• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

La OTAN desconfía y retrocede en Afganistán

La OTAN en Afganistán / BBC

La OTAN en Afganistán / BBC

A raíz del aumento de los ataques contra sus soldados por parte de efectivos afganos, las fuerzas internacionales cambian drásticamente su estrategia y cancelan operativos conjuntos con las tropas locales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada vez parece menos claro el futuro de Afganistán.

La estrategia militar de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se encuentra en una encrucijada luego de que decidiera suspender los patrullajes conjuntos de rutina, a raíz de la creciente desconfianza que ha surgido por los ataques perpetrados por soldados afganos contras sus pares internacionales.

La medida significa un duro golpe a la campaña contra el Talibán, ya que el entrenamiento a la policía y a las fuerzas militares afganas es clave para garantizar la seguridad en el país una vez que se retiren las tropas internacionales, lo que está previsto para 2014.

Según el enviado especial de la BBC a Afganistán, Quentin Somervilee, el cambio de estrategia significa, en términos prácticos, que los soldados de la OTAN no saldrán de sus bases y dejarán a las tropas afganas a cargo del patrullaje rutinario, algo que hasta ahora se hacía en conjunto como parte del entrenamiento.

Los comandantes de la alianza atlántica se han esforzado en aclarar que la relación se mantiene y que la cooperación seguirá en los operativos principales, pero que se necesitará de la autorización de oficiales de mayor rango para los patrullajes menores.

Peligro

La principal frustración para los oficiales de la OTAN es el aumento de los ataques que han sufrido sus tropas por parte de soldados afganos que han sido entrenados por ellos mismos.

El fin de semana, dos soldados británicos y cuatro estadounidenses murieron en uno de estos ataques, lo que aumentó la cifra de víctimas a 51 en lo que va de año.

Según los corresponsales en Afganistán, es tan evidente la desconfianza que generales estadounidenses han ordenado vigilancia en los cuarteles para cuidar a las tropas mientras duermen, comen o interactúan con las fuerzas afganas.

La tensión aumentó en la última semana por la ira que ha causado en el mundo musulmán una película de producción independiente en la que el profeta Mahoma es presentado como fruto de una relación ilegítima y aparece practicando sexo con una mujer.

La filmación generó una ola de manifestaciones violentas en varios países contra las sedes diplomáticas de Estados Unidos y ha causado la muerte a decenas de personas, incluyendo el embajador estadounidense en Libia.

Washington observa con preocupación lo que está ocurriendo en Afganistán, especialmente por la pérdida de confianza en las tropas que han sido entrenadas por años para evitar que el Talibán retome el control del país en el futuro. Una tarea que -se predice- no será fácil.