono inteligente, lo que podría abrir la puerta para los juegos que ayudan a impulsar la consolidación de la memoria.

Incluso el hardware para ciertas formas de tDCS se empezó a comercializar el año pasado, lo que podría conducir a kits diseñados para aprender mejor durmiendo.

Se necesitan más pruebas para demostrar que los kits comerciales pueden proporcionar los beneficios observados en los experimentos de laboratorio, pero Born es optimista. "Creo que es solo una cuestión de tiempo antes de que se utilice como potenciador cognitivo", dice.

Por lo menos, la investigación podría cambiar la manera que vemos esta parte a menudo subestimada de nuestras vidas.

El sueño tiende a ser considerado como un tiempo de inactividad innecesario que tratamos de conquistar con café o bebidas energéticas; todos tenemos la necesidad de exprimir al día la última gota de productividad.

Pero es posible que nos tomemos más tiempo para echar una siesta si sabemos que la parte más rentable del día realmente podría implicar no hacer nada en absoluto.