• Caracas (Venezuela)

BBC Mundo

Al instante

Nueva investigación asegura que la mayoría de los cánceres son el resultado de la "mala suerte"

La mutación genética ocurre de forma aleatoria y no se puede prevenir, señalan los científicos/ BBC MUNDO

La mutación genética ocurre de forma aleatoria y no se puede prevenir, señalan los científicos/ BBC MUNDO

Investigadores en Estados Unidos concluyeron que la mayoría de los cánceres se producen por mala suerte, más que por un estilo de vida poco saludable o factores genéticos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El análisis de datos efectuado por la Escuela de Medicina de la Universidad John Hopkins y la Bloomberg School of Public Health, publicado este jueves en la revista Science, arrojó que dos tercios de los tipos de cáncer analizados –como el de páncreas, hígado y tiroides– son el resultado de mutaciones aleatorias.

En consecuencia, dijeron los investigadores, no es posible prevenirlos.

En su lugar, sugirieron, la mejor manera de atacara estos tipos de cáncer es la detección temprana.


Estilo de vida

Un centro de investigación en Reino Unido, Cancer Research UK, resaltó que un estilo de vida saludable continúa siendo una alternativa favorable para evitar el cáncer.

Todo cáncer tiene un elemento aleatorio, una lotería que decide si nuestro ADN adquiere una mutación que genera el cáncer.

El estudio señaló que dos tercios de los tipos de cáncer son aleatorios pero eso no significa que ya podemos encender los cigarrillos, beber y comer lo que queramos como si fuera la fiesta del fin del mundo.

Un tercio de los cánceres están estrechamente vinculados a las decisiones que tomamos en nuestras vidas.

El alcohol en exceso, estar expuesto mucho tiempo al sol o la obesidad pueden ser una bomba de tiempo en cuanto a desarrollar un cáncer.

No hay que olvidar que el fumar es el principal factor en una quinta parte de los cánceres en todo el mundo. Las toxinas del humo del cigarrillo que inhalamos de primera o segunda mano podría ser la explicación.

Por otra parte, el sistema digestivo está expuesto a más toxinas ambientales que el cerebro, sin embargo los tumores cerebrales son tres veces más comunes que aquellos del intestino.

Células madre con "mala suerte"

Lo que cree el equipo de la Universidad Johns Hopkins y la Bloomberg School of Public Health es que la respuesta está en la manera en que los tejidos se regeneran.

Las células viejas del cuerpo están siendo constantemente reemplazadas por nuevas, a través de la división de células madre.

Pero cada vez que hay una división, existe el riesgo de una peligrosa mutación que acerca a la célula madre un paso más hacia el estado canceroso.

El ritmo de cambio celular varía en los diferentes tejidos del cuerpo; en el revestimiento del tracto intestinal sucede rápidamente mientras que en el cerebro es más lento.

Los investigadores compararon qué tanto cambiaban las células madre en 31 tejidos del cuerpo a lo largo de una vida con las posibilidades de desarrollar cáncer en esos tejidos.

Concluyeron que dos tercios de tipos de cáncer se debieron a la "mala suerte" de las células madre que desarrollaron una mutación, durante el proceso de división, imposible de prevenir.